opinión

¿A qué edad comienza la vida?

"Para mí a los 75 años, para Shimon Peres a los 91 y para el Fayt a los 97".

¿A qué edad comienza la vida?

Cuando hace pocos días sobre un avión a 10 mil metros de altura estaba conectado a internet escribiendo y enviando y recibiendo mensajes vino a mi memoria, de ello aproximadamente 60 años atrás, cuando en paralelo a mis estudios secundarios en horario nocturno en el Manuel Belgrano mientras trabajaba en una mueblería ubicada en la calle San Jerónimo 330, la mueblería de mi muy querido y apreciado Marcos Mesch, hoy ya fallecido – fue uno de los pocos que muchos años después, en uno de sus viajes de Israel a Argentina, en un momento muy especial y duro de mi vida, tuvo el coraje y la valentía de poner su cara y apoyo personal para acompañarme – repito, vino a mi memoria los tiempos aquellos en que los resúmenes bancarios mensuales que el Banco Nación enviaba eran escritos a mano y en tinta china, qué tiempos aquellos y hoy yo desde un avión comunicándome con todo el mundo como si estuviera sentado en casa.

No hay duda que no solamente en lo tecnológico los tiempos han evolucionado, también el ciclo biológico del ser humano para bien ha cambiado.

Quién podía pensar que yo con mis casi 75 años, apoyado en las nuevas tecnologías esté trabajando y pensando hacia adelante, creando. Quién podía imaginar que por mis notas y comentarios algunas consultoras se interesaran y me contrataran para preparar informes especiales para ellas, y encima me pagaran. Quién hubiera pensado que encima algunos se atrevieran a invitarme para dictar charlas o conferencias, con mis honorarios nunca llegaré a los casi US$ 30 millones que los Clinton facturaron durante 2014 por ellas, tampoco ni lejos me acercaré a los US$ 250 mil, gastos aparte, que Ehud Barak, el ex Ministro de Defensa y Primer Ministro de Israel quien los cobra por 45 minutos de generalidades, pero en lo mío hay mucho de satisfacción personal por el agradecimiento de los escuchas y lectores que dicen recibir algo diferente a lo tradicional, aunque lo económico es importante hay mucho más, hay un volver a vivir, un mundo que a los 75 años volvió a abrirse.

Para Shimón Peres, a los 91 años y luego de dejar la Presidencia de Israel, con su nueva compañía de relaciones públicas y lobby internacional quiere imitar a Henry Kissinger, no hay puertas que para él no se le abran, todo un nuevo mundo de negocios por delante, suculentos honorarios.

Para el Ministro de la Corte Dr. Carlos Fayt la vida también puede comenzar a sus 97 años, todo un mundo aún por delante, pero en el campo privado. Seguramente recibirá muchísimas invitaciones muy bien remuneradas, las video conferencias ahora solucionan todo para no tener que movilizarse, puede continuar levantándose a las 5 de la mañana para escribir artículos llenos de su amplia sabiduría y experiencia, lo que no puede hacer es permanecer a la fuerza, es hacer lo contrario de lo que seguramente en muchos de sus fallos en su larga y exitosa historia judicial escribió sobre el declive natural que el paso de los años produce en el ser humano.

Los jueces están para moldear las leyes, sin modificarlas, llenándolas con sentido común e inteligencia, es el sentido común que él mismo, en su particular caso debió en su momento aplicar para dar un paso al costado, seguramente hubiera recibido 40 millones de personas aplaudiendo, agradeciendo y reconociéndole por tal gesto y por sus innumerables servicios al país.

El Dr. Fayt no se merece todo lo que está sucediendo a su alrededor, ni el de los que lo apoyan ni el de sus detractores, ese desgaste moral que mucho daño seguramente le está produciendo, el tema ya se le escapó de sus manos y control, lamentablemente él no es ajeno a la situación, permitió que el tema se politizara lo que es sinónimo de grosería y falta de respeto, con su terquedad dejó pasar muchas oportunidades de oro y demostrar que para él el tiempo solo está pasando en los años, que las neuronas activas permanecían en sus lugares, frescas y plenas.

Se equivoca el Ministro Fayt cuando se convence que con su actitud de permanencia y capricho se está inmolando en bien de la justicia y del país, nadie es insustituible, aunque en el medio se produzcan algunos cimbronazos, al final todo regresa a su cauce y normalidad.

Opiniones (0)
19 de agosto de 2017 | 01:21
1
ERROR
19 de agosto de 2017 | 01:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
    15 de Agosto de 2017
    Bunkers de la Segunda Guerra Mundial