opinión

Un ejercicio de crispación

Cuando el Estado se hace presente, suele ocurrir un estado de ebullición permanente.

Un ejercicio de crispación

Cuando el Estado se hace presente durante tanto tiempo, amparando derechos, otorgándolos, generando espacios para la aparición de otros, abriendo el juego de la palabra para que se suelten los miedos de los que no fueron correspondidos, preservando matrices culturales, fomentando el uso de espacios antes vedados para las mayorías, mejorando la calidad de vida, o creando las condiciones para hacer posible esas mejoras; suele ocurrir un estado de ebullición permanente. Más disputas. Más voces encontradas, mayor participación de los contrarios. Nuevos enfrentamientos entre sectores sociales.

Es lo que algunos denominan crispación, peyorativamente, como si la crispación fuera un postura personal de unos gobernantes dados a la batalla de sembrar antagonismos entre partes otrora amigables y entregadas a la magia de los consensos, hechos de buenas intenciones. Por supuesto que el tono de los discursos, la apelación a las acciones en el plano del lenguaje, juegan y ponen pesos en la balanza para la creación de otras conciencias. De más está decir que las palabras nunca fueron neutrales y que la crispación puede ser generada pronunciando la palabra “paz” o declarando un Estado de Sitio.

O no huelga decirlo. Mejor reiterarlo. La vida crispada ha sido y será una constante hasta en los estanques japoneses. Es que el temor a los cambios genera nostalgia de tiempos memorables, como si esos tiempos memorables no hubieran sido atravesados por la crispación de los cambios de época, revuelto gramajo, pan y cebolla, té de yerba con pan amasado y fritangas. Bien. No sé si me explico, espero hacerlo una vez más, aun sabiendo que, desde el vamos, invitar a pensar sea en vano en medio de las tecnologías diarreicas, las noticias que caen de los aviones caza y explotan levantando un polvo catártico, que no deja pensar demasiado en nada más que poder respirar de nuevo hasta que caiga la próxima. No importa. Pensar siempre será una posibilidad. Aun en medio de una vida de reacciones póstumas.

Tengo las manos heladas. Cada tanto paro de escribir y me las froto, activo la circulación y vuelvo. Pienso: esperar es la maldición de un pueblo. A la vez voy por lo contrario: accionar todo el tiempo, también. Tal vez esos extremos, esperar o accionar, todo el tiempo, sean la forma maníaca en que nos movemos por estos años. Subir y bajar, euforia y depresión. Periodos de adrenalina y de soporífera angustia. Abstinencia y gula. Nos empastillamoscon los medios de comunicación, digo mejor, con las noticias. Y vamos tirando. Hemos inventados cientos de nuevas patologías que aún no tienen nombre. Sí, no es al revés. Primero sucede y luego nominamos. Así funciona la ciencia, el arte y la política.

Un ejemplo: (piense lector y complete el espacio en blanco)

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..................

El pasado pasó…hace rato, y el futuro tardó demasiado. Pierdan el tiempo. No se hagan tiempo. Piérdanlo. Esta ecuación: mirarse hacia atrás diez años. Seguir una línea de puntos, o una serie de tiempo, y destacar lo hecho, lo más relevante. Lo adquirido y lo perdido. Lo que dejamos, lo que encontramos. El movimiento constante de ese cambio.

Una imagen para pensar: alzar una pecera y moverla fuerte por un rato. Des-ubicarse. Meter la cabeza y cazar al pez naranja. Bien. Ya no es naranja. ¿Vieron? Ahora es celeste y blanco. Y es inalcanzable. Vayan por otro. Uno amarillo. Bien…ahí lo tienen, entre sus dientes. Pueden apretar y luego tragar, o tragar directamente. Ustedes vean.

