opinión

En qué voy a estar pensando cuando vaya a votar

El domingo hay elecciones. Condicionados por la propaganda y el exitismo, ¿elegiremos pensando en qué? ¿El país o el individualismo inmediato?

 ¿En qué estará pensando cada argentino cuando entre al cuarto oscuro a emitir su voto? Sin dudas que, más allá de que se nos impulse a votar impulsivamente por tales o cuales candidatos, prima en los votantes una determinación estrictamente personal. Pasa por la cultura familiar y personal, la formación, las relaciones, los condicionantes sociales y laborales, las convicciones e inseguridades de cada uno. Algunos lo harán pensando en no perder lo que tienen, urgidos por el temor; otros, en pensar en lo que pueden obtener de “lo que viene”. ¿Hay pensamientos colectivos aun en aquellos que afirman ser parte de alguno? Es difícil afirmarlo y también negarlo: complejo. Hoy, en tiempos de gran individualismo, no es común que en la sociedad se movilicen por intereses de sector: en todo caso, hay un ímpetu de gente con individualidades similares que se congregan para defender su status quo, para escalar posiciones en la sociedad o bien, para cambiarlo todo, para el lado que les convenga.

Hay muchas contradicciones entre las afirmaciones y la pertenencia particular de los candidatos a presidente que, aunque se digan miembros de uno u otro sector, con un simple cambio de maquillaje podrían estar en otro absolutamente diferente.

En definitiva, el triunfo de la instantaneidad de las redes sociales no representa la victoria de nadie: es efímera, sirve para alentar y, en todo caso, para movilizar a los propios, para tentar a los distraídos y convencer –en los casos menos racionales- a los exitistas sin convicciones. Es un fuerte impulso a la promoción y poco más.

Detrás de una persona que promovía una candidatura, en otros tiempos, había reuniones periódicas, trabajo y discusiones en torno a un proyecto. Hasta cuando se copiaban y pegaban las plataformas electorales había contacto humano y algo que se llama “política”: diálogo, intercambio, unos que convencen a otros y otros que refutan posiciones buscando imponer su criterio dentro de un núcleo de coincidencias básicas.

¿Melancolía? No, solo un análisis de la profundidad o superficialidad de la militancia en este tiempo en el que se da por ganadora a la teoría del “homo videns” del provocador italiano Giovanni Sartori. Hace 18 años analizó que la televisión lo sería todo. “La imagen de un hombre sin trabajo no nos lleva a comprender en modo alguno la causa del desempleo y cómo resolverlo de igual manera, el hecho de demostrar a un detenido que abandona la cárcel no nos explica la libertad, al igual que la figura de un pobre no nos explica la pobreza, ni la imagen de un enfermo nos hace entender qué es la enfermedad. Esto, le permite afirmar que el niño que pasa horas frente a la TV crece cultivado en ese caldo. El video niño pasa a ser un adulto sordo de por vida a los estímulos de la lectura y del saber transmitidos por la cultura escrita. Y estamos, de hecho, gobernados ya por ex videoniños, según su análisis y por eso vamos camino a un nuevo adulto empobrecido, marcado por una atrofia cultural”.

Internet, hoy, inclusive, podría ayudar a una mayor democracia de la información y de las decisiones. Pero claro, si hubiera triunfado por sobre el poder mágico de la TV que sigue convenciendo, como si todos fuésemos niños, a quién votar de acuerdo al impacto que nos provoca uno u otro spot pensado por equipos multidisciplinarios que no pretenden que pensemos y discutamos, sino que acatemos su mensaje como un mandato, sin dudas.

Los candidatos son “vendidos” como si se tratara de jabón para lavar la ropa o champú. Ni siquiera como vinos añejos, ya que eso añadiría la complejidad de conocer más del tema e indagar, y rompería con la idea primaria de “imponer” en lugar de “poner en oferta”.

Pero no se trata solamente de la publicidad. Hace un tiempo analizamos aquí que tenemos una televisión política de baja estofa, que apaña a la política de igual condición y más que eso: la promueve, estimula, se retroalimentan ante la mirada hipnótica del que llega de sufrirlos durante todo el día y ve en esas pantallas a los responsables de la situación que criticamos, básicamente boludeando. Ese es el ritmo con el que nos enganchamos de cualquier pelea, sin saber, siquiera, por qué pelean. Cuando no, de cosas menores y chabacanas, que no ayudan en nada a pensar en el país en que vivimos, en qué podemos aportarle desde nuestros lugares ni de qué manera. Los por qué, directamente están ausentes: se pretende sostener la espuma bien alta y que no se vea qué la produce. Todos son parte de un mismo juego y, aparentemente, no hay quien lo frene, habida cuenta de que la gente acompaña con su control remoto en stand by.

Ante todo esto, ¿sabemos que el domingo se elige a los candidatos a la presidencia de la Nación? ¿O cuando vayamos a votar y estemos en la puerta del cuarto oscuro solamente estaremos pensando en sacarnos el trámite de encima, sin más? Cuándo pensemos en la solución de los problemas que individualmente tenemos, ¿lo vincularemos más allá de nuestro presente inmediato influenciado por la televisión y el exitismo o podremos calcular el futuro propio junto al del quienes nos acompañan en el camino de la vida, lo más parecido en esta época a un “proyecto colectivo”?

El domingo hay que concurrir a las urnas y es obligatorio. Si no lo fuera, tercerizaríamos en los políticos, a los que criticamos todo el tiempo, la definición de qué Argentina tiene que moldearse. Si lo hicieran mal, la ira se colectivizaría violentamente, por cierto, echándoles la culpa de todo. Pero teniendo el deber de participar cívicamente, ¿asumiremos el compromiso de pensar el porqué de nuestro voto un poco más?

Todo parece efímero. La rapidez empuja hacia afuera la posibilidad de reflexionar. Pero nada nos obliga a acatar ese presunto mandato social. Porque en caso de que lo que elijamos sumidos en ese sopor resulte negativo para el país y, por ende, para nosotros mismos, lo que antes parecía un trámite se nos transformará en un peso insoportable de cargar y ni en una eternidad podremos mover las estructuras que ayudamos a estancar.


