opinión

Bowen por su autonomía e independencia

Bowen debe resolver sobre necesidades y avances que le corresponden, sí, señor.

Bowen por su autonomía e independencia

Bowen fue fundado hace ya más de cien años. Algunos de quienes de allí venimos, cargamos orgullosos un sentido de pertenencia y de memoria muy particular. Vaya una a saber el porqué, pero es así. Hayamos estado o estemos aún lejos, Bowen es nuestro lugar.

Han sucedido muchas cosas allí últimamente, aunque parezca mentira. Es que una sale a comprar o a hacer cualquier cosa más allá de las diez de la noche y “ni los perros” (sic Gabriel Lucero) andan por sus calles. Quietud, silencio, luces, un ómnibus en marcha aunque esté detenido, en fin. Un pueblo tranquilo, moroso a veces, de gente trabajadora, con vecinos conocidos todos, con una hospitalidad antológica y mesas abundantes y eclécticas, como que de tantos inmigrantes y criollos viene la comida. Con un banco Nación que es la figura central los días de cobro porque se le cansan los cajeros y deciden “no tirar plata”. Con varias FM y pocos profesionales que hacen bien y hacen mal, como cualquiera en medios de comunicación. Con dos escuelas secundarias. Con una estación de trenes que es “Museo del inmigrante”. Con demasiadas fincas abandonadas y edificios de bodegas colosales sin producir.

Por lo tanto, Bowen es muy grande en territorio y posibilidades de sustentación y, como tal, debe resolver (como si Bowen, así dicho, fuera una persona) sobre necesidades y avances que le corresponden, sí, señor. Entre otras cosas: calles asfaltadas pero no de mentirita, como está registrado; por ejemplo la 22, cuando solo es cuestión de transitarla para sentir volar el polvo como en días de zonda. Dicen: “Figura como asfaltada y es pura tierra, nomás”. Habráse visto. O sobre la agricultura. O sobre los precios justos para la producción frutihortícola. Sobre Irrigación y su servicio mercantilista, deficiente, decadente y caro.

Y así como han sucedido cosas, también se han dicho y muchas. Por ejemplo, escuché algún sentido poema en su honor, en el que se enmarca al fundador (sir Edward Bowen) como casi un prócer. Bueno, no estaría mal revisar la historia para poder comprender el presente y marchar mejor hacia adelante.

Porque Bowen nació de la mano de los ingleses, con el trazado de las vías férreas, cuando varios kilómetros a su vera no eran nuestros, por decirlo de algún modo, sino que eran de los ingleses. Y fueron los ingleses quienes vendieron a los inmigrantes esos campos vírgenes para desmontar y cultivar. Cuando cumplió el pueblo los cien añitos, nos visitó un descendiente de aquel sir Edward. Jugamos con la cosa como chiste, pero interiormente nos preguntábamos algunos: ¿no reclamará este buen señor inglés alguna partecita? Para muestra basta un botón y para demostrarlo está la Patagonia, ¿no?

Inicié contando sobre el sentido de pertenencia y no me voy a ir del tema una vez más. Hace ya un buen tiempo que el distrito pretende su autonomía municipal, puesto que además de extenso en territorio, sus 8.300 habitantes, según el último censo, necesitan una atención puntual y no diferida, cosa que sucede por ser distrito y por tener gobierno municipal a unos 20 km, y este sin sentido de pertenencia. Administración que decide cuánto necesita Bowen, que supone que la calle 22 está asfaltada porque hace mucho que no se da una vueltita por ahí. Que entiende que no debe sustentarse por cuenta propia, puesto que es grande y somos pocos e insolventes y, en fin, qué se yo cuántas cosas se han oído y leído. Como esta, por ejemplo: “Mantener una estructura de 20 funcionarios políticos mas (sic) secretarios y gastos que se originan acarrea un gasto aproximado de $600.000 por mes. Esto sin contar el resto de las prestaciones de la comuna que son las habituales de alumbrado, barrido y limpieza. Para tener idea de lo que estamos hablando, Bowen recauda un promedio de $30.000 por mes. (…)” (Delegado Gustavo Tuti, Info Bowen).