Opiniones (9)
17 de octubre de 2017 | 10:26
10
ERROR
17 de octubre de 2017 | 10:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Gracias por las defensas. Dejen a klavier1970 que construya en un terreno con capa freática alta y no entienda nivelar para arriba (rellenar las partes bajas, si querés te hago un dibujito) y viva en lodo. Padilla es excelente escribiendo, no comparto su visión de como estamos. Tantos planes, tantos subsidios y que el mayor empleador sea el Estado, es un claro síntoma de que las cosas no están bien. Si las cosas andan bien no necesitás saturar de publicidad el canal estatal para convencer de que estás bien, se nota.
    9
  2. Este Gobierno no ha hecho más que ser una máquina de multiplicar al lumpemproletariado (para qué explicarle a Padilla, si creo que ese concepto básico lo maneja), sector necesario para gobernar gracias a la descomposición social. Por eso, el horizonte es el plan social, para tenerlos cautivos y a sus pies, porque de generar empleo, nada... Más de diez años, y el lumpemproletariado crece...
    8
  3. melissa_suri:klavier1970 es el típico producto de nivelar para abajo,pero con el pobre y cascoteado cerebro que tiene,es difícil que lo entienda ya que de pedo,sabe hacer una O con un vaso y eso después de sucesivas pruebas y errores
    7
  4. klavier197020, nivelar para arriba.. en serio no sabés que significa????... por ejemplo en una escuela se nivela para arriba cuando los alumnos alcanzan las mejores notas en base a sus conocimientos... quedarían todos en el mismo nivel.. nivelados.. pero arriba... con conocimientos, con mente para discernir y entender por ejemplo lo que es nivelar para arriba. Eso sería. Pero bue, que se puede esperar de un peronista crispado. Se nota que nivelaste para abajo...
    6
  5. Un cerebro liso dice por allá abajo... "Gobierno mediocre que nivela hacia abajo". ¿Se pude nivelar para arriba? ¿Abajo de que, del que escribió la frase típica de un pigmeo mental que no sabe desde que lugar habla? Brillante la nota!!
    5
  6. Empezamos, continuamos y terminamos la notita de la semana por la cual junto unos pesitos, insistiendo en los sofismas y pelotudeces que escribimos ya casi de memoria. Esto es Padilla. Ahora una nueva: la crispación es LA forma de llevar adelante un país. Desgraciadamente solo hay dos ejemplos anteriores que hicieron de esto su signo y ambos terminaron (gracias a dios que terminaron), muy mal. El primero de la edad contemporánea fue Hitler y su país concluyó destrozado literalmente, y la gente que lo apoyaba, de un día para el otro o se fugaba o era juzgada o se daba vuelta. El otro ejemplo es nuestro. Y data de 1973, producido por la dualidad derecha-izquierda o si se quiere Perón - Cámpora, y sirvió solo para descubrir la inmensa contradicción que todavía ese pseudo "movimiento" nos plantea y que en realidad es el sofisma en el cual se asienta don Padilla para confundir a la gente. Un líder surgido de un golpe militar (tan ignorado este hecho como ponderado cuando hay que "poner orden"), contra su propio delegado (a propósito nunca mas aplicable la palabrita ante ejemplos como Scioli o Perez), que sustenta una "supuesta" izquierda interna. Y fue tanta la crispación que Padilla defiende que terminó "empezando" con cientos de muertos en Ezeiza (y todo entre ellos, el movimiento), y terminó "terminando" con 8.000 (según Conadep) o 30.000 según otros, desaparecidos. Esos son los antecedentes de la "esperanzadora" crispación a cargo del Estado presente en perseguir, callar, nombrar, encarcelar o suicidar a los anti crispadores, como los varios ejemplos que tenemos en nuestro país. Yo apuesto a la anticrispación, pero si al disenso, si al consenso, si al adversario no al enemigo. Pero Su gobierno se opone. Férreamente. Y bueno, así vamos.
    4
  7. Como decíamos ayer.............................. CRISTINA EN SU LABERINTO Tema recurrente de las letras y de la mitología, el símbolo del laberinto ha sido utilizado en diversidad de ocasiones para designar aquella geografía o aquella condición espiritual de la que ya no es posible salir. El laberinto confunde, enreda, atrapa y enloquece. Sólo los héroes como Teseo volvían ilesos de aquél, tras cumplir su cometido. Sólo los poetas sabían que su salida segura estaba hacia lo Alto, quebrando verticalmente la tortuosa horizontalidad de los recovecos infintos. Vacía de toda heroicidad, y maldecida por un prosaísmo atroz que la insta a volar como los pollos, Cristina Kirchner está atrapada en un laberinto mortal. Quiere ser feminista, y es la fregona cansina de un marido déspota. Quiere ser culta, y no cesa de pronunciar sandeces, entremezcladas con el ridículo y últimamente con lo procaz. Quiere enrolarse en la defensa de los excluidos, y es la primera devota del culto a Mammón. Quiere posar de progresista, y el servilismo a la banca mundial le signa cada uno de sus galliformes pasos. Quiere ser recordada por su elocuencia, y un imitador verista deja al desnudo que donde ella dice oratoria no hay sino histeria e ignorancia abisal. Quiere ser la esposa de un militante épico, y se exhibe degradada con el nombre del personaje frívolo de una historieta ramplona, que bien podría llamarse ?según aguda sugerencia de un amigo cordobés? Kirchner, el DeshoNéstor. Quiere presentarse dominante y segura, pero los hechos dejan ver los hilos trágicos que mueven la marioneta a discreción. Quiere ser la responsable de un país en serio, pero la traiciona su delirio, expuesto en cada soflama gritona, en cada mueca rencorosa, en cada exabrupto hostil. Quiere ser simpática o popular, y la sobrepasa la acrimonia sumada a una vulgaridad asfixiante. Quiere ser didáctica y académica, pero sus furcios delatan su pavorosa insolvencia intelectual y lingüística. Y al fin, quiere ser joven y hermosa, pero apenas si es decorativa, acaso como una naturaleza muerta pintada por mano sulpiciana. Imposible ocultar por más tiempo que la sociedad entera da por sentado que quien la conduce delira, envuelta en un torbellino de soberbias, amenazas y venganzas sin fin. Del mismo laberinto participan sus seguidores incondicionales, ora procedan del hurto sindical, de las bandas terroristas o del universo delictivo de los negocios turbios. ¿Qué otra cosa sino un alucinante laberinto habitan aquellos que braman contra la oligarquía blanca y se enrolan tras el proyecto de dos cazafortunas insaciables? ¿O aquellos otros que señalan las corrupciones del orbe político entero, y sus referentes se llaman Ricardo Jaime, Guillermo Moreno, Felisa Miceli, Aníbal Fernández o Julio De Vido? ¿En qué otra sentina sino en la del laberinto oficial están presas las Madres y Abuelas, que han negociado ?la sangre derramada? por el suculento plato de lentejas de las indemnizaciones y subsidios kirchneristas? ¿O acaso la Revolución consistía ?ahora lo sabemos? en millones de dólares para el bolsillo del amo, apareamiento de maricas, deshauciados juntando cartones en la calle, inseguridad a toda hora y en todo sitio, y la náusea contracultural enseñoreándose sobre el país entero? Laberinto de odio, de enconamiento y malquerencia: allí están definitivamente atrapados. Se ha cumplido con creces la sentencia soñada: Seremos como el Che. Por cierto que lo son. Ateos, apátridas, amorales, asesinos y angurrientos. Las cinco ?a? para quienes se quejaron de la triple y escalofriante vocal. El finado Borges ?imposible no mentarlo si de laberintos hablamos? supo marcar a fuego la catástrofe de los enterrados vivos en laberintos sin esperanza. ?No habrá una puerta. Estás adentro? No esperes que el rigor de tu camino, que tercamente se bifurca en otro, tendrá fin? Es de hierro tu destino como tu juez? Nada esperes. Ni siquiera en el negro crepúsculo, la fiera?. Tal el destino ineluctable de Cristina y de su séquito de hampones. Han construido su propia cárcel de codicia, de mugre, de torpor, de vanidades. Ni el Minotauro les dará el consuelo de una embestida final y fatal. Vagarán perdidos, despreciados y odiados por los hombres genuinamente libres de esta tierra, que si no tienen pan tienen honor. Un honor que no se subasta en la timba perdularia de Balcarce 50. Nosotros, que no tenemos poder alguno ?ni el de la usura, ni el de la fuerza, ni el de los mandos políticos? tenemos algo más valioso que, a la postre, nos vuelve victoriosos aún en la derrota. Nosotros somos espiritualmente libres y no hemos traicionado la suprema coherencia. Le preguntamos al Señor de la Historia cómo salir de la noche doliente. ?Y respondió: «en su noche toda mañana estriba: de todo laberinto se sale por arriba»?.
    3
  8. Gobierno mediocre que nivela hacia abajo. Sacar y repartir, vieja fórmula peronista. De generar, nada. El Kirchnerismo se alimenta del hambre de los que menos tiene, y para eso, necesita que los pobres se multipliquen y existan siempre. Cómplices HDP.
    2
  9. "Más voces encontradas, mayor participación de los contrarios. Nuevos enfrentamientos entre sectores sociales." Excelente frase PADILLA. Diría el PAPA FRANCISCO "HAGAN LIO". (Leer lo que dijo y entender lo que quiso decir)
    1
En Imágenes
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
11 de Octubre de 2017
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes