opinión

El arte ferroso de Roberto Rosas

Las palabras que dejara en 1972, en los inicios de Rosas como artista, otro grande de El Bermejo: Antonio Di Benedetto.

El arte ferroso de Roberto Rosas

 Con el hierro se marcó a los esclavos, se marca al ganado, y cuando el hombre se vuelve bárbaro, a los prisioneros. Roberto Rosas ejerce el oficio de sublimarlo, para que el hierro sirva al espíritu.

El hierro es gris, ligeramente azulado. Roberto Rosas lo entinta de oscuro y para él es todos los colores.

Rosas

El hierro es dúctil, pero al martillo. Roberto Rosas maneja martillo, fragua y soplete: es un herrero mágico y el hierro obedece a sus prodigios.

El hierro candente es albo. El hierro, cuando Roberto Rosas representa a un niño, es blanco de toda blancura de ingenuidad y pureza.

El hierro es dulce, o así se llama, cuando se libra de toda impureza. Dulces son, de esa acepción despojada de todo lo impuro, los dulces hierros de Roberto Rosas.

El hierro fue y es punta de flecha, venablo, carga de veneno y de muerte. El hierro de Roberto Rosas cuenta la vida, y es lástima que la vida sea tan dolorosa y triste, aunque derrame sobre ella, más que la pena, su compasión, y por belleza, redime el encanto.

Pero algo de flecha conservan, los hierros de Roberto Rosas pues de la flecha guarda la aptitud del impacto en un punto, la calibración afinada y la punta afilada que se llama ironía.

Todo cuanto existe puede ser entendido -iluminado tal vez- por lo contrario de lo que es. El hierro solo es mero metal neutro. El hierro de estas esculturas es una especie de humanidad figurada, que toma el cálido partido de un humanismo elemental que te acompaña y te abraza.

El hierro es tenaz. Roberto Rosas también. Déjenlo hacer y verán. (¡Y aunque no lo dejaran!).

Un niño gordo con su perro gordo. Un niño flaco con su perro flaco. A la niña graciosa y linda, sobre el vestido y sobre la carita le están naciendo espirales.

Cuando seamos hierro, le han dicho a Rosas sus esmerados dibujitos del boceto, no nos mandes todavía ni a las plazas ni a los patios. Déjanos en el mundo privado que tiene la gente. Seamos intimistas, Roberto.

Edad de hierro, Martín Fierro, Arte Ferroso. A cada uno lo suyo. Al arte Ferroso, la devoción y el talento de Roberto Rosas.


Antonio Di Benedetto
1972

Opiniones (1)
20 de noviembre de 2017 | 09:20
2
ERROR
20 de noviembre de 2017 | 09:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Roberto, un gran artista. Antonio, un genio, como queda demostrado. Saludos
    1
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia