opinión

Pérez y su "velo de la hipocresía"

Lo que parecía un discurso moralista se convirtió en una ataque contra el fiscal Garay.

Pérez y su velo de la hipocresía

Cuando se apagan los micrófonos, el gobernador Francisco Pérez repite eternamente el mismo latiguillo: "Hay que sacarnos el velo de la hipocresía". Lo hace para cuestionar las decisiones de la corporación judicial, lo hace para exigirle a los profesionales de la Salud una ley de ética médica y también para criticar algunas de las noticias que se publican en la prensa. Sin embargo, él no es capaz de aplicar los mismos preceptos que pregona.

Molesto por la absolución del único imputado por la desaparición de Soledad Olivera, el miércoles el mandatario arremetió contra los camaristas que intervinieron en la causa y apuntó sus cañones contra el fiscal especial Santiago Garay, quien estuvo a cargo de esa investigación.

De forma efusiva, calificó de "vergonzosa" la decisión de la Justicia y afirmó que si no habían pruebas para incriminar al imputado, la causa no debería haber llegado a juicio. Incluso, pidió que alguien dé la cara y se haga cargo de que los casos más resonantes de la provincia sigan impunes.

Pero lo que parecía ser un discurso moralista de Pérez, se convirtió en una ataque directo contra el fiscal Santiago Garay, quien además del caso de Olivera lleva otras causas que implican irregularidades cometidas durante los últimos dos gobiernos provinciales del FpV.

La hipocresía es "el fingimiento de cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente se tienen o experimentan", y eso parece ser exactamente lo que hizo el gobernador provincial.

Aprovechó el malestar social que despertó la absolución de Mariano Luque para descargarse contra Garay por investigar los decretos mediante los cuales Pérez acomodó en el Estado a sus funcionarios de confianza.

¿Realmente el gobernador está avergonzado con la investigación del caso Soledad Olivera? Por sus palabras, el enojo de Pérez parece ser en realidad oportunismo para pasarle factura a Garay, a quien tiene entre ceja y ceja desde que comenzó a investigar el escándalo de sobreprecios cobrados por Gustavo Matar durante el gobierno de Celso Jaque.

En esa causa, que implicaba un total de 60 millones de pesos, Garay también involucró a Alejandro Cazabán, Ricardo Fúnez y Pablo Catania, responsables del área de comunicación mientras gobernaba el malargüino.

Opiniones (2)
16 de agosto de 2017 | 13:21
3
ERROR
16 de agosto de 2017 | 13:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Perez, un hipócrita y mentiroso, según el manualcito del peronista de juguete, que hoy circula entre estos ideologítos de masapan, que se suben a cualquier micro que los lleve a los arreglos, los curritos, el laburito en el estado "in eternum" y demás dádivas asociadas, donde "juegan el el bosque de la democracia, mientras el lobo no esta".- Un timorato obsecuente que le saca pecho solo a su empleados, un maltratador intramuro, un patoterito berrinchero, un malevo de casa de muñecas.- Ira al rincon de historia de Mendoza, con las orejas de burro y luego al olvido y el ostracismo, donde van los sin honor.-
    2
  2. Con independencia de la hipocresía del Gobernador Pérez, que es lastimosamente notable, si hay una cuestión que debe preocupar a la ciudadanía y que es el sistema judicial en general y el penal, en este caso. La justicia de Mendoza, lejos de lo que creen los magistrados, es una cosa vergonzosa, pero al menos guarda más formas que los otros dos poderes. El sistema es lento, formulista, ineficiente, y encima, a pesar de ser el único poder profesional del Estado, con bajo nivel jurídico y escaso sentido común. Si bien el Gobernador se despachó contra el sistema judicial, algo de cierto dice y es que, según lo que consigna la sentencia, las pruebas eran poquísimas. Los indicios, según la sentencia y, aclaro sin que implique que se haya consignado cosas diferentes a lo manifestado en el debate -que no sería extraño tampoco-, demuestra que los Fiscales elevan a juicio casos "para que se la arregle la Cámara" o, en criollo, "para la Tribuna". Es una irresponsabilidad elevar a juicio una causa "para ver" que puede suceder si las probanzas mínimas no resisten la posibilidad de llegar a sentencia condenatoria. El desgaste jurisdiccional, tanto en tiempo como en recursos, que pagamos todos, también debe ser considerado por los Fiscales. Lo que sucede es que como los Fiscales no son electos, sino funcionarios que gozan de inamovilidad, poco les importa empapelar las Cámaras del Crimen con casos que serán absueltos por falta de pruebas y menos aún les interesa, con escasa prueba, dejar con prisiones preventivas a los imputados. La ineficiencia de la investigación, en general, es ostensible. Hay expedientes que, con sólo la denuncia de la víctima, sin otra prueba "duermen" casi hasta el plazo de prescripción y son elevados a juicio con la mera denuncia!!! El sistema penal es desastroso en todos sus aspectos. Creo que el Gobernador Pérez es oportunista e hipócrita, pero que el sistema penal es vergonzoso está a las claras diariamente, y en parte porque los Fiscales "timbean" los casos a ver que pasa en el plenario, con el aval complaciente de los Juzgados de Garantías y de la Cámara de Apelaciones. Hay que hacer responsables a los magistrados también, además del Gobernador, Senadores y Consejo de la Magistratura, porque son funcionarios públicos y por ello mandatarios de los ciudadanos.
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
EE.UU.: Violencia y caos en Charlottesville
14 de Agosto de 2017
EE.UU.: Violencia y caos en Charlottesville