opinión

Alumnos, docentes y padres: convivir en un sistema educativo agotado

El director del Observatorio de la Convivencia Escolar de la UCA, reflexiona sobre las aulas de hoy. Expone en el Pre Foro educativo.

Alumnos, docentes y padres: convivir en un sistema educativo agotado

  Finalizamos el mes de junio con una serie de situaciones que ponen nuevamente a la escuela y sus protagonistas en boca de todos. Muchos son los que opinan sobre la escuela y los fenómenos que se producen en ella, aunque finalmente son pocos los que se comprometen seriamente en buscar soluciones adecuadas y duraderas. Opiniones, catársis y pocas ideas. 

Alumnos, docentes y padres, hoy evidencian un marcado desencuentro en aquel ámbito que debería ser de orden y estudio, o mejor aún, una escuela donde se pueda brindar educación de calidad en un clima de bienestar general. 

Estudiantes contra estudiantes, padres contra docentes, docentes contra alumnos, por simplificar conflictos, indisciplinas y violencias que se experimentan en las instituciones educativas, y que en algunas comunicades se corre el riesgo de naturalizar, justificar o esconder, favoreciendo que la atmósfera de todos sea irrespirable. 

¿Qué reconocemos? Que los chicos no estudian ni les interesa lo que los docentes tienen que decirles, en una escuela a la que sienten lejana de sus intereses; que los docentes se sienten frustrados, cansados y maltratados por el resto de la sociedad, especialmente por los padres, quienes son percibidos en muchas oportunidades como cómplices obedientes que reniegan su autoridad educativa y además boicotean la del docente. Vemos también fracaso, ya que los chicos de 15 años frente a sus iguales del resto del mundo y de otros países de la región no muestran haber aprendido lo suficiente.

Pero este breve diagnóstico que puede gozar de cierto consenso, es sólo parte de otros síntomas de una escuela, de un sistema educativo agotado, que por forzarlo a que funcione finalmente enferma a todos. 

Apremia redefinir el rol educador de padres y docentes en un nuevo entorno tecnológico y comunicativo. Podremos asignarle a la educación distintos papeles, o continuar discutiendo acerca de las responsabilidades de las diversas instituciones educadoras, comenzando por la familia, pero de lo que no debemos dudar, es acerca de la guía que necesitan los chicos para que sean capaces a través de la emoción generar la reflexión, que el pensamiento concreto los lleve al abstracto, y que a la expectativa del placer se admita la necesidad del esfuerzo. No será con la tecnología, sino a través de las palabras y en la elaboración de los mensajes donde habrá que buscar la emoción, el encuentro y el bienestar de todos. 

Educar es un proceso de cambio en el encuentro, en la convivencia de todos aquellos que quedan involucrados en esa tarea tan compleja y comprometedora de preservar la cultura y con ella la humanidad. Pero si queremos que los niños crezcan libres en el respeto por sí mismos y con conciencia social, debemos convivir con ellos estimándolos y dejar de repetir con hipocresía que estos niños “son el futuro”. 

Observemos la conducta diaria de ciudadanos intolerantes; la descalificación y la burla anónima de aquellos que aprovechan el anonimato que permiten los medios digitales. Reconozcamos que nos estamos habituando a tratarnos mal y a no aceptar, no sólo la opinión distinta, sino que también rechazamos al otro que no piensa como nosotros. Y los chicos nos ven, aprenden, repiten y les reprochamos. 

La respuesta es sin dudas educativa y tan compleja que precisa ser también apoyada por servicios de salud, desarrollo humano, justicia y seguridad. Un reto posible que se encuentra en manos de los adultos, quienes debemos necesariamente conciliar y asumir cada uno su parte, en ese trabajoso arte de cuidar y dar forma al otro

