opinión

Lisandro Aristimuño: la buena noticia sos vos

En un Independencia colmado de gente, en veinte canciones y dos horas de concierto, el rionegrino invita a un viaje por los sentidos, donde sus melodías se comienzan a revestir de matices y sonoridades.

Lisandro Aristimuño es uno de los artistas argentinos de mayor proyección de la escena musical contemporánea. Luego de cinco discos de estudio, el rionegrino fue creando su propio idioma y su sonido particular. Canciones que se nutren de diversos géneros: desde el folklore, pasando por la experimentación y la electrónica y sin abandonar, claro está, la poesía con cierto aroma a rock.

Bajo esa performance el joven cantautor se presentó anoche en un colmado Teatro Independencia con sus originales canciones aggiornadas de una forma inusual: guitarra acústica, cuarteto de cuerdas compuesto por Pablo Jivotovschii y Tano Pumará Diaz en violines; Lucas Argumedo y Lelia Cherro en cellos.

Canciones que desnudan lo frágiles que somos y que nos conectan directamente con esos sentimientos tan latentes que se encuentran en algún lugar de nuestro ser. 

El artista, sin dudas, utiliza cada nota musical y elige una postal determinada para mostrarnos sus composiciones. 

Aristimuño en el Independencia 8


Anoche, en una nueva visita a nuestra provincia, interpretó nuevas versiones. Con un carácter mucho más despojado, como cuando las compone en la intimidad de su casa. Con toques sutiles pero sin perder la fuerza que lo caracteriza.

Pluma y Vi tu foto fueron las elegidas para dar comienzo a una velada mágica. "Acá estamos, después de un vuelo raro por el Zonda. Se movió bastante el avión. Y pensar que yo le escribí una canción a ese viento", declaró antes de interpretar Sun

Luego, fue momento para Ella, Tu nombre y el mío y El plástico de tu perfume, composiciones envueltas en un sonido ambicioso por su concepción, pero muy bien resueltas en su interpretación.

Aristimuño en el Independencia 5


A esta altura del concierto queda claro que, a diferencia del Aristimuño acompañado por su banda (Azules Turquesas), en esta faceta junto a un cuarteto de cuerdas, el músico gana su lado de cantautor por su facilidad para generar momentos intercalando su voz, la orquestación y su guitarra.

"Hablando de lo del avión…me arrepiento un poco de haber hecho esta canción. Nunca había sentido el viento tan fuerte y eso que viví un año acá. Se merecen saber un poco de este tema siendo mendocinos. Estaba en mi departamento, en Buenos Aires, un dos ambientes, y era mi cumpleaños. Estaba esperando a mis amigos y me puse a tocar la guitarra. Fue la composición más rápida que hice, unas 2 o 3 horas mientras esperaba que alguien me viniera a saludar. A cada persona que llegaba le mostraba parte de lo que tenía rmado. El primero que llegó la escuchó 20 veces, pobre. Cuando el alcohol subió al cerebro de mis amigos me la pidieron toda la noche", contó previo a Me hice cargo de tu luz.

Los arreglos de cuerdas tienen una lógica rockera. Lisandro logra apartarnos de esa idea que todos tenemos de la música clásica. Suplanta el ritmo de la batería por un cello, logrando no perder el tempo y que la calidez de un violín termine por cerrar este círculo audaz. Todo un desafío que se traduce en el rencuentro final con su propia música.

Aristimuño en el Independencia 2


How long?, Para vestirte hoy, La última prosa y Avenida Alcorta (primer homenaje a Gustavo Cerati de la noche) emergieron con fuerza arrasadora. 

Previo a Blue comentó: "Esta canción la compuse pensando en cómo hubiera sido mi nacimiento. Me imaginaba a mi mamá y yo saliendo de su vientre. Bueno, nada, la flasheé. Menudo flasheo". Continuaron Green-Lover, Pozo, Azúcar del Estero y Cerrar los ojos.

Con el pasar de las canciones, uno advierte que lo importante, acá, no es lo que interpreta Aristimuño, sino los sonidos que se encuentran dando vueltas entre sus ideas. Su voz, sus gestos, su humor, su forma de comunicar lo que siente... su poesía.

Era el turno para el segundo cover de la noche. "Ahora vamos a hacer algo raro, nunca lo habíamos hecho en un show porque es un cover en otro idioma. Es una canción que yo escuchaba mucho de pibe y tenía ganas de hacerla esta noche. Si están con su pareja al lado, bésense", dijo para luego regalarnos una increíble versión de Wicked game de Chris Isaak. Mi memoria y Es todo lo que tengo fueron las últimas dos canciones previas a los bises.

Aristimuño en el Independencia 6


Cuando Aristimuño regresó al escenario, para ofrecer sus últimas dos interpretaciones, el teatro colmado lo esperaba de pie. 

"Se nos ocurrió hacer está canción porque lo amamos, para nosotros es un genio. Estamos tristes por no tenerlo en vida pero está en su música y en todo lo que hizo", fueron sus emotivas palabras previo a Signos de Soda Stereo y el final con Canción de amor.

En veinte canciones y dos horas de concierto Aristimuño nos invita a un viaje por los sentidos, donde sus melodías se comienzan a revestir de matices y sonoridades. 

Límpidas melodías, una evocativa poesía, programaciones, arreglos de cuerdas, instrumentos acústicos, contribuyen a completar ese clima onírico que todos descubrimos anoche.

Por Gonzalo Arroyo

Opiniones (0)
18 de agosto de 2017 | 07:48
1
ERROR
18 de agosto de 2017 | 07:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial