opinión

¿Qué votamos el 21?

Son tres fórmulas, pero en realidad son dos. Son dos los contrincantes. Pesos pesados en la balanza. Y tras ellos dos modelos.

¿Qué votamos el 21?

Cuenta regresiva. Ahora sí que las horas bajan. Llegó la última semana, la de las definiciones últimas. La que muestra toda la carne en el asador de la política. Se ven las caras, los gestos, las muecas y el cansancio. Los candidatos están en la escena de la calle. En lugares estratégicos. Aquí no se pierde el tiempo. Los spots, las publicidades, las difusiones, las caminatas… las trampas. Todo juega. Y algo, de estos meses transcurridos, podemos sacar en claro, luego de ver los movimientos, los corrimientos, los enlazamientos.

Son tres fórmulas, sí, pero en realidad son dos. Son dos los contrincantes. Pesos pesados en la balanza. Y tras ellos dos modelos, porque aunque no parezca para muchos, detrás, o lo que representan colectivamente, en el armado político de la arena, son dos formas de mirar, dos maneras de encarar los años, la vida y la gestión de lo público. Podríamos hurguetear y raspar la olla. Y, seguramente, no conformarnos, quedarnos con hambre. Con sed también porque las botellas han quedado vacías, como en el final de un cumpleaños o de una fiesta orgiástica.

El domingo 21 se vota o se bota. Se pone en la urna la memoria o la desmemoria. El odio, el rencor, la apuesta, la profundización, la esperanza. Quedan pocas costillas que contar. La anatomía de los cuerpos ha sido escaneada. Sabemos. Es,esto o aquello. Es el ajuste o la inversión, es la exclusión o la inclusión. Cornejo es el que representa el armado inédito, el amuchamiento de los que están en contra de todo. Y dentro de ese armado están los que quieren arrasar con las conquistas logradas. Obviamente que no podrán hacerlo con todo por más que se lo propongan. Porque hay procesos estructurales ya instalados que tienen que ver con políticas de fondo que le cambiaron la vida a mucha gente. Sin embargo van por dar vuelta la torta, o mejor, por dejarle las mejores porciones de la torta a los menos. Aunque lo maquillen, lo han dicho: el Estado es inútil, hay que cambiarlo, reorientarlo.

Ellos apuestan claramente al sector privado. Porque creen y están convencidos que el sector privado es el modelo para gestionar. Y la lógica es simple: el privado saca cuentas sobre su rentabilidad y cuando aquellas no cierran reducen los gastos (ése es el término, “gasto”, sinónimo de derroche) en personal, en personas. Eso no significa que “lo privado” sea malo por antonomasia, muy por el contrario. Es pura cuestión de “interés” en el emprendimiento. La empresa privada no tiene a la cuestión social por delante. Tiene a la rentabilidad de su capital invertido por delante, y los recursos que emplea para lograr aumentarla puede que hoy sean personas y mañana tecnología. Puede que hoy necesite a 30 trabajadores y mañana a 15, porque hay que “ajustar”. Así se encaran las crisis en el sector privado. Y además, se pretende que los gobiernos favorezcan las “condiciones propicias”. Eso no está mal tampoco. Al contrario. Es el Estado el que crea las condiciones para que a la gente le vaya mal o bien. El tema es que la visión política desde el sector privado, desde el que piensa administrar el Estado con cabeza de privado, necesita de una legislación adecuada para que las medidas de ajuste no tengan consecuencias legales. Es decir, la protección social de los que trabajan, muchas veces, está de más para el sector privado y constituye un obstáculo. Porque tiene que indemnizar, porque tiene que aumentar sueldos en paritarias, porque tiene que negociar capital y trabajo.

Venimos desde hace más de una década con leyes que respaldan a los que trabajan, a los más débiles. Eso constituyó toda una conquista social, algo que se perdió en los noventa, que se le arrebató a la sociedad. A los parias del modelo neoliberal se los rescató en estos doce últimos años. Digan lo que digan, hoy, hay salario porque hay trabajo. Hay asignaciones sociales, hay apoyos desde el Estado para soportar la vida económica. Esto es el resultado de una lucha de intereses que bascula entre lo privado y el interés público. Y al empresario, en general, no le ha ido mal. Basta ver la calidad de vida que llevan ellos y sus familias, sus parientes.

Es cortita. Dan trabajo,sí. Pero dar trabajo no es un regalo queles hacen al hombre y a la mujer. Es una “necesidad del capital invertido” para hacerlo rendir. La mano de obra es la variable que necesitan. No es un regalo dar trabajo. Es una regla de funcionamiento del capital. Pero una vez que da trabajo el privado, es el Estado el que está ahí para proteger los intereses del que trabaja como empelado o como obrero. Porque justamente, el bienestar se logra en la triada. A partir de la reglas de juego que el Estado impone o negocia. Para que el privado gane y el trabajador tenga derechos. Entonces, el modelo de la oposición hoy en Mendoza, representado por Cambia Mendoza, es ir contra la oleada reparadora de lo social. Porque se han montado ahí -en ese lugar se han puesto y los han puesto- para obtener los apoyos de tantos empresarios y medios de comunicación privados. Porque sino, estarían del otro lado. Y no se trata de personas, digo, de candidatos. En parte sí, pero no es lo que se juega, en definitiva, en una elección.

Se trata de los modelos de la vigencia o de la desatención. Y es claro el alineamiento de las personas en este caso. A nivel nacional es claro y no hay bruma ni zonda para confundirse. Es Macri-Sanz o es Scioli-Randazzo. Y lo que representan. Pero los discursos son a veces engañosos. Porque se gira 360 grados. Porque se dice de una manera o de otra, se maquilla y se disfraza. Bermejo y el Frente para la Victoria, el peronismo, hoy, es la reparación y la profundización de los derechos. También la oportunidad delas clases medias para que consuman, mantengan y eleven su calidad de vida sin tener que morir de estrés, como en otros años. Son las casas que se levantan, las ampliaciones de las mismas, las vacaciones, los fines de semana largos para relajarse y salir a pasear o quedarse a disfrutar con la familia o con amigos. Son las celebraciones de las clases populares en conjunto.

Mientras… las fisuras, los errores, los que todavía quedan al margen. ¡Por qué no decirlo!...hay gente que la pasa mal. Hoy, bajo este modelo, hay quienes la pasan mal. Pero el tema es que hay una “voluntad política” de gobierno distinta. Un deseo. El peronismo hoy representa el deseo. Por eso hay vida. Porque cuando hay deseo hay vida.

Opiniones (18)
16 de agosto de 2017 | 20:52
19
ERROR
16 de agosto de 2017 | 20:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. A mi hijo le pidieron un libro de cuentos para leer en el aula (2do grado). ¿le molesta, si uso su exposición? de paso me ahorro unos mangos.
    18
  2. Padilla, decirlo de frente, se votan 2 modelos, más enriquecimiento ilícito o algo distinto ( si los dejan gobernar ), se vota seguir endeudado nos con los índices mintiendo nos en la cara o pagar la fiesta que duró 10 años, se vota más impunidad o al menos dejar trabajar a la justicia. No hay certezas que Corneja sea mejor que Uds pero si se está plenamente seguro que Jamás será peor. Van a perder por mérito propio, por ladrones y corruptos
    17
  3. Padilla los contrincantes son tres. Lamentable que te sumes a la línea editorial de este pasquín que busca polarizar entre cicuta y cianuro. Les duele el FIT...¿no?
    16
  4. El 21 se vota pensando en Mendoza, no en regalar coparticipación como hizo Bermejo, se vota por eficiencia, no ñoquerío camporista, se vota con memoria de dejar superávit para el que viene y no un desastre de deudas empezando con los proveedores, se vota ejemplo de gestión como la de Godoy Cruz, se vota contra la corrupción ejemplificada en Boudou, De Vido, Cristina, Jaime, Schiavi, Cristóbal Lopez, contra la ineficiencia y la mala praxis de Perez, de Costa, de Fernández Sagasti, de Carmona, de Bermejo. Se vota con la cabeza y se bota la bosta afuera, ya estuvieron demasiado. ¿Y vos pretendés encabezar y dirigir un debate entre los candidatos? Quedate en la acequia, aspirando lo que viene, la gente ya está harta de cuentos.
    15
  5. Me olvidaba de vos LADILLA. Segui cantando...
    14
  6. Moni. Traiciona aquel que no participa de las desiciones? Cobos no era el portero dela Casa Rosada. Era el vicepresidente de la Nación. Loque pasa que la señora es una dictadora, que se hace lo que ella dice, sino sos de la corpo, traicinero, (pone los adjetivos que quieras). Para vos HUBERT, te invadio la ignorancia. Decis Cornejo militar antidemocrático. Que quiere decir esto? No tenes una laguna en la cabeza. Tenes mares y mares.
    13
  7. PADILLA = BRANCATELLI = PAYASO
    12
  8. hubert, ta bien que tengan miedo por su curro estatal, pero no es para que enloquezcan como moni2015 y otros... don alfredo es lic en ciencias políticas y se está presentando a elecciones despues de ganar varias otras en las que ha participado.. asi tranqui... busquensé algun profesión digna... por ejemplo.. yo.. ando buscando pintores... preguntá en la oficina donde estás si alguien le pinta laburar de verdad..
    11
  9. Cómo podrá gente inteligente votar a favor de Cornejo, un militar antidemocrático.
    10
  10. Che, no era que estaban obligados a aclarar cuando era un espacio publicitario?
    9
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial