opinión

Se nos ríen en la jeta

Nos hicieron creer que la culpa de todo la teníamos nosotros. Y yo me la creí.

Se nos ríen en la jeta

Nos hicieron creer que la culpa de todo la teníamos nosotros. Y yo me la creí. Estaba harto de juzgar a los dirigentes. Al fin y al cabo, la culpa es de la gente, pensé. ¿Por qué siempre caerle al jefe de turno? ¿Quién había matado a un hincha del otro equipo? ¿Quién había tirado gas a los jugadores visitantes? ¿Quién había tirado piedras al micro del plantel adversario? ¿Quién había revendido su entrada a precios ridículos? A mí también me convencieron. Siempre buscamos incriminar a los que gobiernan. Siempre la culpa la tiene el otro. La culpa. La culpa la tiene la gente.

Después intenté recordar cómo era el fútbol sin ellos. Escuché las historias de mi abuelo y de algún que otro viejo del barrio. De esos que sacan la silla a la vereda un martes a las tres y media. Los cuentos presentaban zagueros que pinchaban con alfileres al delantero de turno y laterales que afilaban los tapones de aluminio de sus botines. Sus memorias incluían árbitros incapaces de cobrar en contra del equipo del pueblo, matones, corridas, -piñas- y grescas inolvidables. Ellos no estaban así que todo se sabe de buenas y viejas fuentes. Los hombres, mis informantes de pelo blanco y chaleco de lana, se acuerdan de las cosas y miran para arriba. Añoran las viejas épocas, se sienten orgullosos. Ellos, los otros, también tienen el cabello canoso pero no saben nada de eso. O quizás, todo. Se peinan con gomina y usan trajes de marca.

Ellos, en sus hoteles cinco estrellas, nunca vieron un picadito barrial, donde algunos usan canilleras en los gemelos. Ellos se ocuparon de apagar el fuego con sus políticas pacifistas de Fair Play. Ellos contratan a miles de personas para ayudar en una Copa del Mundo. Es un contrato voluntario, claro, ad honorem. Simplemente por la honra, el prestigio o la satisfacción personal que la tarea brinda. De a poco, ellos nos roban el honor mientras se llenan los bolsillos.

Dice Hernán Casciari en un texto de moda, “los periódicos le daban la misma importancia, en la portada, a un conflicto entre hinchas que a la guerra de Medio Oriente. Y los barrabravas empezaron a tener nombre y apellido en la prensa. Les sacaban fotografías, se hablaba de ellos en las tertulias. Cuanto mayor era su salvajismo, más grande su fama y su titular”. Dice un periodista rubio y relator en su programa de Fox Sports, “No se sabe si juega Pisculichi o Martínez”, hoy prefiere hablar de lo que pasará dentro del campo de juego. Es que su jefe… Al final juega Rojas, cuenta Vignolo, empleado de Torneos y Competencias. Ellos no son solo la FIFA.

¿Por qué conseguir una entrada para un partido es imposible y riesgoso? ¿Quién elige los horarios ridículos de los partidos? ¿Cómo se crean las rivalidades más absurdas? ¿Quiénes analizan las palabras más irrelevantes de la conferencia de prensa de un técnico para tirar carne a los leones? ¿Por qué pagamos tanto para ver un juego? ¿Cuándo pasó una acción de dos imbéciles a ser más importante que una vida?

Ellos están rodeados de buenos valores y de grandes empresas. La generosidad de Coca-Cola y la alegría de McDonald´s convirtieron al fútbol en un producto de venta masiva. Entonces la culpa de todo pasó a ser de la gente, de los violentos, de los negros, de los pobres. Esta vez se les fue de las manos y una fiscal de un pueblo del sur de los Estados Unidos la clavó al ángulo en la primera que tocó. Gracias, gringos. Necesitamos del FBI para acordarnos.

Yo digo, ¿cuándo dejamos que se nos rían en la jeta? – preguntó Lorreta Lynch en su despacho y la bajó de pecho.

Opiniones (1)
17 de agosto de 2017 | 16:57
2
ERROR
17 de agosto de 2017 | 16:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Sos muy ingenuo pibe, por eso se te cagaron de risa en la jeta y ahora se te cagan de risa los yankis y no te das cuenta. ¿O todavía seguís creyendo que ellos son los blanquitos, buenos y defensores de la justicia y la verdad? Sólo se calientan cuando les tocás la guita que ellos quieren, no cuando hay injusticia o falta la verdad. Todo es cuestión de guita y quién la tiene más larga.
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial