opinión

Milani se fue a la guerra (qué dolor, qué dolor, qué pena)

Milani manifestó su "desprecio" y les habló sólo a los uniformados, como él. Un fracaso. Ahora, a la militancia activa que no es ir a la guerra.

El "Mambrú" del gobierno nacional, César Milani, salió eyectado del gobierno nacional. Le soltaron la mano. La necesidad electoral tiene cara de hereje y, en el altar de la conservación del poder, el sacrificio del más cercano parece insuflar una fuerza mística inusitada.

La víctima, sin embargo, tuvo en esta oportunidad la posibilidad de hablar antes de pasar a la militancia activa, imposibilitada hasta ahora por su condición de jefe del Ejército y de la Inteligencia Militar.

Fue allí en donde nos recordó, en breves y sollozadas palabras, que la democracia -a pesar de todo lo que ha hecho en las esferas castrenses desde el primer día de recuperada- no ha logrado modificar su espíritu de casta. Milani, al irse, no le agradeció a la ciudadanía sino a su tropa, y se sinceró desde la coraza de su uniforme al manifestar su "desprecio" a los que lo atacaron.

Con esto último se refirió, muy posiblemente, a los familiares de desaparecidos que quieren saber qué hizo con sus parientes cuando estuvieron a su cargo, porque nunca más los volvieron a ver.

O posiblemente, Milani haya destratado así a la justicia, que lo investiga por eso y por otras cosas que lo mantienen como sospechoso y aunque no es culpable hasta que se demuestre lo contrario (como tampoco lo es Nisman, por citar otro ejemplo de condenado, en ese caso, por su propia muerte) el militar que le puso 60 mil hombres armados a disposición al "proyecto nacional" podría demostrar algún respeto hacia la sociedad que lo toleró en el uso de la suma de los poderes que representó conducir el Ejército y el espionaje.

La Argentina lo trató muy bien durante la era kirchnerista, aunque representó un contra ícono de los derechos humanos, bandera adoptada por el gobierno saliente para cubrir los espacios en blanco de su propia historia.

Según el portal especializado Chequeado.com, el general Milani fue designado subdirector de la Jefatura II de Inteligencia del Ejército en 2007. Ese año, el presupuesto que recibió esa dependencia fue de $76 millones, de los que se ejecutaron $74 millones.

En 2014 el presupuesto destinado a la Inteligencia del Ejército fue de $473 millones, y se usaron $469, es decir que los recursos aumentaron un 520% en el presupuesto desde 2007, y 531% si se toman los montos efectivamente utilizados. Los cálculos son propios de Chequeado.com y surgen de la información del Sitio del Ciudadano del Ministerio de Economía de la Nación, que sigue la ejecución del presupuesto.

En ese período, 2007-2014, la Inteligencia del Ejército aumentó sus recursos por encima del dinero presupuestado para el Ministerio de Defensa, así como del presupuesto para todas las tareas de Inteligencia en el conjunto de las Fuerzas Armadas, y de los fondos otorgados al Ejército en general. La brecha es mayor en los fondos efectivamente gastados, que en relación a lo originalmente presupuestado.

Los gastos en Inteligencia del Ejército también se incrementaron por encima de los gastos en la Secretaría de Inteligencia (SI, ex SIDE), cualquiera sea el período que se considere entre 2007 y 2014.

El hombre que destila desprecio fue muy bien tratado por el Estado nacional, por cierto.

Ahora, sin mayor responsabilidad que la que le queda como ciudadano, podrá dedicarse a comandar la unidad básica en la localidad cordobesa de Cosquín que lleva su nombre -en honor a su padre en realidad- que se llamaba igual. Y también concurrir a los juzgados a los que "desprecia" para clarificar una situación compleja, la más triste y horrenda acusación que puede pesar sobre un argentino: la de haber tenido algo que ver con la muerte de otro compatriota en abuso del uniforme que la Nación le puso para defendernos de ataques extranjeros.

Claro que también tendrá que comprender -en medio de una política enardecida- que militar no es ir a la guerra.


Opiniones (1)
12 de diciembre de 2017 | 18:47
2
ERROR
12 de diciembre de 2017 | 18:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. El problema ahora es ¿adónde se va Milani? ¿Es creíble que este señor que ha manejado la inteligencia durante años en el ejército y afuera de él se va a ir a su casa tan tranquilo? Me parece más peligroso fuera del ejército (legal) que afuera (no sabemos cuan legal).
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho
Incendios en California
6 de Diciembre de 2017
Incendios en California