Opiniones (10)
19 de octubre de 2017 | 04:46
11
ERROR
19 de octubre de 2017 | 04:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. No estoy de acuerdo con su pesimismo acurrucado que ha cultivado ud. Sr. Conte y de gran parte de una ciudadanía que no se ha dado cuenta aún de los cambios que han ocurrido a nivel mundial y mucho más en la Argentina. Internet sí sirve, la televisión también, como los video juegos, los libros y cuanto sea del desarrollo cultural. Quizás personas como ud. no han sabido encontrarle el sentido a la existencia de todo eso y los espanta el tener al alcance una nueva cultura tan fuera de los cánones "normales" a los que aspiran se mantuviera el mundo. Ya lo dice ud. mismo, MELANCOLÍA. Clásico del que no está ubicado en la realidad. Si su pensamiento es como el que vierte aquí, entonces ud. es alguien con pensamiento de viejo, arcaico, que ha caído en el deterioro cognitivo y que se quiere escapar de una realidad que no le es amigable y a la que no sabe cómo cambiar. Un melancólico, por cierto. Nada es mejor que el presente y nada será mejor aún que el futuro, sobre todo con los jóvenes y niños instruidos en esta era del conocimiento y a los que nadie podrá engañarlos con cuentos de "grupo", "equipo", "socios". Ahora el "individuo" se dio cuenta que lo mejor para él es lo mejor para el país donde él vive. Lo mejor para mí es lo mejor para mi empresa, para mi provincia y para mi país. No lo que es mejor para otros es lo mejor para todos y mucho menos para mí. No es posible que si a mí me va para la mierda alguien pueda disfrazar eso y tratar de convencerme que me está yendo mal porque es necesario para que le vaya bien a la empresa, a la provincia o al país. Eso es un verso que por fin ha sido desterrado. Claro que esto molesta y mucho al poderoso, al que tiene la vaca atada y que quiere que el pobre suponga que hay un mañana en el cielo lleno de dicha, paz y grandes cosas que lo están esperando. Esto es algo que nunca les sirve a los pobres, a los que menos tienen y que jamás van a recibir nada en el más allá donde no lo espera nadie con nada. Sólo gusanos. Esas personas tienen que vivir bien, aquí y ahora, por supuesto que YA y por eso es que se ha terminado el verso que durante tanto tiempo quisieron imponer. Sufre para gozar en otra vida. Sufre y triunfarás. Esfuérzate y conseguirás el éxito. M E N T I R A S, totales y absolutas. Si el sistema que impera es el capitalismo lo que quiero ya y ahora es capital, plata, dinero, cosas, vivir bien, pasarla bien, comprarme lo más que pueda y trabajar lo que menos pueda. Lo demás son boludeces de mentes de esclavos. Así es que bienvenido el individualismo, el aquí y ahora y vayanse a la mierda todos los que pregonan lo mejor para cuando nos muramos mientras ellos viven como unos terribles reyes hijos de puta. Y si para poder vivir bien aquí y ahora se tiene que fundir Dios y María santísima, lo lamento por el Juzgado de Quiebras que le toque tramitar la quiebra de los dos, pero me importa un carajo.
    10
  2. el perro . sabes que tengo tiempo porque soy independiente y desde hace muchos años y he tenido que soportar ladrones en este país pero como estos ninguno. Nunca curre con el estado , nunca fui empleado publico ni yo ni nadie de mi familia Y los ñokis como vos me ponen muy mal humos y no hables de tiempo porque seguro que vos estas al pedo y si sos empleado publico o algo por el estilo . ME DAN ASCO VOS Y TODOS LOS KKS QUE VIVEN DE MIS IMPUESTOS .
    9
  3. Desde la falsa democracia vivimos en un comunismo subversivo encubierto , sin valores, sin Dios ni orden. El planteo es simple queremos una sociedad con Dios o sin Dios.
    8
  4. Creo que en esta votacion es necesario entender en que momento de la historia argentina estamos parados hoy y , entonces elegir hacia donde queremos ir.Las derechas , las izquierdas , el liberalismo y el populismo ya son conceptos viejos para el siglo 20 viejos,porque han sido mancillados y aprovechados solo para alimentar ambiciones personales . La verdad es la realidad.... Siempre supimos que Argentina era un pais rico, elegido para destacarse en el mundo ...y ahora......han caido las producciones de cereales , carne , regionales (que son la verdadera riqueza de un pais ) no tenemos industrias verdaderas sino armado de autopartes , nuestra educacion que fue modelo ha caido escandalosamente, vivimos en el siglo 20 inundados y con rutas cortadas , hemos perdido abastecimiento energetico(que alguna vez exportamos ) nos dijeron que los planes sociales se usarian como medida de emergencia hasta que el pais creciera ¿y que paso? crecimos ...y los planes aumentaron en lugar de convertirse en trabajo digno,nos dicen que se crearon empleos y el estado es el que mas empleos tiene en negro y para que las estadisticas no nos digan la verdad contamos como empeados a los que reciben planes sociales . Destruyeron las instituciones , descartaron las instituciones de control,destruyeron las estadisticas ¿Que nos paso? Por que hoy estamos parados en este punto de la historia ? Es el momento de reflexionar al poner nuestro voto y no creo que votar en blanco nos ayude a levantar el pais Quiza satisfaga nuestro ego pero no ayuda al pais Alguien va a gobernar los proximos 4 años... Como queremos que sean los proximos 4 años ?
    7
  5. YO VOTO POR EL PLANETA . POR ESO NO VOTO A PROMINEROS . SCIOLI Y MACRI SON LO MISMO , LOS DOS APOYAN LA ACTIVIDAD MINERA
    6
  6. Está planteada la nota como si el ciudadano común tuviese la esperanza de conseguir algún beneficio con la renovación política, y esto creo yo no es así. Lo que hay es decepción, incredulidad y desinterés. El voto en blanco debería ser la reina de estas elecciones para que la ciudadanía no siga convalidando la fiesta y la joda de la clase política, con un sistema democrático que solo los beneficia a ellos
    5
  7. Uy yonosoykks que repetitivo que sos con los ñoquis y con kks no te cansas de repetir y repetir? vos hablas de los ñoquis pero a que te dedicas vos? a toda hora y todo el dia veo comentarios tuyos, no estás muy ocupado que digamos. Si vota a Macri hace lo que quieras con tu hombre lider, romanticón.
    4
  8. Hay que votar por un cambio que prometa salir de esto, que aunque lo nieguen es una tiranía encubierta. Ya que parece democracia, hasta que haces una declaración pública que atenta contra los intereses del oficialismo y es allí, cuando deja de ser democracia, para darte cuenta que te persiguen, acosan, usan a la AFIP, a la Side o asesinos profesionales para silenciarte. Si creen que no es así, pregúntenle a Nisman, o a la Legrand, o a todos los que escracharon en 678, sin contar con los obsecuentes relatores de fútbol para todos.- Cualquiera que no sea oficialista, en este momento, es mejor que seguir con los mismos.-
    3
  9. Por el País, por la República, por todos los argentinos, para recuperar la Democracia real.
    2
  10. Yo voto por por el equipo de trabajo liderado por un hombre que desde que fue presidente Boca Junior demostró su voluntad de hablar y con disenso transitar en camino que logro lo que ningún equipo en tan poco tiempo logro . Después en la ciudad de Buenos Aires ya sabemos todas las obras y gestiones que ha logrado SIN CORRUPCIÓN Mauricio Macri . Se que ya van a aparecer los descalificadores seriales kks y enumerar un sin fin de mentiras porque no les conviene ya que van a dejar de ser ñokis y tendrán que trabajar . Mañana hacen falta dos cosas para votar : D.N.I. y MEMORIA
    1
En Imágenes
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
11 de Octubre de 2017
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes