opinión

Bajemos los decibeles, no seamos estúpidos

La rivalidad con Chile ha excedido los límites del folclore, bajo argumentos que nada tienen que ver con el deporte más lindo del planeta.

Bajemos los decibeles, no seamos estúpidos

La Selección vuelve a jugar la final de la Copa América después de ocho años y enfrente tendrá a un rival que muchos consideran clásico, pero más por cuestiones externas a lo deportivo que por lo que ha ocurrido históricamente en el campo de juego.

Hablando de fútbol, a nivel selecciones Chile no cuenta con ningún título y, en competencias oficiales, registra una sola victoria sobre Argentina en toda la historia.

Pero por motivos que exceden al fútbol, la rivalidad entre argentinos y chilenos en las últimas semanas se ha tornado agresiva, apelando a golpes bajos entre dos pueblos que vieron nacer su libertad al unísono, gracias a hombres como José de San Martín y Bernardo O'Higgins, quienes soñaban con una Latinoamérica unida.

Argentinos en shopping Chile

El argumento argentino “anti Chile” es casi unánime: “Nos entregaron en la guerra de Malvinas”. Hilarante. Por donde se lo mire. Juzgar a todo el pueblo chileno por la decisión de uno de los peores asesinos de la historia de Sudamérica es, cuanto menos, una injusticia.

Y ahí estamos copando las calles y los centros comerciales de Chile, cantando con alegría que se los trague el mar.

Malvinas cargadas chilenas

Por otra parte, y en la misma línea, mientras un grupo de hinchas se acercó a brindar apoyo a La Roja para obtener su primer título, algunos sostenían pancartas con mensajes alusivos a la derrota en la Guerra de Malvinas. ¿Para qué? Para provocar. Por creerse más vivos. Nada más.

La vida me dio la posibilidad de visitar varios países y en muy pocos me han tratado con tanta amabilidad como en Chile. La hospitalidad del pueblo chileno es envidiable en todos los aspectos, por eso me cuesta entender tanta bronca. No la comparto. La rechazo con ahínco.

Es un partido de fútbol, ni más ni menos. Sin subestimarlo, pero sin sobredimensionarlo. Celebro el folclore, celebro las chicanas y la rivalidad bien entendida. Quiero ganarle a Chile. Que Messi la rompa y, si es posible, que termine 5 a 0 en favor de Argentina, pero debemos bajar los decibeles porque la violencia está a flor de piel y, aunque sólo sea verbal, no nos lleva a ningún lado. Jamás lo hizo.

Jamás lo hará.


Opiniones (8)
21 de agosto de 2017 | 07:22
9
ERROR
21 de agosto de 2017 | 07:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Esta "guerra ideológica" la inventaron los gobiernos de facto de nuestros respectivos países, para que pusiéramos el foco en los chilenos en lugar de mirar a nuestros gobiernos. Es para la gilada! ¡Viva Argentina!
    8
  2. Son el país mas traidor en la faz de la tierra, acomplejados, y que se los trague el mar, que seguro que vomita.
    7
  3. Excelente apreciación que es compartida por cualquier argentino y cualquier chileno con dos dedos de frente.
    6
  4. Es como dice Ecológicos: la sociedad toda está embriagada de violencia. Se ve en un clásico internacional dónde se insultan y golpean como se ve en un foro de opinión de un diario dónde gente entra a insultar o descalificar al que opina distinto. Se ve entre dos naciones por un pedazo de tierra y se ve en dos puntas opuestas del mundo por una ideología religiosa distinta. Estamos enfermos de violencia, si Sr.
    5
  5. la humanidad está enferma de violencia y lo expresa en todos los rincones del planeta
    4
  6. Felicitaciones por la nota, muy acertadas tus opiniones, ojala sean muchos los que la lean especialmente los que no se dan cuenta que los 180° son iguales a los 360°
    3
  7. Muy bueno, pibe!!! Ojalà mo hayan graves depelotes, para que bajemos los decibeles...
    2
  8. Hay heridas que son dificiles de sicatrizar, pero el único que hace justicia es Dios que fuete de toda la razón y es la que tenemos propulsar de una ves por todas ya que no podemos caer en la barbarie por la sinrazon, las historias de muertes de ambos países es nefasta como así tambien del mundo entero que nos esta llevándo ha caminos que no tienen retornos y el cual el peso de la historia nis juszgara eternamente , los pueblos americanos estamos entrelazados por historias similares desde la conquista, por eso seamos inteligentes en poder unirnos con la razon , para no ser avasallados por mentes que solamente buscan el enfrentamiento para mantener sus negocios y que alfin y al cabo siempre son genocidas
    1