opinión

El avance sobre la Justicia

Al menos desde su discurso, el Gobierno nacional concibe al Poder Judicial como una organización corporativa.

El avance sobre la Justicia

 El avance oficialista sobre la Justicia y el Ministerio Público pareciera estar únicamente destinado a colocar jueces y fiscales en lugares estratégicos. A simple vista, se advierte el objetivo de obtener impunidad. Sin embargo, la tarea es demasiado complicada para llevarse a cabo en forma completa, quedando pendientes muy pocos meses para la entrega del poder por parte de Cristina Fernández de Kirchner.

El gobierno deberá enfrentar, en los próximos meses, a una gran parte de la sociedad argentina, a los restos de Justicia independiente que aún no han sido doblegados y, fundamentalmente, a la Corte Suprema de Justicia de la Nación que, en más de una oportunidad, ha frenado ciertas aberraciones institucionales, sobre todo cuando se ponía en juego su propio poder.

Por otra parte, aún cuando la totalidad de los lugares estratégicos de la Justicia y del Ministerio Público fuesen ocupados por magistrados afines al actual gobierno, nada garantiza que muchos de ellos decidan, pasadas las elecciones nacionales, olvidarse de sus vergonzosos orígenes y hacer buena letra para no ser cuestionados por un nuevo gobierno.

Al menos desde su discurso, el gobierno nacional concibe al Poder Judicial como una organización corporativa que sólo defiende los intereses de sus miembros, que es antidemocrática, destituyentey que se atreve a cuestionar la validez de decisiones dictadas por funcionarios elegidos por el pueblo.

La progresiva destrucciónde las instituciones por vía de conflictos de poderes quizá no alcance para que la Presidente y sus colaboradores obtengan su tan preciada impunidad. No, al menos, por la intervención en su favor de magistrados facciosos. Sin embargo, sí puede ser suficiente para profundizar una crisis institucional, que será presentada por el kirchnersimo como una lucha heroica del pueblo contra “las corporaciones”. Como una contienda entre facciones enemigas, donde poco o nada importa la legalidad de los medios elegidos para derrotar al oponente.

En definitiva, deberíamos pensar si esta última carga contra las instituciones, quizá la más salvaje de todas, no estará buscando generar condiciones que hagan intolerable la vida pública de los argentinos. Un contexto tal en el que muchos vean, como único camino hacia la paz cívica, la implementación de indultos (al estilo menemista) o de una autoanmistía (al estilo procesista).Un clima político en el que el kirchnerismo, instalando la idea de que su supuesto enemigo judicial es parcial para juzgarlo, abone la teoría de una solución política a las causas pendientes. 

Lamentablemente, la firma presidencial para los indultos y los votos en el Congreso para una anmistía, no serían un problema para que se siga este camino.


Opiniones (2)
16 de agosto de 2017 | 19:16
3
ERROR
16 de agosto de 2017 | 19:16
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Totalmente de acuerdo millo .-
    2
  2. cfk quiere convertir a la nacion en una dictadura camporista
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial