opinión

El ajuste, los medios y el silencio del pobre

El núcleo del discurso es el ajuste en todos los candidatos de la oposición. Saquemos de la bolsa a la izquierda troska que no quiere ajustar.

El ajuste, los medios y el silencio del pobre

Ajustar es el verbo y la propuesta. El núcleo del discurso es el ajuste en todos los candidatos de la oposición. Saquemos de la bolsa a la izquierda troska que no quiere ajustar, los troskos apuntan a otra cosa. En todo caso la izquierda solo se dirige a los obreros, a las mujeres y a los jóvenes. Esa es su estrategia de campaña porque saben que allí cosechan. Legítimo. Han sabido leer dónde está la incomodidad de esos sectores con el peronismo. Pero los demás, quieren ajustar.

¿Qué significa ajustar en estos tiempos? Empezaremos diciendo que la gente que se inclina por la oposición tiene su bronca. Algunos bien fundada pero la gran mayoría sin funda, porque en estos años les ha ido bien en términos generales y, de la mano de su crecimiento, han sido interpelados por el miedo. El miedo a los sectores que han recuperado cierta dignidad mediante el empleo, el aumento de sus salarios, o la aparición en la escena pública política. Eso es lo que se ve pero no lo que se siente en los sectores que les temen. Les temen porque creen que la barbarie popular anida en su vientre el alien de la inseguridad, el narcotráfico, el consumo de drogas que los lleva a robarles sus bienes. Ven lo que quieren ver y sienten lo que les hacen sentir los medios presentando a la gente humilde como salvajes que resuelven su vida a los tiros o en puebladas incendiando un pueblo entero para hacer justicia. Lo ven en la tele una y otra vez, y les temen.

La oligarquía desprecia toda intervención y presencia creciente del Estado, eso se sabe: resta capacidad de maniobra. Prefieren al Estado chiquito, así pueden ellos dominarlo y hacerlo jugar a su favor y crear las condiciones para los negocios en todos los rubros donde hoy el Estado asiste: la salud, la educación, la cultura. Además, el peso. La plata nuestra como peso. Ellos quieren y prefieren los dólares porque así pueden ir y venir con sus necesidades. Insumos y Miami. Eso sería para la oligarquía una economía libre. Ya la vivimos, no hay nada nuevo en la propuesta de la oligarquía. Son los de siempre regenerados por el tiempo que pasa para todos. Los intereses de clase quedan. Y siempre encuentran representantes.

Los sectores medios recuperados de la eclosión del 2001 son los más afectados. ¿Por qué digo esto? Porque si bien es cierto que han mejorado sus condiciones de vida, también sienten la merma de la economía cuando hay crisis externas e internas. En los sectores de la clase media alta, media y baja, estas fluctuaciones, se notan en la diaria. El comercio, el empresario con cien empleados, el empleado público. Y, ante la mínima fluctuación, viéndose afectados sus ordenamientos domésticos, sus debes y sus haberes, sufren el espasmo lógico: no llegan a fin de mes, no pueden bancar su empresa, empiezan a endeudarse, posponen planes de crecimiento. La incertidumbre se los devora, peregrinan la bronca, se enferman, se rivotrilizan, se ponen violentos. No salen a robar. Se quedan a comprar el discurso del ajuste en los televisores y en la radio. Allí encuentran su identificación como clase incomprendida. Porque los medios“median”, son lo masivo, la media, la voz de la clase media. Y ahí están los periodistas que les tiran alfalfa y afrecho, para alimentar la bronca que los deja más calmos. Los medios vendrían a ser un placebo para las clases medias incomprendidas. Son los que les permiten justificar el odio. Son los que les ordenan las ideas. Y, si encima los medios en su mayoría, juegan a favor del orden que propone la oposición, las cosas empiezan a cerrar, las cuentas simbólicas al menos, cierran.

Los sectores más bajos, están ahí, en sus vidas cotidianas, cuidando lo conquistado a su manera. Una forma de cuidar lo conquistado es mediante el voto al oficialismo. Pero no todo queda ahí. También hacen algo que no hacen los demás sectores: silencio. Más allá de movilizarse y participar, en general, la gente sencilla y humilde, en el campo, en las periferias de las ciudades, hace silencio. Escucha claro, las barbaridades que los nominan. No discuten en los almacenes. Se callan y hacen silencio. Guardan para sí un silencio cuidado y espiritual. Un poder incontrolable. Trabajan, comen, viven, como pueden. En silencio. Y nadie repara en ese silencio. O mejor, no se lo entiende. Se lo traduce como mudez del desinformado, del que no tiene educación y vota por ese trueque maldito que proponen, según los opositores, los gobiernos populares. El asistencialismo, el paternalismo, la compra del alma. Los gobiernos populares serían el diablo que les compra el alma a los pobres a cambio de un pedazo de pan. Y esto no es así. El Estado está para estar presente, entiendan por favor el juego de palabras, estar y no deber ser. El Estado presente los protege porque el silencio de los más humildes es el vehículo que utilizan para pensar y entender que ellos son el Estado. Sus cuerpos. Sus brazos, músculos, puestos a funcionar para motorizar la economía. Los que levantan casas, los que recogen la siembra, los que trabajan en la industria, las empleadas mal llamadas domésticas, los que hacen calles, los que cavan pozos, los que encuentran agua, los que reparten. Los más humildes reparten. En las buenas y en las malas reparten. Son el Estado de un “estar siendo” como comunidad. Les pasan las peores tragedias, los llenan de paco, los allanan, los muestran en la tele como salvajes, los decapitan en las charlas íntimas, los tratan de incultos, les tienen lástima, les arman una fundación para ayudarlos, los cercan, los alambran, los dejan ahí, en su silencio atronador, que es subterráneo. Los ajustan. Les ponen un cinturón y los ahorcan en las comisarías. Los ajustan los ajustadores de cuentas. Los amontonan.

Eso es lo que intentan hacer los que quieren ajustar. Sin embargo, al menos por ahora, no pueden. Yo apuesto a ese silencio. Le pongo un pleno al silencio que es sanador en medio de la tormenta. Silencio comprometido, silencio repartido. Y después, la lluvia.

Opiniones (9)
23 de octubre de 2017 | 09:22
10
ERROR
23 de octubre de 2017 | 09:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. No hay que hacer ningún ajuste, solo una normal legal con decreto incluido, que deje sin efecto el nombramiento de miles de ñoquis, camporistas y acomodados por fuera de la ley y que vayan a hacer juicio. Paralelamente, hacer la denuncia contra Perez, Costa, Lobos, Ciurca. Miranda por malversación de fondos públicos y embargar sus propiedades hasta que dictamine la Corte de la Provincia. Con la guita que se han afanado, se recupera el perjuicio, los ñoquis están fuera y la provincia recupera sus recursos genuinos. Ah!! también los honorarios de Padilla como el Rial de Acequia.
    9
  2. Por acá no anda el Aranda en su moto nueva BMW y auto aleman NO ? y se lamentan de no poder pagar los sueldos ?
    8
  3. Tu obsena y evidente obsecuencia opaca un par de cosas coherentes que a veces (muy de vez en cuando decís).- No hace falta ser tan kk, ya no, no hace falta, menos a Ud. Padilla, ser tan kk, a esta altura del partido nos mueve la duda si lo suyo es crónico, incurable o solo mala medicación.-
    7
  4. Y... por ejemplo el pibe radical que hizo bajar a balazos Milagros Sala es un pobre al que lo obligaron a hacer silencio. Lo mataron. A los qom que se cagan de hambre también. Y tampoco nadie puede discutir la movilidad social ascendente de Cristina, Máximo, Boudou, Zanini y compañía. Tan simple como la coima de Jaime, y la de la Barrick, a cambio de envenenar San Juan.
    6
  5. del INUTIL de paquillo no vas a escribir nada?,mira que yo pense que el enano gay habia sido el peor gobernador de la historia,pero este ya le saco dos vueltas tranquilo...dale escribi algo ,no se que es lo que pensas, haber contanos?
    5
  6. El ajuste ya lo hicieron ustedes, compará nomás lo que rendia un billete de 100 hace unos años y fijate ahora. Los planes asistenciales que tanto alabas ya quedaron desactualizados. Lo ideal sería generar condiciones de trabajo y los que no quieran trabajar, pecho .... Pero te repito, la destrucción de la moneda nacional generada por la emisión descontrolada del gobierno está haciendo sufrir principalmente a las clases pobre. Lo que falta ahora que digas que el gobierno no imprime billetes y que es un invento de clarín. Dormí sin frazadas.
    4
  7. Un pueblo, como el nuestro, que hace muchos años ha perdido el rumbo y anda a los tumbos en todos los temas. No debe haber ningún sector político, que esté libre de culpas de este verdadero desastre social, salvo honrosas excepciones, pero, creo yo, los gobiernos, que se hacen llamar populares, y que en realidad son POPULISTAS. porque es cierto, dan y dan y no se preocupan por elevarlos culturalmente, entonces regalan notas, parece ser cierto que hacen universidades, escuelas, peo se puede apreciar que la calidad educativa, va directamente proporcional al regalo de notas, lo único que interesa, es que el chico se inscriba en la escuela, y si va, nadie controla el nivel de lo que debería aprender, a pesar de las computadoras, que también les regalan. Un pueblo, sin ética, sin compromiso social, sin un Norte valedero,tendrá cada vez más lejos , el horizonte de grandeza que se busca. Sus Dirigentes no sólo deben hablar de Derechos, Garantías, sino , también de obligaciones. Es lo que yo, modestamente, creo. Gracias
    3
  8. La inflación es el primer ajuste. Machaca a los pobres más que a nadie. Es el símbolo de la desigualdad que tanto dicen combatir. No mires para otro lado. Mirá para adentro, mirá la inflación que nos dejan.
    2
  9. Está bueno lo que decís Padilla, creo que más allá de cualquier chicana que se te pueda hacer, tu sensibilidad por los más pobres es notoria y se nota que realmente te interesan sus necesidades. Ahora, sí me parece que deberías ser un poco más crítico de este gobierno, tanto nacional como provincial. Porque solo alguien ciego o fanático puede pensar que un 25/30% de inflación sostenida durante 5 años es un dato menor. A quien te pensás que afecta más??? Y eso es culpa pura y exclusiva del Gobierno y sus equivocadas políticas económicas. El avance del narcotráfico, como bien describís, es también culpa del gobierno, por complicidad u omisión, son los CULPABLES de haberlo dejado entrar como lo hicieron. Y así puedo estar horas y horas, con datos REALES. Y para terminar, para que tu análisis sea un "poco" más realista y no tan sesgado, te cuento que TODOS los que representan al FPV, desde un intendente en Guaymallén, hasta todos los gobernadores del espacio, y por supuesto TODOS los funcionarios altos del gobierno, sus familias y asesores cercanos, son parte de esa oligarquía que vos tanto criticas. TODOS, sin excepción, se han enriquecido de formas extremas, incrementando sus patrimonios en porcentajes irrisorios y a costo de haber estado en el poder. Entonces, si vas a criticar como lo hacés, incluilos a ellos, porque no solo son culpables de los males de las clases bajas, sino que representan a toda la escoria millonaria que vos, con razón, criticas
    1
En Imágenes
Elecciones legislativas 2017
23 de Octubre de 2017
Elecciones legislativas 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017