Opiniones (8)
20 de octubre de 2017 | 02:26
9
ERROR
20 de octubre de 2017 | 02:26
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ¿Así es que soy ingeniero? ¡Que interesante! ¿Así es que soy el loquito del barrio? ¡Mira tu! ¿Que soy envidioso? ¿Ni idea de cómo siento y menos de maltratador! Si es que me conoces, ¿a quién envidio? si no necesito nada? ¡A quién maltrato? A ud.? Si me conociera mínimamente, sabría que no conozco la envidia, ni el cinismo y mucho menos el maltrato.- A menos que confundas los términos y pretendas que cualquiera por la vida, te lleve por delante y te bajes los pantalones por temor. Gaviota... no llega ni a carancho, menos azul.- Lo que sucede médico, es que si cree que por serlo es Dios, se equivoca, sólo sabe algo de física y química, y no todo, por lo que (dura) es demasiado generosa la apreciación.- Es más, cuando dije blandas, lo hice irónicamente, porque éste se dirige a la comunidad, como el gran sabedor y lo único que hace bien, es sobrevivir a costa de los demás, que creen necesitarlo, porque de ello él los convence.- No sea carancho y saque conclusiones de los comentarios que hago, ya que no diferencia comida de basura.- Si cree conocerme, dígame ¿qué significa?: "Haga de cuenta que bajó el cordón y pasaba un colectivo".-
    8
  2. Por supuesto jcglsl que las de Santander como muchos otros psicólogos y psicopedagogos son carreras blandas y la mía (medicina) o la tuya (ingeniería) son las duras. ¿Y eso qué? Estas personas cuando opinan lo hacen desde la experiencia y a vos te conocemos los vecinos como el "loquito del bario": envidioso y maltratador. Tomate la pastillita y deja hacer el bien a los demás.
    7
  3. Mucha palabra y más palabra, pero a la hora de acordarnos, usted siempre estuvo aconsejando sobre lo mismo y como buen político, es el único que sigue flotando. La educación es su negocio, ¡no que la educación mejore!.- Siempre lo vemos aconsejando y palabreando, pero a la hora de la verdad... como estas palabras de ahora, no dicen nada. A lo sumo, que las escribe para criticar a los que lo criticamos. Muy pobre de realizaciones, pero sigue flotando.- Por algo estas carreras son denominadas "blandas".-
    6
  4. Al alumno hay que enamorarlo, seducirlo, implicarlo en la búsqueda del conocimiento, hacerlo desear conocer más y nada de eso es posible con el diseño edilicio que tenemos, con las formalidades impuestas al sistema, con las personas alejadas completamente de la realidad tecnológica en la que se vive, con la LENTITUD de los resultados ante la velocidad conque los chicos encuentran lo que quieren. NO SIRVEN MÁS LOS MÉTODOS que se han estado utilizando y mucho menos las personas que los aplican creyendo o estando convencidas que sí vale la pena insistir con ellos. Los pibes hoy en día necesitan VELOCIDAD, INGENIO, INTREPIDEZ y quien no se los entregue no gozará jamás del respeto de ellos porque todo eso lo encuentran en otro lado que no es la escuela, por lo tanto la escuela los fastidia, los molesta, los retrasa, los frena en su búsqueda del conocimiento, que, valga la paradoja, no lo otorga ni la escuela actual ni los profesores anticuados que en ellas deambulan. Los pibes no son burros o vagos, sólo que no encuentran quien vaya a la misma velocidad que ellos pretenden y pueden ir. La educación los está frenando y eso los pone violentos.
    5
  5. Esas son las palabras que califican hoy a nuestra escuela: agotada y enferma. Pero podemos sanarla. Los diagnósticos son malos, pero si es el último ámbito para transmitir la cultura, por favor hagámonos cargo de nuestra adultez y pensemos en los chicos y nuestro país.
    4
