opinión

El Boca -River de Netanyahu

De farsa en farsa. Un análisis desde Israel.

El Boca -River de Netanyahu

Los gases que en el partido Boca - River los jugadores de River recibieron sobre sus ojos no solo los hicieron llorar a ellos, llegaron hasta aquí, todos lloramos al ver la farsa y el circo que la designación de los nuevos ministros que ayer juraron sus cargos. Mientras que en Argentina el partido se suspendió, no continuó, aquí esa suerte no se produjo, lo que comenzó como una farsa finalizó como una vergüenza.

Las elecciones del pasado 17 de febrero fueron para Netanyahu un personal y espectacular éxito, nadie lo había pronosticado ni calculado, salió de allí como el gran ganador que nada a nadie debía, todos a sus pies.

Sus 30 parlamentarios propios, repito, triunfo personal que todos reconocían, anticipaban el armado de la coalición de gobierno como algo simple y casi natural, además tenía alternativas diferentes para intercambiar figuras con las cuales diluía el poder de presión y el nivel de exigencias, todo relativamente fácil.

Y allí apareció el verdadero Netanyahu, el del rencor y las venganzas personales, por un lado está el que con la palabra y gesticulaciones hace maravillas en sus interlocutores, el gran vendedor y el otro, el rencoroso, el que tiene la habilidad de ser el Rey Midas, pero al revés, todo lo que tocó en éstos días posteriores a la elección dejó de ser oro.

Le llevó un tiempo más de lo previsto arreglar con sus socios naturales para conformar una coalición de 61 parlamentarios, lo justo, con un desgastante manoseo previo en donde siempre el gran Netanyahu se convertía en el gran perdedor, su imagen cada vez más por los suelos, chantajes y extorsión políticas era lo más suave que recibía.

Llegó al final el turno de repartir los ministerios restantes entre los principales parlamentarios de su propio partido, natural, cada uno de ellos con sus aspiraciones personales, a todos de alguna manera los tenía en stand by con promesas y palmadas, pero quedaba muy poco para repartir para muchos y nerviosos candidatos que se comían las uñas en la dulce espera, los principales ministerios ya se habían ido a manos de los partidos que ingresaban en la coalición.

El de Relaciones Exteriores se lo reservó para él, no lo cubrió, era un mensaje al jefe de la oposición para decirle es suyo, venga, armemos un gobierno amplio que permita gobernar, está claro que con una mayoría mínima es imposible hacerlo, cualquiera en cualquier momento saca pecho y quiere pasar a la historia…

La Knesset, el Parlamento Israelí estaba citado para las 6pm, el Presidente del Estado estaba, los familiares de los ministros que ya estaban confirmados y de los que potencialmente pensaban serlo, invitados especiales, a full, 3 veces debió posponerse, cada rato subían y bajaban figuras, de nada a ministros, de ministros a nada, a soldados raso, mutuamente se estaban haciendo de goma.

Patético, cuando por fin Netanyahu habló, eran ya más de las 9 pm, tuvo que sacar un papel de su bolsillo a fin de leer los nombres de los nuevos ministros a quienes debía presentar ante el parlamento, ni él se recordaba qué les había prometido a cada uno, tampoco el cómo se denominaban los ministerios, uno tiene una nombre tan largo que imposible recordarlo, son 3 renglones de escritura normal, el show debe ser completo, lo fue, con la garantía que no es la única función, son muchas otras que diariamente se presentarán.

Netanyahu con su imagen por los suelos, la CNN y las cadenas de Inglaterra transmitiendo en directo la gran vergüenza, el gran Netanyahu con el que ellos deben discutir quedó al descubierto, hilachas.

Faltaba ver la larga sonrisa de Obama ante ésta reducción de Netanyahu a su menor expresión, supo ganárselo solo, como solo todo lo gano también sólo todo lo perdió.

El que estas líneas suscribe se reía al ver éste denigrante espectáculo, pero por el otro lado, simple coincidencia, mentalmente lo estaba felicitando porque su martilleo permanente en el único tema que efectivamente le interesa, Irán, su reabastecimiento en uranio y el acuerdo con los Estado Unidos, había comenzado a cincelar, le estaba dando resultados firmes, el Senado americano resolvió, antes que Obama firme, revisar cada cláusula del acuerdo, también dirigentes de los países del Golfo Pérsico estaban reunidos con Obama a fin de transmitirles sus preocupaciones por el acuerdo con Irán y su expansión territorial, todo obra de Netanyahu.

Éxito internacional y decepcionante derrota interna, cómo puede presentarse ante los líderes mundiales cuando sus debilidades quedaros tan expuestas.

Ningún ministro del partido gobernante quedó satisfecho con lo recibido, es un premio consuelo con el que convivirán mientras se abre dentro del Likud, una infernal guerra interna por un urgente recambio de Netanyahu, todos contra todos, no son los golpes institucionales como se está acostumbrado en Latinoamérica, comenzó el tiempo de descuento, son dos las alternativas, elecciones anticipadas y recambio del liderazgo en reemplazo de Netanyahu.

Se cumplieron 67 años de la creación del Estado de Israel, éste es el parlamento número 34 lo que indica un promedio de duración de cada gobierno de menos de 2 años, una inestabilidad que da miedo, si en el medio incluimos los meses de campaña de elecciones y formación de los respectivos gobiernos, junto con el miedo hay que llorar.

Pero no todo es negativo, suerte que hay fuerzas que se mueven independientemente, contra todo eso el país avanzó, construyo, se lo convirtió en uno de los pujantes del mundo, el mayor en alta tecnología, suerte que en Israel existe un Dios independiente de la política…

Opiniones (0)
19 de noviembre de 2017 | 18:50
1
ERROR
19 de noviembre de 2017 | 18:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Grammy Latinos 2017
    18 de Noviembre de 2017
    Grammy Latinos 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia
    16 de Noviembre de 2017
    Lluvias torrenciales en Grecia