opinión

Scioli-Zannini o La jugada de Cristina

El candidato es el proyecto, claro, pero en la cancha hay jugadores con nombres que son titulares.

Scioli-Zannini o La jugada de Cristina

Las cartas ya están jugadas y el mazo repartido sobre la mesa de pana. Ceniceros, encendedores, unas copas. La luz baja que solo ilumina las manos y las cartas. Pasó el tiempo de las intrigas, hay crimen y el cadáver está en la mesa de disección. Ya se barajó y se dio de nuevo, mientras… el muerto audita. Para algunos polémica, para otros errónea y para muchos acertada. La decisión de la fórmula oficial del FPV tomó forma y tiene caras y nombres propios. El candidato es el proyecto, claro, pero en la cancha hay jugadores con nombres que son titulares. En este caso ya no hay banco de suplentes. Es Scioli-Zannini. Otra no hay. Los motivos por los cuales Randazzo ya no es candidato en la interna pueden ser varios. Yo tengo uno concreto que me parece de peso: si Randazzo era el candidato de Cristina en la interna para enfrentar a Scioli, la que perdía era la presidenta y no Randazzo. Y, dados los números de intención de voto y encuestas, Randazzo no medía en el interior del país. Su fuerte estaba en Buenos Aires…. aun así en el mismo Buenos Aires no trepaba, no se le acercaba a Scioli. El pronóstico que tenía Cristina era que se podía perder por goleada en la PASO nacional, esto es, que Daniel Scioli sacara un 70-30 frente a Randazzo. Eso implicaba una paliza para el sector más nuclear del kirchnerismo de Cristina. Y la presidenta, con una alta imagen positiva en el país, no podía arriesgar su capital político. De perder en la interna, lo empoderaba totalmente a Scioli más allá que luego, por estas cuestiones de reconciliación tras una interna, se sacaran la foto. Cristina, lo sabemos harto, es una gran estadista, oradora y conductora. A diferencia de Néstor, Cristina es de ir más al choque. Néstor, tal vez por su escaso 22% cuando asumió la presidencia en 2003, se dio el trabajo de armar el abanico que iba desde el peronismo pejotista a los sectores de izquierda, sumar a los intelectuales, a las agrupaciones de DDHH, darle cabida a los piqueteros de mediados y fines de los 90, meter en la bolsa al sindicalismo organizado que peleó contra el menemismo. Crear espacios, construir hegemonía, construir también un enemigo claro y detectable (Clarín) como método de unir por repulsión. Impulsar acuerdos con radicales alicaídos, gobernadores viejos y nuevos. Lo de Néstor fue una patriada que dio inmensos frutos nacionales y sudamericanos (UNASUR). Fue el gran gestor de este nuevo peronismo modelo siglo XXI. Néstor agarró el fierro caliente y Cristina agarró el fierro tibio. Eso le permitió a la presidenta consolidar lo hecho y los armados, aunque creo que falló con el sindicalismo que se le terminó poniendo en contra, por lo menos una gran parte de él. No obstante Cristina profundizó el modelo en muchos sentidos y le puso el pecho a las balas en varias situaciones. La del campo por ejemplo. Y muchas más. El tema es que Néstor ya no está. Y Cristina tuvo que vérselas sola con una complejidad distinta. Lo logros, una vez asentados e incorporados como derechos en los sectores populares, dejaron de ser la novedad en esta etapa. El país se acostumbró a los logros y a los anuncios. Todos nos acostumbramos. Las cadenas nacionales que tanto critican desde la oposición eran “cadenas de bienestar” para la gente. Porque no eran meros relatos y discursos, eran hechos, inauguraciones, anuncios de aumentos, eran, para decirlo de alguna manera, “cadenas de felicidad” para el pueblo. Los detractores vieron en ellas un abuso, básicamente porque cada vez que salía Cristina por cadena nacional era para dar buenas noticias. Y eso a la oposición la dejaba en una gran desventaja en la pelea por sembrar el desánimo. El proyecto de la oposición política en estos ochos años de Cristina Presidenta fue sembrar desánimo. Por eso estuvieron tan divididos, por eso se peleaban entre ellos