  6. El tema educativo es lo mismo que la salud y la seguridad, empecemos por la educación como pretendemos tener una política educativa cuando la ley no encuadra la seguridad social laboral y la del estudiante, acá estamos hablando de un problema de cultura dentro del pueblo mendocino y de todo el país , seamos sinceros con nosotros mismos, resulta que nos fijamos en lo que pasa en el mundo , y para que yo me pregunto si no hace mucho tiempo estábamos en el segundo lugar por debajo de chile y hoy estañamos en el lugar 5, por favor estudiosos corruptos o no sedan cuenta que acá está el problema donde se perdió el respeto por el prójimo y las últimas tres generaciones están perdidas y eso está produciendo un daño gravísimo y acá lo encadeno a la salud no está pasando lo mismo y en la seguridad acaso esto no es seguridad social , y cultura que hemos perdido por saicas como el kirchnerismo fue destruyendo el sistema que nos quedaba conjuntamente con la Campara, pero amen de todo el problema está en nosotros el pueblo que permitimos que no se cumplan las leyes ni provinciales ni nacionales tenemos los reporte de los exámenes que produce PISA y figuramos entre los lugares 55 a 57 según la materia, y acá está el problema y por eso estamos contaminado de narcotráfico y un ministerio de seguridad que no cumple con sus funciones ni de seguridad ni de prevención. Claro que de vemos caviar el sistema educacional como el de salud y seguridad, deben ser promovida la cultura de prevención.
    3
  7. Que bueno que se habla de un sistema agotado! A las 11 horas pasé por la puerta de la Escuela Maza, Juan B. Justo y Martinez de Rosas, y estaba por empezar el acto del día de nuestra independencia que es el 9 de Julio. Mi primera pregunta: Porque hoy y no mañana? Estaban los niños vestidos de época, con ese orgullo de decir "Participaré en el acto". Pero grande fue mi sorpresa porque en vez de que sonara musica "acorde" al día puede ser folclore, HABIAN PUESTO UNA CANCION DE PIMPINELA QUE TRATABA DE INFIDELIDAD AL RITMO DE CUMBIA!!!!!!! Mi segunda pregunta: Porque esa música que no tiene nada que ver con la fecha? Si los maestros se tienen que esmerar en enseñar y respetar los actos para infundir el espíritu de patria y unidad que tanto necesitamos tanto a los padres como a los alumnos! Por suerte la supervisora de esa escuela es muy buena conocida mía, la pondré al tanto de lo ocurrido...
    2
  8. Asumamos que el cambio que se requiere es muy complejo y debe hacerse en muchos frentes. Las aulas y los colegios están equipados para una escuela atrasada pedagógicamente dos siglos y los presupuestos directamente no permiten equipar las aulas. Muchos docentes aportan insumos de sus propios bolsillos porque las escuelas a veces no compran cosas tan básicas como tinta para marcadores. Los docentes necesitan capacitarse en técnicas pedagógicas actuales, pero no quieren pagar por los cursos. Si se les ofrecen cursos gratuitos, no los aceptan porque necesitan el papelito para el puntaje que le otorga la Junta Calificadora. Prefieren ir a los institutos que transan con la DGE para el puntaje. La Junta Calificadora... ni hablar. Los docentes deberían entrar a la docencia POR EXAMEN, no por papelitos o certificados juntados, pero no lo van a aceptar NUNCA porque muchos de ellos no están capacitados y no aprobarían los exámenes de contenidos técnicos de la especialidad que dictan... y el estado no se va a tomar el trabajo de capacitarlos tampoco. Pone más trabas que soluciones cuando ofrece capacitación. El estado nos obliga a no poner menos de 4 y por supuesto, impide que los alumnos repitan el curso o grado, facilitando que alumnos sin conocimientos básicos pasen de grado o curso. Después se preguntan por que los algunos alumnos universitarios no tienen ni idea de ciencia básica. Me han tocado alumnos de nivel universitario que no saben sacar un simple porcentaje ni pueden convertir unidades de medida. Y son la generalidad de los casos, no las excepciones. Lo excepcional es que sepan. ¿Que más? Seguramente me olvido de muchisimas cosas, pero ya estoy cansado de hablar con incompetentes que se dicen docentes y además de eso, estan en cargos políticos tomando decisiones totalmente despegadas de la realidad. Me olvidaba decir, soy docente técnico, con 11 años de antigüedad en el Estado. y 12 años en Privado. Tengo mejor asistencia que cualquier otro docente (incluyendo mis directores). En el estado sigo siendo suplente. En Privado me titularizaron en menos de 2 años de ejercicio. Todo está mal en Educación. También está todo por hacer. Solo falta decisión.
    1
En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México