Pero, ¿y la coparticipación? Ah, claro, sobre eso define el gobierno municipal, compoblanos; ni nosotros ni nadie más que el gobierno municipal que se halla en General Alvear y que baja su predicamento a través de su delegada/o municipal, no de Nuestro delegada/o municipal, puesto que son elegidos por el intendente de turno (Bueno, De Paolo ha tenido turnos larguísimos aunque, claro está, el ciudadano haciendo uso de la democracia, lo ha votado).

El sábado próximo pasado, en el salón del Club Social y Deportivo Bowen, “Vecinos Autoconvocados” llamaron a una asamblea para tratar el tema de la autonomía. Atinados, invitaron a especialistas; por rescatar hay mucho de lo informado y aprendido, pero, entre otras cosas, dijo Ezequiel Cánepa, un extraordinario docente: “El sistema departamental tiene delegados y eso es una perversión del sistema”. Porque, sencillamente, responde a una autoridad lejana del centro de necesidades; responde a una idea sobre el pueblo que No es el pueblo; responde a su autoridad de intendencia, pero no contesta al pueblo.

Y también hubo sorpresas: tanto la senadora Paredes como el diputado Majstruk, quienes están en línea con el partido político del intendente De Paolo, informaron que existe ya un proyecto al respecto. Que está en “comisiones” (lo que es decir: “Está haciendo una siestita”). De todos modos: ¿por qué no lo sabíamos? ¡El pueblo quiere saber de qué se trata! ¿Tanta reunión de los Vecinos Autoconvocados cada jueves desde hace un montonazo de tiempo y ninguno se acercó a contarles que eso existe? ¡Ay, estos representantes! Va siendo hora de que optemos por la democracia participativa, puesto que, si no, con este sistema solo representativo, la casa de las leyes parece mansión de un barrio privado, nomás.

Entre las cosas de que hablábamos y hemos escuchado, también hay algo más que hace a la historia y que viene bien registrar, porque eso también somos y eso también nos ha hecho como somos y como queremos dejar de ser. En el juicio por Lesa Humanidad que se está desarrollando actualmente en San Rafael, hubo testigos que informaron haber estado detenidos en la comisaría de Bowen; uno de ellos no sufrió torturas ni golpes. En Bowen hay una triste lista de detenidos desaparecidos, casi en el olvido; en Bowen hubo persecución, pintadas y brigadas religiosas que ponían los pelos de punta. En Bowen se hizo política y hubo represión.

Ahora estamos aprendiendo a vivir en democracia, ya que el saldo del miedo, del irrespeto y de la intolerancia aún da algunos manotazos, pero vamos andando por nosotros y mucho más por nuestros jóvenes.

La democracia, simbolizada en este caso por la asamblea del sábado en el Club, permitió la reunión de diferentes partidarios y no partidarios; permitió el debate, la clarificación del tema, vernos las caras, entender y planificar.

Nos puso en la tarea de decidir qué haremos con esta idea, puesto que tenemos capacidad para organizarnos política y jurídicamente: podremos optar por la creación de un municipio por ley, que es una de las vías o modificar el texto constitucional para cambiar el régimen municipal (este último sería el más justo, para abrir la posibilidad a todo el territorio mendocino).

Por todo esto, además de lo auspicioso y liberador que es volver a reunirse para decidir por todos y no por intereses particulares, deshumanizados, colonizadores, dictatoriales ni partidistas, pero

sí saludablemente políticos y culturales: salud con un buen vino por la democracia, por Bowen y cada uno de los pueblos, por cada vecino que trabaja solidariamente y por el estado de derecho. 

Opiniones (1)
23 de octubre de 2017 | 01:53
2
ERROR
23 de octubre de 2017 | 01:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Estimada: usted me hace acordar al o a a la adolescente que, ante una diferencia con sus padres (léase, no me comprenden, no me hacen caso a lo que YO quiero!), "se va de la casa". Déjemosnos de pavadas: Alguna vez debemos resolver nuestros conflictos con sensatez y no generando más y peores de los que (pretendemos que) existen, con nuestras salidas histriónicas. Maduremos alguna vez!
    1
En Imágenes
Wildlife Photographer of the Year 2017
18 de Octubre de 2017
Wildlife Photographer of the Year 2017
Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
17 de Octubre de 2017
"Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México