En foco

Fortalezas y debilidades de Los Pumas

El equipo argentino quedó a un paso de la clasificación a cuartos en el Mundial de Rugby y las ilusiones aumentan.

Argentina ha quedado en las puertas de la clasificación para los cuartos de final del Campeonato Mundial de Rugby luego de una durísima batalla contra Tonga.Analizando lo transcurrido y pensando en el futuro, podemos señalar, en un momento de bonanza, lo sustancial del juego del equipo nacional.

Como hecho importante y necesario para señalar como base del análisis es que, en general, el equipo muestra invertidos los roles tradicionales y característicos de toda la trayectoria internacional.

Fortalezas:

1) Actitud: todos los jugadores están seguros, confiados, convencidos de que pueden conseguir llegar a las instancias finales del torneo.

2) Line out: una formación tradicionalmente difícil para el seleccionado, en esta oportunidad, ha demostrado solidez, obtención y excelente plataforma de lanzamiento ofensiva y hasta el logro de tríes por jugadas preparadas.

3) Juego de ataque: desde todos los lugares del campo, los quince jugadores tienen la mente en el ingoal contrario. El trío de atrás, con decisión y velocidad, corre hacia el try en toda oportunidad que reciben la pelota. Lo mismo sucede con los terceras líneas, el pilar Herrera y el apertura Nico Sánchez de excelente torneo.

4) Plantel amplio: prácticamente todos los jugadores están en condiciones de afrontar con calidad su desempeño cuando son convocados a disputar el juego. Este es un plus, puesto que, anteriormente, muchos jugadores eran irremplazables y sometidos a un desgaste físico tremendo.

5) Estado y volumen físico: en un torneo con la característica general de equipos de un poderío físico que asombra e intimida, el equipo nacional genera confianza en su preparación física y también respeto en su volumen. Esto último es consecuencia fundamental del trabajo realizado semanalmente en el Pladar, que ha provisto al plantel de varios jóvenes jugadores en condiciones físicas de afrontar un torneo de fuerte contacto físico.

Debilidades:

1) El scrum: la formación emblemática de siempre en Los Pumas, motivo de orgullo nacional y admiración internacional, ha resultado sorprendentemente débil en los partidos disputados hasta ahora. Errores de destreza individuales en la formación y tomadura de la primera y segunda línea, y una concepción y técnica equivocadas en lo grupal conforman un scrum débil y fuente de numerosas infracciones en contra. Se requiere la corrección de los errores técnicos mas que abundar en lo emotivo o de actitud.

2) Defensa y tackle: el otro gran baluarte del rugby nacional, de todas las épocas, demuestra vaivenes y altibajos, puestos en evidencia ante Georgia, pero, sobre todo, en el partido frente a Tonga. Numerosos tackles errados y muchos de ellos efectuados arriba debilitan la defensa y permiten que el rival gane la ventaja y quede en posición ofensiva muy favorable. Hay que recuperar el tackle bajo y certero que detiene el ataque contrario y posibilita la recuperación defensiva y el "pescado" de la pelota. Una ventaja es que los jugadores están conscientes de ello.

3) Errores de manejo evitables: con el equipo con una saludable vocación ofensiva, se desperdician oportunidades por errores de manejo perfectamente evitables. Se deben conseguir pases correctos y ofensivos, recepciones de salida seguras y mantenimiento de la posesiones sin ahogar la pelota para dar continuidad al ataque y evitar infracciones.

El balance es muy positivo, la actitud esta bien alta y en sus declaraciones los jugadores muestran autocrítica y reflexiones sensatas. La esperanza y el crédito siguen abiertos y el espíritu Puma que enorgullece a todo el país permanece alto y presente.

Opiniones (0)
24 de Julio de 2017|18:09
1
ERROR
24 de Julio de 2017|18:09
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes