opinión

Hacia un uso responsable de las redes sociales

Es necesario tomar conciencia que las acciones que se realizan en mundo virtual impacta inexorablemente en el mundo real.

Hacia un uso responsable de las redes sociales

 Son varios los delitos informáticos que pueden resultar a partir del uso de las diferentes herramientas tecnológicas y/o redes sociales (WhatsApp, Facebook, MySpace, Telefonía celular, Twitter, YouTube, Flickr, Dropbox, etc.) tales como:robo de identidad, acoso, extorsión, estafa, fraude informático, sabotaje informático, ciberterrorismo, delitos económicos, publicación de comunicaciones electrónicas, revelación de información registrada en banco de datos personales, corrupción de menores, secuestros, narcotráfico y hasta trata de personas.

Por ello la necesidad de tomar conciencia que las acciones que se realizan en mundo virtual impacta inexorablemente en el mundo real. Los usuarios deben utilizar la herramienta con la certeza de que los datos personales se harán públicos y así expondrán su vida privada. Si bien encuestas refieren que el 50% de los adolescentes dan información personal en internet, el 60% suben fotos propias y de amigos sin su consentimiento, manifestando además pensamientos, opiniones, gustos y creencias sin restricciones; es aún más preocupante el hecho de que dos de cada tres padres desconoce a qué red social está suscripto su hijo, como que el 80% de los jóvenes accede a internet sin control de sus padres.

En este sentido, es recomendable para la seguridad de los jóvenes, que los padres acompañen y eduquen a sus hijos sobre los riesgos potenciales y los concienticen sobre el uso responsable de las redes sociales, guiándolos en la navegación de los sitios de ingreso e interiorizándose de las herramientas tecnológicas. La prohibición en estos casos resulta un mal consejero, por lo contrario, el guiar y generar pautas de uso responsable provoca un compromiso por parte de los jóvenes en la utilización del servicio.

En este contexto, los padres deben tener buen conocimiento del uso y alcance de estas herramientas; deben experimentar y conocer sus funciones y servicios, de esta manera podrán tener un mejor vínculo y diálogo con los chicos al momento de aconsejarlos, guiarlos y advertirles sobre las virtudes y riesgos de las mismas. No puede aconsejarse sobre lo que no se conoce. Deben establecer normas y pautas de uso razonable, discutiendo con ellos y poniendo limites concretos a fin de evitar que sus hijos o los amigos de ellos sean expuestos a situaciones no deseadas o de amenaza, principalmente sobre la información personal que puedan subir a dicha red.

Es fundamental saber quiénes son los contactos y/o grupos a los que los chicos están asociados o vinculados. Un modelo de acercamiento recomendable es que los padres muestren interés en las actividades, amistades y grupos que sus hijos generan a través de estos sistemas con el propósito de que los jóvenes no se sientan vigilados o acosados por sus padres; la sobreactuación, enojo o prohibición no son aconsejables, ya que ellos generarán automáticamente una nueva herramienta de red social para vincularse y por la mala experiencia no se lo comunicarán a sus padres.

Es positivo que los chicos sociabilicen y utilicen las herramientas tecnológicas – como las redes sociales o los grupos de whatsapp - para armar grupos de estudio, deporte, amistad etc.; esto facilita y dinamiza las relaciones como así también aquella información que se intercambia, pero este ámbito que se genera debe ser sano y seguro, focalizado en personas de la misma edad y conocidas; no es aconsejable que los chicos interactúen con grupos constituidos por adultos o que permitan el ingreso a personas ajenas al grupo específico creado.

Cuando se habla de la responsabilidad, competencias u obligaciones para el control y la seguridad en la utilización de la red, inmediatamente se lo asocia con la obligación del Estado como único responsable de velar por ello, sin embargo, en el modelo de la seguridad informática se identifica como factor fundamental la limitación y cuidado individual, es decir, la autorresponsabilidad de cada usuario.

Recomendaciones prácticas para un uso eficiente y seguro de las redes.

• No interactuar con personas con las que no se tiene un vínculo real.

• No dar información personal (número de teléfono; direcciones; fotografías propias, de familiares o de amigos sin su consentimiento); no intercambiar contraseñas.

• Bloquear a contactos desconocidos que insisten en entablar un diálogo.

• No descargar archivos multimedia.

• No poner foto personal como perfil.

• Evitar encuentros personales con personas que han conocido por el sistema.

• Respetar la privacidad de los amigos para no exponerlos.

Opiniones (0)
18 de diciembre de 2017 | 13:36
1
ERROR
18 de diciembre de 2017 | 13:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes