opinión

Las mujeres peronistas de las orillas

Padilla en modo folclórico peronista en la columna para iniciar la semana. "Me gustan estas pequeñas patriadas", escribe.

Las mujeres peronistas de las orillas

Las orillas, los límites donde llegan: las personas y las cosas, los objetos y los perros, los trastos. Donde todo debe ser revocado una y otra vez para emparchar testimonios de la humedad en las paredes; allí, donde los micros demoran en llegar y en salir o, donde no van, no entran, no suben. La frontera, la orilla del continente, por momentos abandonado hasta que no lloran los que quieren mamar y ser escuchados. Zonas impermeables por las políticas municipales, sobre todo cuando en el Centro "siamo tutti bene".

Desde el Oeste de Godoy Cruz, en los barrios que suben al piedemonte, un grupo de mujeres peronistas se ha organizado para presentarse a las PASO de ese departamento el día 27 de setiembre. Son las mujeres de un peronismo distinto, algunas jóvenes, otras no tanto y otras con más experiencia y callos de tanto chancletear. Mujeres que llevan su propia lista de concejales sin candidato a intendente. Un gesto de rebeldía frente al armado oficial del peronismo que tiene a Lucas Ilardo como referente para la comuna y, también, frente a otro sector, más chico, que aparece en la disputa, que lleva a Sangrá como precandidato a la interna.

No es muy común. Digo, la decisión de llevar una lista propia de concejalas. Todas mujeres, ni un solo hombre. Ellas quieren dar la pelea desde una perspectiva que es insoslayable: viven en la zona, no caen en paracaídas, están “paradas en su suelo”, padecen lo que reclaman, conocen la diaria en el Oeste. Me junté con ellas hace unos días a charlar de todo un poco, no para hacerles una entrevista, sino para conocernos. Una tarde que caía sobre la ciudad en un café que cerraba. Me pareció simbólico. La tarde caía y el mozo del café nos pedía si podíamos retirarnos. Si bien hacía un rato que estábamos en el lugar charlando, la tarde caía y era viernes, y el café cerraba y tanto ellas como yo andábamos en micro. Llegamos y nos fuimos así, con un gusto a café cerrado al caer de la tarde de un viernes en su celaje. Con ganas de seguirla otro día en la Unidad Básica 19.

Charlamos. Las escuchaba y les miraba los ojos porque en ellos había historia, ímpetu, necesidad de la palabra. Con los pocos recursos que le permite el sistema electoral, más militando puerta por puerta que apareciendo en afiches y gigantografías, las muchachas peronistas, se plantan en la interna y dicen lo suyo. Estela Caggia, Ana Navarro y Cecilia Del Brío encabezan la lista 504 E, y luego siguen: Juana Sabatelli, Viviana Ponce, Estela Lucero. Trabajan y militan, tienen caras de cansancio, no salen en ninguno de los sociales top de los diarios y revistas de la provincia, no tienen el teléfono de Dios ni el del Diablo; son, apenas, un grupo de mujeres desconocidas para muchos pero caminantes conocidas de sus barrios donde residen. No andan en Hilux ni tampoco estacionan lo que no tienen, lejos, para aparentar austeridad.

Son así, sencillas mujeres peronistas, humildes y dignas. Y por qué no decirlo: rebeldes a la oficialidad del peronismo godoycruceño que, nobleza obliga, ha hecho un importante esfuerzo por lograr la unidad en tiempos revueltos, uniendo a varios sectores antes enemistados. Unidad al menos que dura hasta fin de año.

Lo que tuvimos fue una charla entre compañeros, y, en ese marco, intercambiamos ideas de lo que se viene o a lo que nos metemos en esta nueva etapa que vive la “provincia transitoria”. Se encolumnan detrás del proyecto nacional, pero no aceptan el chaperío de los apellidos ni de las formas en que se mueve el peronismo por estos tiempos. Puede parecer hasta ingenua su lucha, reitero: un grupo de mujeres haciéndole la interna a los que aparecen en cientos de carteles. Estoica tal vez. Sin embargo, lejos de creer que el peronismo pasa por los diarios, las muchachas pechan. Y ahí están, diciendo lo suyo.

Me gustan esas pequeñas patriadas. Las banco. Sobre todo por dejar ver los quiebres de los que está hecho el peronismo mendocino. Y, como algunos no están dispuestos a decir lo que hay que decir, pues es para celebrar que aparezcan quienes con su presencia, tal vez, lo estén diciendo todo.

Opiniones (2)
21 de agosto de 2017 | 05:11
3
ERROR
21 de agosto de 2017 | 05:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. A las mujeres del oeste les doy el voto y además sabemos los del oeste de Godoy Cruz, de lo mucho que falta.
    2
  2. Que lindo esto Una nota de color.
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial