En foco

¿Berni a Seguridad? Cambiar para que nada cambie

Las implicancias del anuncio de Daniel Scioli que puso en manos de los actuales funcionarios del área nuestra seguridad.

 Si Daniel Scioli resulta elegido presidente, no cambiará la política de seguridad del país. Así lo decidió tras anunciar que quien estará a cargo de esa cartera es la misma persona que la maneja hoy, el “pingüino” Sergio Berni. Si bien hoy es el viceministro, la ministra literalmente está “pintada”, una tal Rodríguez a la que nadie conoce y, de hecho, Berni domina.

¿Es bueno o malo que todo siga igual? La Argentina no está en la lista de países con mayor índice de criminalidad del mundo, ni siquiera de Latinoamérica. Pero podría estar mejor si tuviera una política de seguridad que hoy no existe. No hay coordinación con las provincias y lo poco que decide el gobierno nacional desde el Ministerio de Seguridad es para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. De hecho, un relevamiento realizado por MDZ sobre la funcionalidad territorial nacional de esa cartera, dio como resultado que las únicas iniciativas federales han fracasado, a saber:

- La lucha contra el narcotráfico es una frustración. ¿Hay una lucha, realmente? El tráfico de estupefacientes parece liberado en todo el territorio nacional y la droga que estupidiza y mata en el conurbano bonaerense, el paco, crece sin freno no solo allí sino alrededor de todas las grandes ciudades del país.

- La normativa que pretendió homogeneizar el funcionamiento de las fuerzas policiales en todo el país no es respetada por nadie. La policía termina siendo más temida por los sectores sociales que protestan que por los delincuentes, lo que genera un irrespeto hacia las fuerzas y las estanca como servicio personal de los feudalismos en lugar de cuerpos especializados.

En cuanto a Berni, es necesario hacer un repaso en torno a quién es. No solo es aquel a quien vimos trastabillar y posiblemente dar varias versiones distintas tras su paso por la escena del crimen del exfiscal Alberto Nisman. Este médico y militar nació a la política como funcionario de Santa Cruz, de allí que sea considerado –como Julio de Vido, por ejemplo- una auténtico “pingüino”. Llegó a Buenos Aires de la mano de Alicia Kirchner en Desarrollo Social, como su lugarteniente en el partido que lidera la hermana y cuñada presidencial, Colina, que tiene personería propia, diferente al PJ y que juega como “aliado”, no como parte. Es un partido de índole bolivariano que abreva en Néstor, Chávez, Evo y Correa.

Pero más allá de lo ideológico, Berni fue lanzado por el kirchnerismo a la conquista de la clase media, en su momento, debido a su presunto pragmatismo. Así, mientras la presidenta lloraba al recordar la foto del niño Aylan, el pequeño que buscaba refugiado y cuya foto muerto eternizó la prensa como símbolo, no recordó que Berni fue quien culpó a los extranjeros de todos los males de la seguridad en la Argentina, despertando preocupación por el desvío de atención que produjo: en vez de que la gente siguiera comentando la gravedad del avance del narcotráfico y de que la Argentina se haya transformado en refugio de grandes narcos mexicanos y colombianos, todos empezamos a hablar dela presunta maliciosidad de otros extranjeros, los bolivianos, peruanos, chilenos, etc.

En la Argentina del kirchnerismo se actuó como dice el adagio que lo hacen los curas: “Haz lo que yo digo pero no lo que yo hago”. Las policías reprimieron las protestas sin piedad, se pusieron en marcha mecanismos de espionaje a personas que no delinquían, sino que podían ser factores políticos contrarios al gobierno. Allí están el Proyecto Equis, por ejemplo y todos los casos que involucran a la ex Side a la que se protegió y alimentó hasta anteayer no más. Se pretende que el último acto borre una década de posible utilización para fines partidarios, sectoriales y hasta comerciales.

Cuando se habla de la continuidad de las políticas del actual gobierno, ¿alguien lo hace pensando en que en materia de seguridad siga todo tal como está? ¿Cuál es la garantía de que “ahora sí” Sergio Berni encabece un plan de seguridad federal que haga algo más que repartir móviles a los policías y que fije una estrategia palpable de combate de los delitos más lucrativos y aberrantes?

Scioli tomó una decisión que nadie sabe si resultó del trabajo de equipos técnicos o bien, de algún condicionamiento que aceptó. Total, si durante años hemos sido capaces de ser anestesiados en los debates de fondo, encantados con la brillante espuma superficial de las cosas, en una semana los argentinos no podremos poner en foco quién es quién. Ni siquiera, quién es Scioli.

Opiniones (6)
15 de diciembre de 2017 | 23:35
7
ERROR
15 de diciembre de 2017 | 23:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Sr Conte, el problema es sencillo. Ni Berni ni ningun otro nombre tiene importancia, simplemente se trata de decision politica, o se decide combatir al delito y se implementan las politicas conducentes a ello o se decide no combatirlo y simular que si se lo hace que es lo de este gobierno. Es muy obvio esto, para boton de muestra, instalan radares para detectar aviones de narcos pero no permiten una ley de derribo con lo cual una vez detectado el narcoavion solo puede saludarselo desde abajo?. Con eso basta a modo de ejemplo.Metaforicamente, el dengue , que no es una enfermedad que existiera en Argentina, ( cuando yo era un niño solo estaba en libros ), hoy es una constante en el pais y lo transporta un mosquito subtropical que es el vector, con la droga pasa lo mismo, la droga es el dengue y el mosquito es el inmigrante, porque hay que tenerlo muy en claro y no engañarse, el 95 % de la droga o de su materia prima viene de Bolivia, Peru y Paraguay y los narcos, de otros paises latinos ademas de esos. En concreto LA PATRIA GRANDE ES INCOMPATIBLE CON LA LUCHA CONTRA EL DELITO, no se puede abrir las fronteras de forma tan decembozada y pretender al mismo momento combatir y controlar la delincuencia, sobre todo la del trafico de estupefacientes. Si el pueblo argentino vota a Scioli ya sabemos lo que se puede esperar, Berni y MAS DE LO MISMO, luego no lloren ni se quejen. En mi caso voy a votar a Massa y lo voy a votar porque fue el unico que marco claramente una politica: mano dura, endurecimiento de penas, fin del galantismo, el ejercito en las fronteras, ley de derribo etc.etc.
    6
  2. Con la designación de la ministro de economía, una inútil e incapaz y la de este mafioso bajo las ordenes de la falsa abogada...me convence mas aun que el infeliz de Scioli no va a gobernar, sino que será otro monigote títere de la kretina
    5
  3. Va a seguir todo igual: la misma anarquia, la misma inseguridad, la misma miseria, la misma corrupción, la misma desocupación, las mismas mentiras, el mismo servilismo, la misma impunidad, etc. Felicidades, argentinos, sigan votando la misma ....
    4
  4. Y en Mendoza que va a cambiar? de verdad. Me gustaria saber en que aspectos concretos va a cambiar Mendoza
    3
  5. como siempre... los agoreros del futuro jajaja veremos que pasa con tu nota dentro de un año agendalo.. y volve a escribir
    2
  6. Si gana SCIOLI será lo mismo que ahora, pero sin cadena nacional y en una de esas con discursos más breves.-
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho