opinión

¿Debate o embate sobre la justicia mendocina?

El exministro de Justicia y Seguridad se suma al debate abierto por MDZ sobre "La grieta judicial" en Mendoza. Un aporte para la discusión.

¿Debate o embate sobre la justicia mendocina?

 Desde hace unos días se ha suscitado en nuestra provincia una discusión que aparentemente tuvo origen en el fallo producido por la Segunda Cámara del Crimen de Mendoza en el caso que resultó víctima Soledad Olivares, donde algunos sectores de opinión han arremetido con inusitada violencia contra los jueces del tribunal interviniente, los que han sido objeto de escraches , caricaturas alusivas, etc.

Simultáneamente hemos tomado noticia de la petición del pedido de juicio político al Procurador de la Corte y Jefe de los Fiscales Dr. Rodolfo González.

También han aparecido en los medios de comunicación críticas severas del Gobernador de la Provincia hacia la sentencia del mismo caso, crítica que hizo extensiva hacia el funcionamiento de los Fiscales Especiales y de la Justicia en general.

Este conjunto de acontecimientos y embestidas tienen en común que están dirigidas contra tres magistrados que en declaraciones públicas y en conferencias y debates sobre el tema se han manifestado contrarios a la política abolicionista que en nuestro país encabeza el ex Ministro de la Corte Eugenio Zaffaroni. Los calificamos de abolicionistas porque aunque no lo expliciten públicamente están inspirados en la filosofía de juristas extranjeros como Alessandro Baratta que sostiene que en el mundo occidental todo el sistema penal y penitenciario tiene que ser derogado o reducido a su mínima expresión pues sirve, principalmente a la opresión que las clases dominantes ejercen sobre el proletariado. Esta posición los lleva obviamente a invertir lo menos posible, en términos presupuestarios, en estas instituciones que desprecian. Y tratan a través de interpretaciones forzadas y declaraciones tardías de inconstitucionalidad que las personas que cometen delitos no ingresen a los establecimientos penitenciarios o estén dentro de ellos el menor tiempo posible.

De todos modos se ha instalado en Mendoza una suerte de presión de estos sectores abolicionistas sobre los jueces que no piensan como ellos, lo que le hace un mal a la institucionalidad de Mendoza que siempre ha querido diferenciarse de lo que ocurre en el orden nacional en estos aspectos.

No tenemos que olvidar nunca que para opinar sobre una sentencia lo más importante es leerla y si no estamos de acuerdo tener presente que siempre existe el camino legal de recurrir a los tribunales superiores para lograr su modificación.

Es cierto que la actuación del Poder Judicial en su conjunto no solo es criticable si no que es indispensable que pensemos en medidas novedosas que aceleren su funcionamiento y aumenten su productividad, pero es inadmisible que expresa o solapadamente se pretenda direccionar los fallos que los jueces deben dictar en soledad.

Recordemos que nuestra Constitución Nacional es extremadamente cuidadosa del respeto por la independencia del Poder Judicial, estableciendo principios fundamentales que fortalecen esa independencia como el requisito de que toda sentencia penal debe ser dictada por jueces naturales y fundada en leyes previas que enumeren y describa taxativamente los delitos y las penas, y prohibiéndole al Poder Ejecutivo cualquier función jurisdiccional.

Estos embates, que no son precisamente debates útiles y productivos, son solamente manifestaciones ideológicas que pretenden imponer su criterio con coacciones y presiones inaceptables que la Constitución prohíbe y a las que los mendocinos no estamos acostumbrados.

Opiniones (0)
16 de agosto de 2017 | 15:51
1
ERROR
16 de agosto de 2017 | 15:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    EE.UU.: Violencia y caos en Charlottesville
    14 de Agosto de 2017
    EE.UU.: Violencia y caos en Charlottesville