La presunta infidelidad que amenaza a un candidato presidencial

En el kirchnerismo se acostumbraron a comer sapos hasta diciembre, sabiendo que luego volverán al "bocatto di cardenale". Pero ojo: no está todo bien.

El repentino escozor que el FpV está demostrando por las "campañas sucias" en las redes sociales en medio de la campaña hacia las elecciones presidenciales es hipócrita. Han sido, precisamente, los creadores de "la década tuiteada": miles de ciberactivistas que nunca antes pisaron una unidad básica ni leyeron alguno de los libros de Juan Perón, se regodearon de sus "ideales" en 140 caracteres a la vez que intentaron anular, avasallándolos por su persistente fuerza en la invasión de las redes, a quienes piensan diferente. 

El inventor de la pólvora, ¿morirá en una explosión?

La amarga queja que une en el mismo coro a Daniel Scioli y a los voceros con más poder de penetración en los medios del kirchnerismo, suena, entonces, a "cortina de humo". Es que el final está más abierto que nunca. A Daniel Scioli le fue mejor objetivamente que a Mauricio Macri en las PASO. Pero a ninguno les alcanza lo que obtuvieron para dar un triunfo en primera vuelta.

En realidad es Scioli el que necesita ganar rápidamente, sin dar chances de que se lo ausculte un poco más: le va bien siendo un candidato en superficie, tan solo un color que resalta ya que su historia política, económica personal y la gestión pública bajo su órbita, no lo ayudan. Por ahora, nadie se enfoca en ello, surfeando en la espuma como estamos.

A Macri tampoco le va bien. Hasta algunos macristas creen que con dejarlo "bien instalado", ya cumplieron. 

¿Se asustan con la posibilidad de ganar la presidencia y tener que afrontar la embestida de una oposición que será feroz, junto a una coyuntura macroeconómica que, con las situaciones particulares de China y Brasil, amenazan la estabilidad económica nacional? Esto último será un escollo para cualquiera de los dos, ya sea que elijamos para ocupar la Casa Rosada a Scioli, Cristina y Rabolini (ese es el pronóstico del ejercicio del poder que le tocará) a Macri, Durán Barba y los radicales (la dupla de enfrente).

Pero así como Scioli salió a "vender" su presunto éxito en las PASO, con 20 provincias que lo eligieron sin chistar y con el único papelón que debe resolver en el peronismo mendocino, también al bonaerense le toca juntar más respaldos para poder llegar ràpidamente y con fortaleza.

En ese camino, sus hombres -un verdadero ejército de operadores que recorren el país- dialogan y presionan, tratan de convencer o de vencer a todo peronista de que "hay que ganar sí o sí". La idea que trasciende es que se vive en el peronismo un momento de "es a todo o nada", en un nuevo capítulo épico de su historia en la que no está del todo claro si lo que viene con Scioli en la Rosada será el dominio de la "liga de gobernadores" -como algunos quieren hacerle entender a los feudalismos provinciales que prefieren salvarse solos, a los que consideran "sumables", como José de la Sota y Juan Schiaretti- o bien el ex motonauta "se deja" usar como un Caballo de Troya de quien quiera subirse. Esta última teoría la vomitan las usinas de la oposición, pero no les disgusta a los propios, a los íntimos con domicilio en La Plata: les sirve. 

Los opositores dicen que Carlos Zannini es Cristina y ella, La Cámpora y entonces, Scioli sólo un vehículo que será destruido no bien cruce la Plaza de Mayo en diciembre. 

Los propios, los que "se dejan", lo usan en el sentido positivo de que "que se sumen todos: nosotros los haremos entrar al Salón Blanco de la Rosada sin que ningún K les pida credenciales".

En este último camino aparece el rumor más instalado en la última semana y que indica que Scioli le habría ofrecido un canje a De la Sota: su respaldo a cambio de sacarse de encima a La Cámpora. 

Pero -agregan los "loros" que juegan al teléfono descompuesto a su alrededor- no contaban con que Cristina y sus chicos se iban a tomar en serio la intentona. De allí, entonces, el fuerte cortocircuito que vuelve a trazar una línea entre el kirchnerismo y el sciolismo en los últimos días y que -esto ya no es rumor- es evidente en los diálogos con los operadores de unos y otros. De la Sota rompió cualquier posibilidad de diálogo antes de la segunda vuelta -en donde tendría más posibilidades de negociar la garantía a su sucesor, Schiaretti, un gobierno pacífico con la Nación- y se mostró con Sergio Massa. Juntos, parecen una opción. Pero ya se ve en el tablero del Frente Renovador en todo el territorio nacional cuán fácil es estar con Massa y al día siguiente, con Scioli, Cristina o cualquier otro. 

Nadie puede asegurar que todas las corrientes del peronismo no confluyan en el Congreso, en el futuro, en una misma matriz.

No hay conclusiones posibles a esta altura de la campaña, sino solo esta posibilidad de frenar y mirar hacia los costados. Quiénes son unos y quiénes otros en la pelea presidencial es un dato insoslayable, por más que los únicos que estén en el escenario sean las dos figuras centrales: Scioli y Macri. Es difícil que en el tiempo que queda se pueda evidenciar qué gente llevaría cada uno al poder y a la administración de nuestros recursos y a la gestión de las políticas públicas nacionales. Pero en todo caso, estos impulsos histéricos de denuncias cruzadas hacen visibles las capacidades de acción y reacción de cada uno de ellos; dejan en superficie sus debilidades y fortalezas y, por qué no, sus temores frente al "peligro" que implica el pueblo con ganas de optar, en lugar de cumplir solo con el mérito trámite electoral.

Opiniones (2)
23 de octubre de 2017 | 18:48
3
ERROR
23 de octubre de 2017 | 18:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Clarito "Scioli al gobierno, CRISTINA AL PODER ".....muerto Scioli ¿Quién asume?.........
    2
  2. Scioli no es k... Nunca lo fue... Basta ver archivos de hace unos meses de 6,7,8 para ver como lo defenestraban... Scioli está usando a los k para llegar a la Presidencia que es su máxima ambición personal. Y los k lo están usando a él porque no tienen otro candidato con chances de ganar en octubre... Hay que ver en el caso que gane Scioli quien gana después la "pulseada"... Sería muy bueno para el país que Scioli se sacara a la cámpora de encima pero no sé si lo va a hacer porque no le conviene por ahora. Y después no sé si va a poder.
    1
En Imágenes
Elecciones legislativas 2017
23 de Octubre de 2017
Elecciones legislativas 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017