opinión

El doble triunfo de Alfredo Cornejo

El nuevo gobernador no sólo armó un frente que evitó la fuga de votos, sino que primero disciplinó a un partido propio que ya había perdido elecciones por sí solo.

El doble triunfo de Alfredo Cornejo

 El triunfo de Alfredo Cornejo empezó a gestarse hace ocho años, la noche en que César Biffi y Roberto Iglesias perdieron, por ir separados, contra Celso Jaque. Ese día los radicales mendocinos aprendieron que para ganar una elección no hay que aferrarse a cantos de sirena de concertaciones ni a sellos o boinas blancas, sino, básicamente, juntarse y sumar todos los votos. Después de haber perdido solitos, Cornejo supo que ahora había que sumar, no restar.

El primer triunfo de Cornejo fue haber disciplinado a su propio partido. No hay que olvidar que hasta unos meses se especulaba con que Cobos podría disputarle la candidatura, con que algunos intendentes radicales le desdoblarían la elección para quitarle fuerza o hasta con que Cobos podría ir “por afuera”. El fantasma de la derrota de 2007 no parecía inverosímil.

Pero el nuevo gobernador juntó a todo su partido, integró a Montero a su fórmula, encolumnó a los intendentes y le dio a Cobos el buen reconocimiento de encabezar la lista para el Senado de la Nación. Fue su primer triunfo.

El otro fue el Frente Cambia Mendoza, un armado “movimientista”, de peronismo clásico (que algunos elogian cuando lo hace el peronismo y critican cuando lo hace el radicalismo), con el que evitó la fuga de votos que le hubiera permitido al peronismo hacer alguna diferencia. Cornejo tapó todos los agujeros con un armado por izquierda y por derecha, y logró proponer un escenario de plebiscito: al que no le gustaba la herencia del tándem Pérez-Jaque, sólo le quedaba votar por él. Y eso es lo que sucedió.

Con unos cuantos cargos diferentes en la política, Cornejo aprendió a ser un gran tejedor de acuerdos. Y aquí tejió primero para adentro y después para afuera. Ahora tiene que ordenar un Estado más desordenado que nunca, sustentando en parte en una alianza de hecho entre un gobierno peronista y una izquierda anarquista y anti-sistema, pero sólo cuando le conviene. El nuevo gobernador ha demostrado ser un gran acuerdista, y ahora tendrá que gastar muchas más agujas mientras mete mano en ese berenjenal.



Opiniones (3)
16 de diciembre de 2017 | 09:01
4
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 09:01
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. por favor sr cornejo: cuando ud suba, los mendocinos confiamos en q la JUSTICIA, volverá a funcionar, basta de jueces corruptos y miedosos, hay que llevar adelante las causas de los funcionarios corruptos, empecemos a dar ejemplos sres jueces
    3
  2. Lo escribi ayer, lo repito hoy Cornejo ganaria facilmente,porque queremos el cambio, ahora se trata de barrer bien, y sino tendremos que votar a otro dentro de 4 añoslApoyo en Mendoza va a tener de todas partes igual que Orozco en Las Heras , lo que necesitamos ES que sus promesas se mantengan en el tiempo para que podamos vivir en paz , sin los miedos que ahora nos acosan.-
    2
  3. Impecable análisis del panorama Mendocino !!!!!! Ojalá sepamos leerlo, analizarlo y apoyarlo !!!!!!!!
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho