opinión

La semana que vivimos en peligro

Grecia y China amenazaban al mundo, pero ocurrió todo lo contrario.

La semana que vivimos en peligro

Mientras la Argentina transita alegremente por su estanflación, la economía mundial tuvo esta semana un par de peligros importantes, los cuales parecen haber quedado conjurados por el momento. Uno vino de Grecia y el otro de China.

Grecia arrancó la semana como un cuco pero terminó casi como un corderito. El domingo, el 61,3% votó por el “No” a las propuestas de ajuste (u orden de las cuentas) de la Comisión Europea, el FMI y el Banco Central Europeo. Cuando todos temían una salida del euro o un efecto cascada en los otros países en crisis, el mismo primer ministro que promovió el “No” (Alexis Tsipras) propuso al Parlamento un plan que se parece al que había sido derrotado en el referendo. Y se lo aprobaron, por lo cual ahora todos están optimistas.

El plan es tan polémico que hasta Tsipras tuvo que aclarar que “no he vendido a los griegos”. Ya se verá. Lo cierto es que después de tanta verba inflamada ahora aumentará el IVA a las sociedades, las compañías marítimas y la industria del lujo (del 26 al 28%), hará privatizaciones (todavía no están muy claras) y recortará 100 millones de euros en gastos militares este año y 200 millones en 2016. En total, recortes por 13.000 millones de euros en tres años, a cambio de una reestructuración de la deuda por parte de la “troika” financiera que le pedía ajustes parecidos.

No se sabe si Tsipras leyó a Confucio, pero puede que esté sintiendo algo de lo que advertía el filósofo: “Es más fácil subirse a un tigre que bajarse de él”.

En China no andamos con vueltas

El otro peligro de esta semana vino de la Bolsa de Shanghai, aunque acá estemos tan lejos que recién nos dimos cuenta cuando el problema estaba bastante avanzado. En las últimas semanas había entrado en una espiral descendente (especulación bursátil clásica) y este miércoles tuvo su pico negativo, cuando acumuló 29% de pérdidas en 20 días. Y ahí se demostró que en China no andamos con vueltas a la hora de tomar medidas.

El gobierno comunista de partido único concluyó que lo mejor para salvar a la Bolsa era prohibir la venta de acciones por un tiempo. Y lo hizo de un sablazo: prohibió que los poseedores de más del 5% de acciones de cualquier empresa las puedan vender en los próximos seis meses. Así de simple. Como ahora casi nadie puede vender, se acabó el pánico. Y el jueves la Bolsa subió el 5,9% y el viernes el 5,8%. Los chinos saben cómo proteger al capitalismo.

Los diarios financieros del viernes a la tarde eran una divinura: todas las bolsas en alza gracias a China, y Grecia a punto de un acuerdo porque su primer ministro va a hacer lo que prometía que no iba a hacer. Fue una semana que vivimos en peligro, pero que terminó habilitando un week end tranquilo y un lunes con menos nervios a la hora de apertura de los mercados. 

Mauricio Llaver

Opiniones (1)
26 de septiembre de 2017 | 05:22
2
ERROR
26 de septiembre de 2017 | 05:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Buenisima la columna impecable como muchas veces sin excesos verbales ni ideológicos muy buena Mauricio
    1
En Imágenes
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'
20 de Septiembre de 2017
Finalistas del concurso 'El fotógrafo del año de la naturaleza salvaje'