opinión

Ahogados en nuestro ego

Un lector de MDZ se mete con el caso Aylan y la reacción de todos.

Ahogados en nuestro ego

 ‪#‎TodosSomosAylan‬ rezaba el “hashtag” de twitter. La frase se “viraliza” por miles, millones. El niño sirio ahogado se vuelve tópico obligado en los medios de comunicación, con réplica en hogares, oficinas y en cualquier otro lugar donde existan más de dos bocas y cuatro oídos.

Los diarios recuerdan otras fotos que “conmovieron” al mundo. El niño vietnamita llorando y corriendo desnudo, el hombre parado frente a una fila de tanques, y la inevitable comparación con Aylan del niño sudanés acechado por un buitre, imagen que catapultó a la fama a su autor, y que “Pulitzer” mediante lo condenó al suicidio.

Aylan es Aylan por la foto. Si la periodista no hubiese estado “ahí” para el click, o si hubiese llegado 15 minutos después de que el policía turco quitó el cuerpecito de la arena, las cosas claramente serían diferentes. Europa seguiría rechazando refugiados y el Papa hubiese demorado el pedido de albergue en las Iglesias. “La foto” generó la reacción de la “comunidad internacional”, la materialización del dolor convertido en vergüenza fue el engranaje que atentó contra la pasividad. Pero… ¿hasta cuándo?

El shock tiene fecha de vencimiento, en una semana un nuevo “hecho” ocupará el lugar del niño sirio. Quizá sea una nueva epidemia “mortal” tipo ébola, o algún nuevo escándalo político-financiero (de la suficiente magnitud para ser bautizado con un trillado “gate”) lo que retumbe en las charlas de café y genere nuevos ‪#‎hashtags‬ en las redes sociales. 

Las noticias son efímeras porque efímeros somos. Nos espantamos, nos movilizamos y nos olvidamos. Todo en 140 caracteres. Repetimos lo que nos repiten, sin analizar. Nuestros sentidos se hipertrofian por una vida perdida a miles de kilómetros, pero no somos capaces de ver a cientos de niños nadando en un mar de basura en el Barrio Campo Papa. Aylan es el nuevo icono de la desidia humana, inter tantum seguimos ahogados en nuestro ego.

Opiniones (1)
21 de septiembre de 2017 | 19:43
2
ERROR
21 de septiembre de 2017 | 19:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Excelente nota. Creo que abunda el mal, las guerras, el hambre y la violencia física y simbólica pero también la solidaridad. Algunos pueblos han abierto sus puertas a los exiliados y existen innumerables personas que tratan de cambiar la realidad combatiendo día a día la superficialidad, el egoísmo, la injusticia.
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'