como vecinas, por eso. Tanto, que el propio multimedio Clarín y sus voceros les pedían rendición de cuentas a los candidatos de la oposición, y los retaban, porque no trepaban ni en las encuestas, más allá de vivir en los sets de televisión. Hoy la cosa es diferente. El escenario ha cambiado. Claramente el candidato del establishment es Mauricio Macri. Después de idas y venidas, Macri logró alianzas con radicales, conservadores, peronistas neoliberales y hasta con sectores supuestamente socialdemócratas y progresistas. Es él el hombre a enfrentar por lo que junta y por quienes están detrás fogoneándolo: el poder económico concentrado. Es Macri quien viaja a las provincias donde la oposición gana para estar en la foto de la victoria. Como pasó aquí en Mendoza. Por otro lado, la incertidumbre sobre Randazzo crecía y se agigantaba. Si bien la presidenta lo dejaba a su lado en muchas apariciones públicas, tuvo el buen tino de no jugarse a matar o morir. Nunca dijo que Randazzo fuera su candidato, explícitamente. Y en eso fue inteligente. Mientras, Cristina enviaba embajadores y negociadores para charlar con Daniel Scioli. Es más, no mandó a cualquiera, envió al propio Wado de Pedro de La Cámpora (flamante Secretario General de la Presidencia), a esas reuniones. Mientras, además, armaba las listas con legisladores propios en el país. Randazzo quiso jugar fuerte para no perder su oportunidad histórica y se ocupó exclusivamente de Scioli, de pegarle a Scioli y acercarlo ideológicamente a Macri. Y, como eso no hizo efecto, tuvo, o lo hicieron que reculara. Y ahí vino la jugada, la gran jugada de Cristina, como si Néstor se lo hubiera dictado en un sueño. Proponerle una fórmula reconociéndole el liderazgo a Scioli, compartida con uno de los puros del proyecto, Zannini. Y como Scioli no es tonto y sabe que necesita de Cristina para llegar a la presidencia, tuvo que aceptar. Yo escribí alguna vez que Scioli también es Cristina, hace unos meses. Y lo reafirmo en el sentido que ambos se necesitan en esta coyuntura política. Scioli para llegar, y Cristina para mantener liderazgo y poder político en las cámaras y algunos ministerios. Esa jugada se hizo por el bien del proyecto. Sabemos que Scioli no es un kirchnerista que nació a la política con Néstor. Scioli viene del menemismo que lo inventó y convirtió de un deportista empresario a un político populista neoconservador. Pero Scioli, zorro como es, se dejó proteger bajo el ala de Néstor y Cristina. Sobre todo en la provincia de Buenos Aires, donde construyó su gran capital político que le permitió conseguir apoyos de la mayoría de los gobernadores peronistas de las provincias. Y los gobernadores, como tampoco son ningunos ingenuos, se adelantaron a apoyarlo. Así Randazzo fue quedando aislado, y con los intelectuales de Carta Abierta y el progresismo no peronista, no le alcanzó. Eso es lo que vio la presidenta. Actuó con inteligencia antes que por abajo se armara una batalla campal. Evitó la batalla campal hacia el interior del proyecto y dio el gran golpe. Si bien al principio pegó fuerte en las filas progres, el hecho de que haya sido la propia Cristina quien realizara la jugada, dejaba casi sin excusas a la mayoría de los anti-Scioli. Entonces vinieron los acercamientos públicos, las fotos en conjunto, la invitación inédita a 678, entre otras gestualidades. Demostró la presidenta que esto no es una cuestión de principismos. Muy por el contrario, actuó como estratega política demostrando una vez más que Cristina es inigualable como conductora. A los que esperaban la señal de “la Jefa”, pues bien, ahí está, la señal es la unidad de todo el peronismo pejotista más las nuevas tendencias progresistas al interior del FPV. Porque aquí hay una marcación clara sobre qué se juega en las presidenciales: que los sectores populares sigan pechando por mayor participación de la renta nacional, conserven y logren más derechos, o que todo quede en manos del mercado, o mejor dicho, del mercader de Venecia.

Opiniones (15)
21 de agosto de 2017 | 09:11
16
ERROR
21 de agosto de 2017 | 09:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. "españolito" vos tomás cursos de predicción de futuro con Elisa Carrió???? donde los dan? porque debe ser fantastico asistir a uno y escuchar la sarta de pavadas que se dicen... Dejen de ver tantas peliculas y menos las de clase B como la de Nisman.
    15
  2. MMMM ALGO HUELE MAL... NO VAYA A SER QUE A SCIOLI "LO SUICIDEN" COMO A NISMAN , Y QUEDEMOS EN MANOS DE ZANNINI ....KK PURO!!!
    14
  3. Scioli Zannini gana las elecciones. Después de asumir hay una pelea política entre ellos. Scioli acuerda con los gobernadores de la oposición y con el peronismo ortodoxo de Córdoba y San Luis. El Kirchnerismo se disuelve como alternativa de poder pero asegura la chequera para seguir existiendo con una presencia parlamentaria. La jugada es brillante para la clase política. Pero la gente se queda afuera, como siempre.
    13
  4. Raulo10 te falto un poquito PADILLA=BRANCATELLI=FELPUDO=D´ELIA=BONAFINI=BOUDOU=KRISTINA=MEL29=ROKI=MILANI=KORRUPCION=" DDHH"=RELATO=OBSECUENTES=ÑOKIS=FISCAL MUERTO=VENEZUELA=INFLACION=DEVALUACION=EMISION=MALA EDUCACION=PAIS DE MIERDA
    12
  5. Y sigue con lo que le contaron en la escuelita política; poder, interna, formula, oficialismo, candidatos, capital político, estadista, sector de izquierda, modelo, sectores populares, discursos, detractores, oposición, neoliberales y varias centenares de decenas de los mismo. Todo eso pertenece a una añeja dialéctica que la gente no entiende y además no le interesa para nada. Debieran hablar de honestidad, logros, cumplimiento, proyectos necesarios, satisfacción comunitaria, castigo a los corruptos, manos limpias, servidores públicos, eliminación de ilegalidades, sepultura de los punteros, verdad permanente, cuentas claras y otros miles de centenares de cosas que la gente SI entiende y NECESITA. Ya es hora que entendamos que el verso político no tiene traductores para interpretar el dialogo social. Si no se cambia nos que vaya a ser mas de los mismo, va a ser peor que lo mismo. Abz.
    11
  6. Coincido con vos Marcelo en el analisis y frente al odio y a la falta de argumento, a la chicana barata hay que seguir militando por lo que se cree justo. Hay que militar al PROYECTO de Nestor y Cristina que es el proyecto de crecer pero con la gente adentro. Viendo a la oposición y sus propuestas me quedo tranquilo que en Octubre arrasamos.... ¡¡¡¡¡ El candidato es el proyecto !!!!!!!!!!!!
    10
  7. Peronismo en su más cruda y cavernícola expresión,pero no por eso deja de lado el olor a bosta que lo precede.
    9
  8. Yo creo que después de haber leído la nota del porque cristina se va con el 50% de imagen positiva en la BBC Mundo. La oposición en vez de estar trabajando para golpear y criticar. Debería estudiar porque a Cristina La quieren. Frente a eso pararse y mejorar. No se puede destruir todo lo que se logró a pesar de sus errores porque nadie es perfecto. Quiero decir porque en vez de concentrarse en lo malo no se enfocan en lo bueno y lo malo lo mejoran me explico? En vez de generar odio en la gente. Pero son tan cerebro chico que no les da la cabeza.
    8
  9. PADILLA=BRANCATELLI=FELPUDO=D´ELIA=BONAFINI=BOUDOU=KRISTINA.....
    7
  10. Hasta donde puede llegar una persona.. hasta donde su ambicion.. Lo de Scioli no tiene igual. Con tal de ser candidato ha soportado todo, incluso que la presidenta lo elija por conveniencia., por no perder en las urnas con Randazzo. HUMILLANTE lo de Scioli. y pensar que puede ser el Presidente de la Republica.. Dios nos ampare..!!
    6
En Imágenes