opinión

De fiscales, defensores y querellantes

La abogada se refirió al pedido de hábeas corpus colectivo a favor de los presos de las cárceles mendocinas.

De fiscales, defensores y querellantes

La abogacía permite que un profesional elija desarrollar su actividad como fiscal, para lo cual debe ingresar al Poder Judicial y ahí desarrollar su carrera, seguramente todos recuerdan al Fiscal Luis Moreno Ocampo o al Fiscal Julio César Strassera, y así podríamos nombrar muchos más.



El fiscal es quien lleva materialmente la dirección de la investigación criminal y el ejercicio de la acción pública, para más claridad, es quien acusa.



El defensor es quien tiene a su cargo la defensa técnica del encartado (persona denunciada de cometer un acto ilícito). Todos tenemos derecho a tener un defensor y si no lo ponemos nosotros, el Estado se hace cargo de poner uno.



Ahora bien el querellante es aquella persona que ha sido afectada por el acto ilícito, normalmente quien lo ha denunciado, y su presencia en el expediente penal es acompañando al fiscal en la investigación e impulsando el expediente. Esta persona, normalmente tiene que buscar un abogado para que se haga cargo de esta tarea, pero nunca se le ofrece este servicio como si se le hace al acusado.



El denunciado tiene en forma inmediata asistencia jurídica, pero el que denuncia no la tiene. Esta circunstancia irrita a muchos en esta sociedad, ya que esto se percibe como un trato desigual y hace que muchos se levanten contra los derechos que tienen los denunciados, acusados, procesados y para muchos “delincuentes”, a los que ven más protegidos que a las víctimas.



Es justo decir que todo ciudadano tiene derecho a tener una asistencia jurídica y el derecho a defenderse, pero parece que no es así para quien denuncia o ataca, judicialmente hablando.



Esta semana un grupo de abogados presentó un pedido de hábeas corpus colectivo a favor de los presos de las cárceles mendocinas y pidió a la Suprema Corte de Justicia que frene el "encarcelamiento indiscriminado" de personas que deriva en "hacinamiento y superpoblación" en los penales mendocinos.



La presentación busca específicamente que los operadores judiciales "utilicen la privación de libertad como última opción en instancias de investigación de los posibles delitos, y no como regla ante cualquier caso, como viene sucediendo hasta el momento".



Esta noticia me hizo reflexionar sobre qué pasa con aquellas personas que están privadas de libertad por causas de violación a derechos humanos. Nada han dicho estos colegas respecto a estas personas, o es que también piensan que deben ser tratados con beneficios especiales.



Cuando me refiero a causas de violación a derechos humanos me estoy refiriendo a aquellos que se encuentran detenidos por casos de violencia contra las mujeres, niños, niñas y/o adolescentes, o sea en casos de “violencia de género”. Creo que en la presentación efectuada en la Corte se debería aclarar esto y no dejarlo al arbitrio de los jueces de garantía.



A mis colegas que tan bien actúan en casos de derechos humanos por delitos de lesa humanidad, les preguntaría si para ellos es lo mismo atender a una víctima o familiar de víctima de estos delitos o defender a un genocida. ¿Quién de los que hoy defienden o han defendido a víctimas se embarcarían en defender a un genocida?



Creo que la mayoría me diría que nunca podrían sentarse en esa silla de la defensa y en esos casos siempre los veré en la silla de la querella.



Ahora bien, porque en violencia de género es distinto, porqué en violencia de género si pueden cambiar de silla, y esto lo digo porque he visto a colegas que les da lo mismo estar defendiendo al victimario como el día de mañana estar brindando asistencia jurídica a una mujer víctima de violencia de género.



Pareciera que nos olvidamos fácilmente de que Naciones Unidas declaro el derecho de la mujer de llevar una vida sin violencia como un “derecho humano” y que la Corte Interamericana de Derechos Humanos ha llegado a considerar algunos delitos contra las mujeres, como delitos de lesa humanidad, lo cual ha plasmado en fallos que mis colegas no pueden desconocer.



Me preocupa que esta iniciativa que se ha presentado ante el Superior Tribunal de Mendoza pueda permitir que se flexibilice el tratamiento sobre los victimarios de mujeres, cuando a nivel legislativo nacional se están presentando proyectos para ser más duros en cercenar la libertad de aquellos que ponen en peligro la vida de mujeres, niños, niñas y adolescentes, especialmente por desobedecer la orden de prohibición de acercamiento.



Espero que esta semana exista una rápida aclaración en la presentación que se ha efectuado, o que las organizaciones que defienden los derechos de las mujeres hagan su presentación en la Corte Provincial a fin de que se tenga en cuenta esta situación.



Carolina Jacky.

Opiniones (2)
24 de septiembre de 2017 | 13:28
3
ERROR
24 de septiembre de 2017 | 13:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. en la planta baja, ala sur del palacio de justicia existe la Oficina del Querellante, allí las víctimas se pueden asesorar en forma gratuita.
    2
  2. Por que no le preguntan a un abogado prestigioso? Esto es una movida de justicia legitima alineada con la parte dura de los K que pretenden copar la justicia. La Dra/Dr. Jacky antes como hombre hoy como mujer midiendo el tiempo de ejercicio profesional en tribunales hace poco tiempo que recorre los pasillos y el mundo judicial y con el solo tema de la violencia de genero .
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'