opinión

Una ciudad que quiere mirar al río

Un caso de estudio: Medellín. La perspectiva de un experto.

Una ciudad que quiere mirar al río

Mis colegas colombianos hace tiempo me reclaman que escriba sobre el río Medellín, más aun considerando el rol clave que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) tuvo en la recuperación del río.

El rio Medellín corrió la suerte de la gran mayoría de los ríos urbanos de América Latina y el Caribe. A mediados del siglo pasado, el río fue canalizado, creando no sólo la expectativa de anexar suelo para construcción de una ciudad que se encontraba en rápido crecimiento (pasó de 358.000 habitantes a 2.3 millones en 60 años, DANE) sino también que se convirtió en el principal corredor estructurador de la ciudad (hoy la traza del metro de la ciudad replica la del río). Sin embargo, esta mejora no pudo evitar que continuara siendo la cloaca oficial de la ciudad. El total estado de anoxia y su difícil acceso lo mantuvo sin vida y alejado de la gente durante décadas.

De un río repelente a uno atrayente

Como parte de un amplio proceso de transformación de la ciudad de Medellín, que fue mucho mas allá de la infraestructura urbana, la sociedad y sus representantes decidieron priorizar el saneamiento y recuperación urbano-ambiental del río. A comienzos de los años 80s las Empresas Públicas de Medellín (EPM) desarrollaron el ambicioso Programa de Saneamiento del Río Medellín (PSRM), un proyecto multi-etapa que consistía en construir 4 plantas de tratamiento de aguas residuales, 2 de tratamiento secundario y 2 con tratamiento preliminar, a lo largo del 100 km del río. La primera, la planta de tratamiento de San Fernando, obra co-financiada por el BID, entró en operaciones en mayo de 2000, y depura aproximadamente el 23% de las aguas residuales vertidas en el río.

El año pasado, se inauguró la segunda planta de tratamiento de aguas residuales en el municipio de Bello, financiada con un crédito del BID, en este caso, el crédito para tratamiento de aguas residuales más grande de la historia de la organización. Esta planta, junto con la de San Fernando, llevarán el porcentaje de aguas residuales tratadas al 95% – un valor encomiable para la región. Sabemos igual el desafío que implicará al operador romper con la tradición regional de plantas de tratamiento construidas que rara vez funcionan bajo parámetros de diseño.

río Medellín: Los trabajos de saneamiento aumentarán el nivel de oxígeno del agua (cumpliendo con la normativa vigente) pero no cambiarán el color del agua. Foto por Jorge Gomez (Kroyf), viaWikimedia Commons

Pero lo bueno no terminó ahí. Ahora la alcaldía se propuso devolverle el río saneado a los habitantes de Medellín.

El parque río Medellín

El año pasado se puso en marcha un megaproyecto de renovación urbana: el Parque del Río Medellín, que busca recuperar el corredor del río Medellín y potencializarlo como el principal eje ambiental de la ciudad y su región, optimizando además su actual función como principal corredor de movilidad nacional regional y local. Convirtiéndolo de esta manera en “el” punto de encuentro e integración social.

Así pues se convocó un concurso público internacional de anteproyecto urbanístico, paisajístico y arquitectónico, para desarrollar los diseños. El pasado mes de noviembre 2013 se conoció la propuesta ganadora elegida por un jurado internacional, entre 57 firmas que se presentaron en la primera ronda, provenientes de 13 países diferentes. El proyecto seleccionado fue el de Latitud Taller de Arquitectura y Ciudad, representado por los arquitectos Sebastián Gómez y Juan David Hoyos.

El proyecto, en su concepción completa, busca la transformación de 423 hectáreas a lo largo de 28 km de longitud que tiene el corredor del río en su paso por el Valle Metropolitano. En el municipio de Medellín el ámbito de intervención está determinado por 328 hectáreas y 19,8 km.

El costo aproximado del proyecto en su totalidad sería equivalente a US$ 1,7 millones, por este motivo se prevee que sea realizado de manera progresiva y con una continuidad de voluntad política de las diferentes administraciones en el tiempo.

El río como elemento estructurante en la ciudad del futuro

Perseguimos en la Iniciativa de Ciudades Emergentes y Sostenibles a nuestros alcaldes con una pregunta: “¿qué ciudad quiere para el futuro?” Por muchos años hemos sido incapaces de darnos cuenta de que los ríos urbanos definen la esencia de una ciudad, le dan su carácter y personalidad. Desde la calidad de sus aguas, su función urbana y recreativa, su capacidad de integración e inclusión social. El caso del rio Medellín nos muestra el comienzo de un cambio de paradigma en al región. Durante años el río fue estructurador de un corredor de transito y cloaca, hoy el rio se puede convertir en un caso ejemplificado de democratización del espacio público. En el caso de Medellín la respuesta está bastante clara.

(*) Horacio Terraza. Especialista en desarrollo urbano. Coordinador de la Iniciativa de Ciudades Emergentes y Sostenibles del BID. Leé más en el blog Ciudades Sostenibles del BID.

Opiniones (0)
17 de octubre de 2017 | 09:12
1
ERROR
17 de octubre de 2017 | 09:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
    11 de Octubre de 2017
    La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes