opinión

Gladys Ravalle, una mujer necesaria

Gladys ejerció, desde todos los frentes, la peor de la resistencias para los intolerantes, la de responder con arte.

Hay gente a la que uno está siempre agradecido, aunque no se lo diga, aunque se encuentre con ella muy pocas veces y, aún así, no se lo diga, aunque esa gente ni se imagine lo que se siente por ella, aunque esa gente, de tan gente, ni siquiera lo sospeche. Y Gladys Ravalle es una de esas personas.

Mirá lo que dice semejante mujer cuando le otorgan el reconocimiento como embajadora de la cultura de nuestra provincia. "Me he criado pensando que estas distinciones se hacen a los deportistas, al que pega la piña más fuerte; pero, insólito, que sea con gente de la cultura”, dice, y lo dice como si nada, sin darse cuenta de que su ternura, su forma de hablar en poesía, su forma de hacer con amor eso que eligió por amor es mucho más fuerte que cualquier piña, porque Gladys, junto con varias personas más que tuvieron que vivir lo que este país vivió como consecuencia de la enfermedad de oscuros mesías, ejerció, en todos los frentes, la peor de la resistencias para los intolerantes, la de responder con arte.

Lleva medio siglo de compromiso, pero yo supe de ella hace algo así como tres décadas. Mi primera experiencia de amor con Gladys la tuve cuando promediaba mi adolescencia y fui a ver XX El sentido de ser mujer, que por entonces, más allá de la mitad de la década del 80, ella, Mariú Carrera y Nora Fernández presentaban en el viejo Goethe Institut de la calle Morón.

¡Guau! Había que ser demasiado mujer por entonces para plantear lo que ellas tres planteaban en el escenario. Y había tres mujeres que lo hacían, y entre ellas estaba Gladys.

Después supe mucho más sobre ella, y cada vez que conocía algo nuevo, más grande era mi admiración por esa mujer. Sí, porque no creo que haya otra palabra que pueda resumirlo: admiración. Gladys es admirable, y es un cacho de nuestra cultura en sí misma. Por eso, que a gente como a ella se la reconozca como portadora de lo que gran parte de la sociedad lleva dentro, no es ni más ni menos que un acto de justicia.

“El teatro es una necesidad”, dijo ayer cuando recibía el reconocimiento. Sí, Gladys, totalmente de acuerdo, el teatro es un necesidad, pero por encima del teatro o de cualquier otra forma de expresión está la gente, hay personas necesarias, y vos sos una de ellas.

Opiniones (0)
20 de octubre de 2017 | 12:58
1
ERROR
20 de octubre de 2017 | 12:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México