opinión

Es educación, no un partido de fútbol

Se planteó una suerte de disputa futbolística: unos Boca, otros River. Y no hay tregua.

Es educación, no un partido de fútbol

Pareciera ser que la educación entró en debate, el foco de los medios de comunicación se centró alrededor de un video subido por un estudiante en donde una docente, violenta de manera verbal a un grupo de estudiantes. Del video poco que decir, como todo video, es una muestra parcializada de una situación, es un recorte, no da cuenta de una historia, mucho menos de una práctica docente, como tampoco da cuenta de una realidad, es un video. Probablemente por detrás hay una institución vinculada que por A o B, no ha se ha hecho cargo de situaciones en donde tanto estudiantes como docentes han estado involucrados, o si se ha hecho cargo, las respuestas no han sido las acertadas. También es cierto que la resolución del conflicto alrededor de la docente y los estudiantes, corresponden al ámbito circunscripto, seguramente los elementos particulares, que por cierto desconocemos, como las acciones que se llevaran a cabo, serán el resultado del estudio del caso en su dimensión particular.

Ahora bien, la aparición del video derivó en una suerte de contienda entre los que justifican el accionar de la docente y los que la condenan, dicho de otra forma, por un lado los estudiantes son los malos, la docente la buena o viceversa. Se planteó una suerte de disputa futbolística, unos boca otros river, y no hay tregua. Sin grises, unos sostienen que es necesario volver a este tipo de prácticas docentes, básicamente porque los jóvenes se han transformado en “potenciales delincuentes” si es que no lo son ya, y es necesario volver a la ley de hierro. En este caso, la docente, actúa como víctima de una situación donde se vio claramente superada por el accionar de estos hijos del Rengo Aguilera. Por otro lado están los que condenan el accionar de la docente, por entender a los jóvenes como sujetos en un proceso de formación y esta, la docente, es quien lleva la mayor responsabilidad, no solo por ser un adulto, sino porque demás es una profesional preparada que debe resolver de otra forma estas situaciones. Lo cierto es que la discusión se disparo a partir de lo visible, y en esto todos tomaron partido, los que saben del tema y los que no, los que conocen la situación en particular y los que no, los oportunistas de siempre que osan echarle la culpa total al gobierno y los que prefieren deslindar responsabilidades, todos algo tienen para decir, opinar y sugerir. Nadie optó por el silencio, nadie prefirió mirar más allá de lo que el video muestra, nadie intentó omitir generalidades y entender que la educción impone tanto situaciones buenas como malas, nadie miró al otro para entenderlo, solo fue juzgado cual si hubiera un blanco sobre negro y nada más.

Quienes elegimos la profesión, la de ser docentes, entendemos a partir de nuestra formación, que un adolescente es un sujeto en formación, carente de elementos que le permiten discernir claramente sobre lo que se hace y lo que no se hace, es precisamente por lo que se los denomina “adolescentes”. Es en este sentido que en el marco de la situación áulica, hay un adulto que debería dar las respuestas mas adecuadas a las distintas situaciones que se le planteen. Y es en este caso, como en un montón de situaciones a lo largo de las escuelas, que la respuesta dada por la docente frente a un conflicto no fue la más adecuada. Sin embargo, esto no impone que debamos juzgar al docente en cuestión, es necesario, al menos desde quienes tenemos formación en educación, pensar mas allá del conflicto en particular. Un docente es un ser humano, con altibajos, con problemas, con situaciones que lo superan, con enojos y con alegrías, no es una máquina capaz de soportar cualquier tipo de situaciones y en la capacidad de dar respuestas a todo, puede también que se equivoque, que tenga un traspié, que no soporte y estalle frente a situaciones que lo desborden. Digo, no pretendo justificar, pero si es necesario comprender más allá de la mirada parcial, para si poder dar respuestas más adecuadas. Es también de esta forma en la que deben ser mirados los adolescentes, no como malvados incorregibles, salvo por el garrote, ni tampoco como ángeles incorruptibles de los que solo se esperan cosas buenas. No, sujetos en formación de los cuales se pueden esperar cosas muy buenas como también cosas malas, pero para la cual es necesaria la mirada del adulto que aplauda lo bueno y establezca los limites necesarios y responsables que lo construyan precisamente como sujeto.

Los procesos educativos son en si complejos, no hay una mirada total que dé respuestas a las distintas situaciones que se plateen, como tampoco es preciso dar respuestas únicas, hay un todo que requiere de miradas particulares. Desde mi perspectiva, la situación parcial que se presenta en el video en cuestión, además de la violencia explicitada, muestra claramente a un docente sin herramientas pedagógicas que den respuestas a la apatía de los estudiantes, es un desborde producto, no de la indisciplina de los estudiantes, sino de la apatía mostrada para con la materia, lo que refleja que el docente no está contando con las herramientas necesarias. Se la ve superada, la apatía la desborda ¿y no es acaso la situación a la que están expuestos muchos docentes? Probablemente si, y no es el primer desborde de un profesor, se cuentan por cientos. Ahora bien ¿Qué hacer frente a esto? ¿Qué respuesta da el sistema en su conjunto frente a la apatía? El desborde se da cuando no se encuentra salida a algo, y en esta situación particular está claro que nos se encontró otra salida.

Hace un tiempo escribía sobre lo necesario que volvía para el docente asumir un nuevo lugar en los procesos de enseñanza aprendizaje, frente al uso de las nuevas tecnologías. Hoy considero que es necesario asumir un nuevo rol en todo sentido, un rol que nos relegue al lugar de seres humanos, con limitaciones, con frustraciones, con responsabilidades pero no solo individuales, con la oportunidad de decir “no puedo, necesito ayuda”; un rol que no nos ponga como el último eslabón de un sistema que pide resultado y como el chivo expiatorio de un comunidad que no se involucra y prefiere juzgar tanto a docentes como a jóvenes, si los resultados no son los óptimos. Es necesario asumir nuevas instancias de formación que nos preparen mejor, no porque no se trabaje bien, sino porque las necesidades como los tiempos van cambiando y debemos estar a la altura.

He pretendido no caer en la mirada parcial que juzga a unos y otros, está claro que a todos nos cabe una responsabilidad. Sería bueno lograr los espacios de reflexión sobre la educación que admita los grises, que tenga la suficiente altura como para reconocer los avances en materia educativa de estos últimos años, comparado con anteriores, pero que reconozca que es necesario crear más escuelas, achicar el número de estudiantes por aula, avanzar en procesos de formación docente que logre admitir ese nuevo rol al que los tiempos nos someten. Es necesario también admitir errores por parte de los docentes, como también es necesario mirar y escuchar al otro, ese otro que está sentado en el aula apático. Probablemente la educación esté en debate, un video disparó e hizo visible la situación, ahora bien, un grito en el aula puede pasar, un desborde puede ser justificado o no, podemos incluso tomar posición si así lo creemos pertinente, lo que no podemos hacer es escaparle a la reflexión profunda sobre la educación, porque cualquier respuesta apresurada, parcial, que no admita la complejidad, seguramente pondrá, no solo una situación desacertada en un aula, sino el futuro en riesgo, que es al fin y al cabo lo que son los pibes en las aulas.

Prof. En Historia; Rodrigo Hinojosa

Opiniones (1)
20 de agosto de 2017 | 07:37
2
ERROR
20 de agosto de 2017 | 07:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. No van a discutirse seriamente los problemas de la educación mientras desde las esferas del poder consideren, todos sin excepción, que es conveniente un pueblo ignorante para poder llevarlo de las narices. Todo lo demás será imposible si esto primario no se resuelve.
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial