opinión

Déjà vu: Otra vez la final entre peronistas y radicales

Este posible escenario nos enseñaría que los argentinos no hemos aprendido nada.

Déjà vu: Otra vez la final entre peronistas y radicales

Con el fin de demostrarles a aquellos que dicen que vivimos en una dictadura y que por tanto, en materia de libertad de pensamiento y expresión no es posible hoy en la Argentina perimitirse ciertas licencias a la hora de conjeturar posibles desenlaces electorales, me permito hacer una reflexión, que de darse podría mover el avispero y cambiar el futuro de los argentinos hacia un escenario hoy casi descartado e inimaginable.

¿Qué pasaría si en la PASO de Agosto los dos triunfadores fueran Scioli y Sanz? ¿Cómo el resto de la oposición al Frente para la Victoria pudo obviar tan alevosamente ese escenario? Porque si en las próximas primarias en el marco de la “Alianza” Cambiemos triunfara Sanz debido al caudal de votos que le aporte el radicalismo y parte de la oposición que ganó u obtuvo importantes porcentajes de adherentes en las pasadas elecciones provinciales y locales. Así las cosas, existe chance que los radicales de Santa Fe con el apoyo de parte del socialismo agazapado, los de Córdoba incluido parte de los juecistas, los de Mendoza en consonancia con algunos proístas tránsfugas, más una importante cantidad de recientes simpatizantes del ruludo más famoso de la Capital Federal, voten por el sanrafaelino. Ello, añadido a que en la forma que pudiere ser, el FPV juegue de aquí a Agosto, abierta o subliminalmente, a favor del candidato radical, para poder terminar de una vez por todas con el único que hasta el momento los lleva a polarizar la elección y que se vislumbra como la exclusiva alternativa real al otra cantado ganador de las PASO, Daniel Scioli. Este último, que ya ganó por adelantado al no ir a internas, tiene el escollo de tener que soportar que habiendo ganado Sanz en la interna de Cambiemos en Agosto, y al existir un acuerdo por parte de esta “Alianza” de Macri, Sanz y Carrió de que quien gana en las primarias imposibilita a los vencidos a ir a las elecciones generales de octubre como candidato, el caudal de votos que sume no logre erigirlo en triunfador hecho y derecho en primera vuelta, debiendo soportar la posibilidad tan temida que la historia se repita y puestos a elegir los argentinos como en el 83´ con Alfonsín y Lúder y en el 99´con Alianza versus el fin de la “pizza con champán”, ese famoso 60% del electorado que dicen los encuestadores serios, que más que ser antikercheristas acérrimos lo que quiere es un cambio, opten por Sanz, un político de raza, un especie de simbiosis entre Alfonsín y De la Rúa, o lo que es mejor un radical de pura cepa, moderado, mezcla de la “renovación y la causa nacional” con toques de frondicismo y algunas pinceladas de conservadurismo, seduzca a esa tajada de la población que pide o mejor dicho que los bocones de urna de turno dicen que pide cambio.

Luego, ¿le convendría a largo plazo al FPV “jugar” a que Macri pierda apoyando desapasionadamente a un Frankestein capaz de devorarlos y truncará aunque sea por un tiempo sus sueños de continuidad? ¿Será entonces que Macri es la verdadera alternativa a ellos y por tanto de no eliminarlo ahora inflando a un competidor de su “Alianza” con el fin de destruir el último movimiento político que se pudo construir como alternativa al peronismo, luego de que la patilla mayor del continente americano se decidera por dar el golpe final a su verdadera oposición entonces, la UCEDÉ de Alsogaray incluida su juventud estudiantil de UPAU hoy “militante” y el conservadurismo residual de la Argentina? ¿Será esta la hora de la venganza de los radicales puros con sus ex socios frepasistas, hoy oficialismo tardío?

Entonces, yo me pregunto, ¿y si la segunda vuelta es a la vieja usanza democrática radicales y peronistas?

Así las cosas, este posible escenario nos enseñaría que los argentinos no hemos aprendido nada. 

Jorge de la Reta

Opiniones (1)
15 de diciembre de 2017 | 23:51
2
ERROR
15 de diciembre de 2017 | 23:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Sr. De la Reta: La sola mención de que tenemos que aprender algo en su opinión, demuestra cabalmente que no se siente intelectualmente capacitado para decidir por sí solo nada y que supone que todo el mundo está igual de incapacitado que ud.. Nadie tiene nada que enseñarle a nadie y nadie tiene nada que aprender de nadie. Arrogarse en una opinión la ostentosa tarea de que los argentinos deben aprender (no se qué de quién), habla solo de lo mal que ud. la está pasando con su cerebro y de lo poco que lo está haciendo trabajar, pero no por eso debe trasladar su inoperancia cerebral al resto de "los argentinos". Quedese tranquilo que los argentinos saben muy bien lo que tienen que hacer y siempre han hecho lo mejor, aún cuando a ud. no le guste lo que hicieron. Es su problema, no de los argentinos.
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho