opinión

Tres discos recomendados para esta semana

Del debut discográfico de los mendocinos de Huge the Cara, pasando por el último disco de Las Manos de Filippi, hasta el regreso de Faith no More a los estudios.

Huge the Cara "Mexico on the Moon" (2015)

Huge the Cara

La banda mendocina de synth rock Huge the Cara acaba de lanzar su disco debut Mexico on the moonMarcelo Conno, Emiliano Ramirez, El Capitán Beto, Hermano Plateado y El Enmascarado ponen al alcance de todos este proyecto que nos invita, ya desde su portada, a una odisea espacial. Psicodélicos y alocados, apuestan a un sonido que lleva su impronta en un resumen perfecto de su hambre independiente.

El trabajo abre con cuatro minutos a fuego lento y furia electrónica de la mano de "Come and Dance", con un clamor instrumental que muchas bandas se guardarían para un gran final; seguida por "LYD", una tensión creciente de guitarras que retrata un paisaje desértico; You Make Me Crazy" suelta sus incisivos grooves guitarreros que te hacen sacudir el cuerpo; o el caso de "Televisión", con una percusión seca y esa típica estructura de canción que tiende a desaparecer durante las repetidas reproducciones. 

Mexico on the Moon está lleno de momentos distintos: voces emotivas a través de un abanico de estilo vocoder, estribillos elegantes al estilo glamoroso de los 70 y una épica electro-rock-disco que encuentra el equilibrio perfecto entre el formalismo de una fiesta de amigos y el sonido moderno. Claramente un trabajo que ahonda en la relación entre el rock y la cultura dance.

Está claro que Huge the Cara encontró nuevas formas de hacernos bailar, convirtiendo su proyecto personal, dentro de una habitación de la quinta sección, en una de las interesantes nuevas bandas de Mendoza.


Las Manos de Filippi "Marginal y Popular" (2014)

Lmf marginal y popular

No hay mejor ejercicio cívico que escuchar el último disco de Las Manos de Filippi previo a las elecciones presidenciales de octubre. Tal vez la escucha de Marginal y Popular nos recuerde algunos hechos y personajes que no deberíamos olvidar a la hora de emitir nuestro sufragio.

Ya desde el título, los liderados por el cantante Cabra de Vega, juegan con el concepto integral del kirchnerismo, pero no solo arremeten contra el oficialismo. Las once canciones que integran este material son un golpe directo a las entrañas de un sistema perverso (capitalismo, sindicatos, partidos políticos, Estado, Justicia, narcotráfico, corrupción, burocracia, etc.) que nutre la realidad de un país eternamente en crisis.

Un comienzo demoledor con "Van por el oro", donde la guitarra de Gaspar Venegas -sí, el actual guitarrista del Indio Solari- plasma un riff muy filoso que acompaña una fuerte denuncia para que no dejemos pasar la tragedia de Once, Cromañón, la represión a las comunidades aborígenes y aclara cuál será el próximo movimiento de la clase política ("Son sus leyes, son sus jueces, son sus intereses"). Con "Villa Manuelita no", se nos pinta una típica postal de una villa marginal de la provincia de Buenos Aires y las condiciones en las que viven sus habitantes ("Pujan al almacenero a odiar al barrio entero / pujan al barrio entero a correr hacia el puntero").

La crítica social es definitivamente el elemento común durante todo el disco, incitando al escucha a tomar conciencia sobre la realidad que nos toca vivir. Ejemplos de esto se pueden apreciar en canciones como "Ratas", donde Pecho Anzoategui, el trompetista de la banda, pone su voz y dirige los geniales arreglos de vientos; "Crisis Internacional", un ska que apunta directo a quienes se tienen que hacer cargo del derrape económico mundial ("Crisis Internacional / que la pague el capital"); o "Gobiernos", para que entienda la clase dirigente que a los ciudadanos no se los puede engañar de por vida ("La tele no alcanza / ni las elecciones ni la burocracia / te tapan la tranza").

En fin, un disco comprometido que termina siendo, para la actualidad, un gran hallazgo dentro de tanto mensaje bobo en el rock nacional.


Faith No More "Sol Invictus" (2015)

Faith No More Sol Invictus

Desde sus comienzos, a principios de la década del 80, Faith No More fue una banda realmente distinta a todas. En sus discos uno podía escuchar géneros muy dispares entre sí como rock, jazz, bossa, heavy metal, hardcore y baladas románticas de salón. Y luego, sin ningún tipo de explicación ni previo aviso, a fines de la década del 90, decidieron separase.

A partir de ahí, su cantante Mike Patton - poseedor de una gama infinita de multioctavas y una formidable capacidad para los juegos de palabras- lideró numerosos proyectos en solitario como Peeping Tom, Fantômas, Tomahawk, Mondo Cane y Mr Bungle, todos altamente recomendables para escuchar; el baterista Mike Bordin formó parte de la banda de Ozzy Osbourne; el tecladista Roddy Bottum escribió una ópera; mientras que el bajista Billy Gould abrió Koolarrow Records, su propio sello discográfico.

Pero finalmente el largo letargo de la banda terminó en 2009, cuando el grupo comenzó a presentarse nuevamente en vivo, llegando a la Argentina en dos oportunidades. Este regreso significó una buena señal para la llegada de un nuevo trabajo de estudio que, por fin, se haría realidad este año con la salida de Sol Invictus.

Seguramente la clave del álbum sea la capacidad para organizar y saber dosificar riffs de guitarra, gritos, catarsis y tranquilidad ambiental. Gran parte de las canciones persiguen un elemento en común caracterizado por el drama, con una banda que transita ciertos pasajes de forma tranquila y otros donde se pone al orden del día toda su furia desenfrenada. Las simples melodías de "Sunny Side Up" y "Rise of the Fall" las convierte en algo fascinante para escuchar con auriculares por sus incontables arreglos orquestales; pasando por la súper poderosa "Superhero", que nos hace rememorar aquellos años del disco King for a Day; o "Cone of Shame", donde Patton se imagina a un amante en estado de desesperación; mientras que en "Black Friday" se burla de aquellos que creen comprender el mundo un viernes a las cuatro de la mañana.

Sol Invictus contiene once canciones en 45 minutos a pura furia que, pensando en tantos años de espera, podrían cambiar un poco. No hay nada de malo en mantener su sonido tradicional, pero teniendo en cuenta que sobre sus espaldas pesa un pasado cargado de excelentes discos, es difícil no esperar más de ellos. Claramente no es su mejor disco de Faith No More, pero este regreso a los estudios merece una oportunidad.

Por Gonzalo Arroyo

Opiniones (0)
18 de octubre de 2017 | 17:53
1
ERROR
18 de octubre de 2017 | 17:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
    11 de Octubre de 2017
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes