opinión

"Locos sueltos en el zoo", ¿qué hizo el cine para merecer esta bazofia?

Este robo disfrazado de película es puro descuido y maltrato al espectador. Ni siquiera la nobleza de los animales salva a esta porquería de la debacle.

Locos sueltos en el zoo, ¿qué hizo el cine para merecer esta bazofia?

Locos sueltos en el zoo constituye otro penoso eslabón en la cadena de productos basura que entrega año a año el cine nacional en vacaciones de invierno. Sin embargo, el flamante fracaso comercial de Socios por accidente 2 indica, y roguemos que así sea, que el público argentino está despertando y comienza a poner resistencia a este tipo de robos disfrazados de películas.

La excusa argumental del nuevo embutido de Argentina Sono Film es mínima, y la torpeza con el que está manufacturado es extrema. Hay un zoológico con animales parlanchines, y un guardián (Alberto Fernández de Rosa) que es el único que conoce ese extraño don de las simpáticas criaturitas. Un poco más tarde, un villano (desatinado e inverosímil Matías Alé), se interesará en el gran orangután y contratará a dos detectives (insufribles Pachu Peña y Alvaro Navia), para concretar un secuestro y luego vender al simio en Las Vegas. En el medio, se sumará una galería de personajes que aportan la nada misma. Chicas pulposas (Karina Jelinek y Mariana Antoniale), un esqueleto seudo sexy (Luciana Salazar), y actores con oficio haciendo el ridículo por enésima vez (Emilio Disi, Fabián Gianola y Gladys Florimonte). El estofado agrega el innecesario debut cinematográfico de Marley, y el esfuerzo de Nazareno Móttola en algunos gags físicos y acrobáticos.

Desde el punto de partida, la torpeza de ubicar la acción en un recinto tan discutido y obsoleto como el de un zoológico, habla de la falta de tino y conciencia por parte de los hacedores de esta burrada. De hecho, a nivel mediático la película cobró mayor cobertura por la protesta de grupos de defensores de los derechos de los animales, que por sus nulos méritos propios.

Locos sueltos en el zoo

Está claro que nadie va a pedir profundidad conceptual en un producto como Locos sueltos en el zoo, pero al menos dignidad a la hora de entretener al público durante una hora y media que se estira hasta la eternidad. Si vieron el trailer de esta bazofia, ya tendrán una idea de los niveles de descuido técnico y maltrato hacia el espectador, pero atravesar la película completa es una verdadera tortura. A esta altura del partido, y con algún antecedente estimulante estrenado en vacaciones de invierno como Metegol, resulta extraña la supervivencia en el tiempo de un tipo de estafa que encontró su apogeo en los tiempos de la dictadura. A su vez, resulta insólito el aporte de empresas como Buena Vista y Telefe, que generalmente patrocinan producciones más esmeradas.

Como amante del cine bizarro, esperaba que Locos sueltos en el zoo destile algo de ese placer grotesco tan característico en el universo del cine berreta. Pero ni siquiera le da para ese propósito. Esta desganada propuesta de anti entretenimiento saquea elementos de éxitos internacionales como El guardián del zoológico, Una noche en el museo y Doctor Doolittle; y no es capaz de aportar una pizca de gracia a su descarada operación de choreo. Ni la nobleza de los animales salva a esta porquería de la debacle. La torpeza de los doblajes de sus voces, con retoques digitales dignos de un aprendiz, o simplemente insertando los diálogos mientras mastican, es de una precariedad vergonzosa. Resulta llamativo que el director debutante de este despropósito, Luis Barros, haya estado antes involucrado como montajista en películas comerciales de calidad aceptable como El misterio de la felicidad, Música en espera y La suerte en tus manos.

Muchos podrán decir que esta propuesta es tan mala como cualquier comedia teatral que se estrena en vacaciones de verano en Mar del Plata o Carlos Paz, y es muy posible que así sea. Pero en las oportunistas producciones veraniegas, el público tiene la chance de ver a sus ídolos de la tele en vivo, y con suerte conseguir algún autógrafo en el tumulto a la salida de la función. Locos sueltos en el zoo sólo produce una sensación de saqueo, de plata y tiempo tirados a la basura. Después de la proyección, el nudo en el estómago y la angustia existencial frente a tan reconcentrado ataque a la sensibilidad, superan al más espeso drama de Ingmar Bergman.

Locos sueltos en el zoo / Argentina / 2015 / Dirección: Luis Barros / Con: Emilio Disi, Fabián Gianola, Matías Alé, Alberto Fernández de Rosa, Gladys Florimonte, Karina Jelinek, Mariana Antoniale, Pachu Peña, Alvaro Navia, Marley / Apta todo público / 85 minutos.

Opiniones (9)
21 de agosto de 2017 | 11:27
10
ERROR
21 de agosto de 2017 | 11:27
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Laureano Manson, te admiro por ser capaz de pasar el trailer y llegar a ver esta película! Hay que ser valiente por más periodista que seas, jeje.
    9
  2. No me interesa este tipo de peliculas pero ahora digo, que te hicieron flaco para poner "¿qué hizo el cine para merecer esta bazofia?". Como todo en la vida son distintos puntos de vista y el tuyo me parece bastante mala leche.
    8
  3. ESTA VEZ ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO CON VOS MANSON .UNA BAZOFIA TOTAL.
    7
  4. hablemos sin saber ...
    6
  5. Hola el ojo del alcón. El gobierno nacional no le da un subsidio al INCAA (Instituto Nacional de Cine y Artes Visuales), el INCAA se financia con una parte de lo recaudado por la venta de entradas en los cines y con recursos asignados en el Presupuesto Nacional. Es el INCAA el que otorga subsidios para financiar parte del costo de producción de los filmes de origen nacional. En este caso que a usted le preocupa, no, el INCAA no subsidió este producto. El dinero lo aportaron Disney y Telefé. Atentos saludos.
    5
  6. Se puede ver a la legua que los animales tuvieron la deferencia de ensayar, y me refiero a los cuadrúpedos... A los otros, a los que de pedo caminan en dos patas también podrían haberles aplicado doblaje... Patéticos!
    4
  7. UNA PREGUNTA MUY INTERESANTE. ¿ COMO SE FINANCIÓ EL FIMS?, ¿ NO QUIERO PENSAR QUE SE HIZO CON EL SUBSIDIO QUE DA EL KIRCHNERISMO AL I.N.C.A.C. PARA PROMOCIONAR EL ARTE?????????
    3
  8. no solamente se le roba al espectador con estas peliculas, sino con programas de television como los de Tinelli donde se basa todo en el chusmerio barato, como sociedad maltratamos a la cultura de esfuerzo y al estudio y veneramos estos tipos que solo inyectan basura rancia en la sociedad y aportan a hacer cada vez una argentina carente de valores eticos y morales, entendiendo a la moralidad como la estimulacion a valores como la solidaridad, la cultura del esfuerzo, el premio al estudio y a la superacion de las personas.
    2
  9. El cine Argentino ha avanzado mucho en muchos géneros, incluso el de terror. Pero si hay uno en el que todavía estamos en la década de los 70 o anterior es en el cine de humor. Realmente no se a quienes hacen reír con esos chistes típicos del cine mudo barato. Es lamentable que tengamos que elegir entre "Locos sueltos en el Zoo", y "Socios por accidente 2"..., lamentable.
    1
En Imágenes