opinión

Tres papas en Cuba

El teólogo de izquierda analiza la relación de los Castro con el Vaticano.

Tres papas en Cuba

El Vaticano acaba de anunciar que, en su ida a los EEUU, a finales de septiembre el papa Francisco visitará Cuba. El único país socialista de la historia de Occidente que comparte con el Brasil el privilegio de merecer la visita de los tres últimos pontífices.

Asesoré al gobierno cubano durante las visitas de Juan Pablo II (enero de 1998) y Benedicto XVI (marzo del 2012), y di testimonio del entusiasmo con que fueron acogidos por la población.

Cuando Benedicto XVI anunció que iría a la isla, los obispos de América Latina se quejaron, porque él había visitado sólo el Brasil, en el continente , y no reservó agenda para otros países mayoritariamente católicos, como México, Colombia y Argentina. La queja obligó a Benedicto XVI a hacer una escala en México, donde recibió a los obispos del Consejo Episcopal Latinoamericano.

En Cuba apenas el 5 % de la población de casi 12 millones de habitantes se declaran católicos.

La Casa Blanca (George W Busch) presionó a Juan Pablo II de varias formas para que no fuese a Cuba. Y si iba, que condenase al régimen revolucionario. Wojtyla fue y permaneció allí cinco días, más que el tiempo habitual dedicado a otros países, estrechó sus lazos de amistad con Fidel e incluso elogió los avances sociales de la Revolución, como la salud y la educación.

Benedicto XVI estuvo en Cuba sólo tres días y tampoco expresó nada que contrariase a las autoridades del país.

En la visita de Juan Pablo II, Fidel rompió el protocolo y asistió todas las noches a la nunciatura, donde estaba hospedado el pontífice. Allí mantuvieron largas conversaciones regadas con zumos tropicales.

Raúl, en el 2012, tuvo la suerte de que un fuerte temporal impidió que el avión de Benedicto XVI despegara a la hora prevista, lo que hizo posible una larga conversación entre ambos.

Tanto Fidel como Raúl fueron alumnos internos de colegios jesuitas durante largos años y consideran muy positivo ese período de sus vidas. Incluso para entender sus personalidades hay que conocer cómo los jesuitas forjaban el carácter de sus alumnos en la primera mitad del siglo XX.

Después de la visita de Juan Pablo II el teólogo italiano Giulio Girardi, en un almuerzo con Fidel, comentó que consideraba excesivo que el papa presentara a la Virgen de la Caridad con una corona de oro. A lo que Fidel reaccionó diciendo: “La Virgen de la Caridad no es sólo la patrona de los católicos; es la patrona de Cuba”.

El papa Francisco hizo de puente (de ahí viene la palabra pontífice) para que Cuba y EEUU se aproximaran, como lo admitieron Raúl y Obama en los discursos para volver a la buena vecindad, el 17 de diciembre del 2014.

En 1959 la victoria de la Revolución se topó con la reacción adversa de la Iglesia Católica, marcada por el franquismo español. A pesar de que ningún sacerdote fue perseguido y ningún templo cerrado, el diálogo entre Estado e Iglesia en la isla se reducía a la amistad de Fidel con los nuncios papales. La relación con el Vaticano nunca se rompió.

En 1981, a petición de Fidel y con anuencia de los obispos cubanos inicié en el país el trabajo de aproximación entre la Iglesia Católica y el Estado. La publicación del libro “Fidel y la religión”, en 1985, redujo significativamente el prejuicio comunista hacia la religión y el temor de los católicos ante la Revolución.

Fidel retomó el diálogo con los obispos y se suprimió el carácter ateo del Estado y del Partido Comunista de Cuba, que ahora son oficialmente laicos. Son excelentes las relaciones del gobierno cubano con la Iglesia Católica, para tristeza de los anticastristas de Miami, que insisten en satanizar la Revolución.

Al desembarcar en La Habana el papa Francisco no encontrará una nación católica y mucho menos atea. Será acogido calurosamente por un pueblo imbuido de religiosidad sincrética, en la que se mezclan, como en Bahía, espiritualidad de origen africano y tradiciones cristianas. Un pueblo que, como ningún otro del continente americano, reparte entre sí y con otros pueblos el pan de la vida.

Frei Betto es escritor, autor de “Ocho caminos para ser feliz”, entre otros libros.

- See more at: http://www.alainet.org/es/articulo/169802#sthash.AsbJy2E6.dpuf 

Opiniones (1)
16 de agosto de 2017 | 15:31
2
ERROR
16 de agosto de 2017 | 15:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Estimado Fraile hay varias perlitas por desojar en su columna, en primer lugar en Cuba hay solo un 5% de catolicos declarados, por una simple razón, han sufrido persecusión durante decadas, y ese miedo se pasa de generación en generación, no se olvide usted que los cubanos adolecen al igual que lo hicieron los rusos (de la antigua URSS) lo que algunos cientificos llaman "el miedo genetico", ese miedo hecho carne que los protege de una muerte segura.- Y otra cosa que me llamo la atención es esa frase de que los cubanos reparten entre si el pan de la vida, lo unico que reparten entre ellos es la misería de haber vivido durante 56 años bajo un regimen comunista absurdo y asesino.-
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
EE.UU.: Violencia y caos en Charlottesville
14 de Agosto de 2017
EE.UU.: Violencia y caos en Charlottesville