opinión

Argentina mostró su mejor cara, en el momento justo

La Selección del Tata dosifica el rendimiento a su merced. Entiende la instancia de la competencia y va por el sueño de todos.

Argentina mostró su mejor cara, en el momento justo

En las instancias decisivas pareciera ser que la Argentina tiene un plus. Que administra y dosifica el rendimiento de acuerdo a la capacidad del rival y las características de la etapa de competencia. Pasó en la Copa del Mundo de Brasil hace exactamente un año y da la sensación de que comienza a suceder lo mismo en esta Copa América de Chile 2015.

Ante Colombia, el conjunto de Gerardo Martino jugó el mejor partido del torneo. Y, vaya paradoja, no pudo superar a su rival desde lo numérico en los 90 minutos reglamentarios. Luego, en la tanda de penales, la suerte o la eficacia estuvo del lado del equipo nacional.

De este triunfo pueden desprenderse algunos conceptos futbolísticos que estaban del lado del "debe" hasta el inicio de la segunda fase y que ahora parecen haber cambiado de posición, aunque hay otros que permanecen con objetivo de superación.

"La merma futbolística", de la que tanto habló Gerardo Martino en la previa del duelo por los cuartos de final, no fue, esta vez, un condimento negativo y, tal vez, por los varios días de descanso tras el juego con Jamaica, no se hizo sentir. El rendimiento positivo y colectivo se mantuvo durante todo el tiempo. Sin darle chances de respuesta a Colombia y controlando los contraataques a la perfección. El retroceso fue efectivo y se pudo sostener a las individualidades, como las de James Rodríguez, Juan Guillermo Cuadrado o Jackson Martínez y, posteriormente, la de Radamel Falcao con el ingreso del jugador del Chelsea en el complemento.

Carlos Tevez

En el fútbol gana quien hace más goles y, muchas veces, este no es el mejor. En la noche de Sausalito, hubiese sida injusta la eliminación de la Argentina. Así lo explicó el Tata y esta fue la sensación que invadió a cada uno de los hinchas argentinos que volvieron a respirar tras la ejecución de Carlos Tevez.

El juego aceitado apareció en gran dimensión, sobre todo en los primeros 45 minutos, aunque la "eficacia" sigue siendo la materia a aprobar. Argentina solo ha podido marcar cuatro goles en misma cantidad de partidos disputados. Un gol de promedio por juego. Una cifra más que austera teniendo en cuenta la capacidad individual de cada jugador y el poderío ofensivo en su totalidad; por ahora reflejada en ocaciones pero no en conquistas.

El camino parece ser el correcto cuando aun restan dos partidos en busca del objetivo. Ahora se viene el duelo en Concepción por semifinales y si todo marcha por el camino deseado, llegar a Santiago para cortar el maleficio. 

Opiniones (0)
13 de diciembre de 2017 | 01:37
1
ERROR
13 de diciembre de 2017 | 01:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"