opinión

¿Dónde están las respuestas operativas e inmediatas?

Faltó decir el cómo, sostiene Bárbara del Pópolo.

 No hubo repregunta, y los candidatos pudieron evadir muchas respuestas y más que propuestas dieron expresiones de deseo. Necesitamos que los que pretenden dirigir la Argentina expliquen cómo.

El moderador del debate, Luis Novaresio, pidió lo que muchos queremos escuchar de los candidatos: ¿Cómo? Los escuchamos decir que hay que mejorar la educación, la seguridad, la vivienda y la economía, pero todos dicen lo mismo y hoy los argentinos necesitan conocer las fórmulas –que deben tenerlas pero por alguna razón no las explican, quizás dos minutos es poco tiempo para eso, pero un par de ejemplos harían la diferencia-.

Entendemos que la economía no está llevando un buen rumbo, que los problemas con el tipo de cambio son incompatibles con muchas de las inversiones internacionales, y con las economías regionales, los candidatos proponen solucionarlos, y aseguran que se puede pero nuevamente evitan decir cómo.

Incluso el candidato de la Izquierda, Nicolás Del Caño, que está más cerca de dar propuestas concretas, cuando habla de expropiar (más allá de la evidente falta de respeto por la propiedad privada), falla en el cómo, propone una revolución por la fuerza pero al mismo tiempo la rechaza la idea de las intervenciones policiales de las fuerzas armadas.

“La propuesta es sencilla, queremos que todos tengan las mismas oportunidades”, dijo Margarita Stolbizer, pero más que una propuesta se puede entender eso como una expresión de deseo, posiblemente compartida por todos los ciudadanos de la Argentina, pero una real propuesta hubiera incluido una posible solución y un plan concreto, que no expresó. A menos que se considere su voluntad de aumentarle los impuestos a los empresarios y atraer inversiones (dos ideas contrapuestas en la realidad).

Tampoco expresaron propuestas concretas Mauricio Macri o Adolfo Rodríguez Saa, aunque coincidieron en la necesidad de tener una educación pública de calidad, garantizar el acceso a la vivienda y fomentar el empleo digno. Sergio Massa fue más concreto, aseguró que su plan de gobierno podía lograr una pobreza 0 y que estaba en condiciones de bajar la inflación a un dígito (esto sería de al menos un 18% menos que el registro acumulado, según estimaciones privadas), pero tampoco dijo cómo.

Sobre Daniel Scioli no se puede decir nada más que la oportunidad que le dio a sus contrincantes de hablar sobre el partido al que representa sin un representante que replicara. Al tiempo en que demostró poco respeto por los miles de televidentes que confiaban en la oportunidad de conocer más profundamente a un hombre que posiblemente conduzca los destinos del país, y que después de muchos años confían en una clase política que pueda, más que debatir, actuar con consenso.

La ausencia del candidato del Frente Para la Victoria también fue una oportunidad de sus contrincantes para destinar segundos en restarle puntos a Scioli en vez de sumarle al debate con propuestas concretas “operativas e inmediatas” como solicitó Novaresio.

El debate tuvo un punto muy débil, desde su concepción, y fue la imposibilidad de repreguntar, dejando a los candidatos la opción de hacer silencio sobre temas importantes para la ciudadanía como fueron: la autoexclusión de ingresar familiares al Estado, la legislación sobre tenencia de drogas, la reforma del código penal y el aborto

Opiniones (1)
18 de agosto de 2017 | 15:49
2
ERROR
18 de agosto de 2017 | 15:49
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Totalmente de acuerdo en que el "cómo" no lo dijo nadie. Repitieron lo mismo que vienen diciendo y con la misma vaguedad de siempre, las preguntas fueron muy livianas y para colmo llevaban las respuestas para donde ellos querían. Muy muy flojo.
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial