opinión

Ciudades creativas: la oportunidad de oro de las ciudades emergentes

Un experto del BID propone una mirada sobre ciudades sostenibles.

Ciudades creativas: la oportunidad de oro de las ciudades emergentes

Cuando se habla de ciudades creativas, los diseñadores dicen Nueva York; los artistas, París; los músicos, Londres; los cinéfilos, Los Ángeles; y los literatos, Barcelona. Sin embargo, existen muchas oportunidades para la creatividad fuera de las grandes metrópolis.

Las llamadas ciudades emergentes en Latinoamérica y el Caribe—aquellas con poblaciones inferiores a los 2 millones de habitantes—gozan en este momento de un potencial de crecimiento económico y demográfico que en muchos casos resulta superior a la media nacional. En consecuencia, estas urbes no tardarán en tener una demanda cultural y de servicios creativos tan grande como la de las mega ciudades. Si se preparan para esto, pronto los diseñadores, artistas, músicos, programadores, literatos y gestores culturales a nivel mundial estarán mirando a las ciudades emergentes como fuentes de creatividad y talento.

Las industrias basadas en el conocimiento intensivo tales como la tecnología, las finanzas y los servicios creativos se ven altamente beneficiadas cuando están aglomeradas. Cuando estas industrias tienen la posibilidad de compartir ideas y experiencias, es allí donde ocurre la innovación. Por esto las ciudades resultan tan atractivas para quienes ven en ellas un cúmulo de industrias y experiencias, nuevas oportunidades y medios para mejorar su calidad de vida.

Según “La Economía Naranja”—una publicación del BID —América Latina y el Caribe tienen la capacidad de proveer 107 millones de empleos a jóvenes talentosos en el campo de la economía creativa. Hoy en día las oportunidades en esta industria se han establecido principalmente en las ciudades mega (Bogotá, Buenos Aires, Sao Pablo, Lima, Santiago) por que es allí dónde se concentra la principal demanda de estos productos y servicios.

No obstante, dadas las características económicas y demográficas de las ciudades intermedias en la región, éstas llegarán a demandar tantos productos y servicios culturales y creativos como las ciudades mega. De allí la importancia de generar clústers y fortalecer la industria de las ideas en las ciudades emergentes: es la oportunidad de promover auténticas Kreatopolis (ciudades creativas) en las que sea posible “crear un ambiente conducente a la reproducción del capital intelectual.“ Y con ello responder a la necesidad que tiene nuestra región de “retener, atraer, capturar y reproducir el talento de un segmento de la población, que por lo general se encuentra subvalorado socialmente y pobremente remunerado económicamente.” (La Economía Naranja p.79, 153).

Las mega ciudades en la región están empezando a implementar proyectos y alianzas que fortalezcan la industria por medio de la aglomeración de creativos. Por ejemplo, el proyecto Distritos Creativos puesto en marcha por el Ministerio de Desarrollo Económico de Buenos Aires, es un ejemplo práctico de la Economía Naranja en la región. Con el propósito de reducir la desigualdad en esta ciudad (la zona sur es más pobre y desfavorecida en términos de cobertura de salud, educación y seguridad ciudadana, en comparación con la zona norte) se ha creado una estrategia para agrupar industrias particulares en la zona sur de la ciudad.

Estas industrias, una vez aglomeradas de este modo, apoyan el desarrollo urbano y se convierten en puntos de competitividad local. Con este fin, se crearon 4 distritos (diseño, audiovisual, artes y tecnología) y por medio de incentivos fiscales se logró que estas zonas se volvieran atractivas para las empresas vinculadas a estas actividades. Al incrementarse la actividad en estas zonas, las personas que trabajaban allí se fueron mudando a viviendas cercanas a su puesto de trabajo y al mismo tiempo el gobierno se encargó de mejorar el espacio público. Estas acciones mejoraron la calidad de vida de los ciudadanos, y la sinergia facilitó que las industrias se hicieran más competitivas.

De modo similar, el gobierno regional de Santiago de Chile—de la mano con algunas organizaciones públicas y privadas—creó la plataforma Santiago Creativo. Ésta tiene como objetivo articular y gestionar estrategias para generar valor a la industria creativa del área metropolitana de la ciudad y así promover la exportación de productos y servicios relacionados con este sector. A partir de la integración de diversas instituciones, organismos del estado y otros actores públicos y privados, se han diseñado políticas de fomento claras y eficientes para promover el emprendimiento creativo. Además, las personas que se vinculan reciben capacitación en temas de creación de empresa y negociación de acuerdos comerciales. Gracias a este programa la ciudad está generando valor en la industria creativa, integrándola con los otros sectores y haciéndola más competitiva.

¿Cómo podemos convertir las ciudades emergentes de América Latina y el Caribe en ciudades que atraigan a los creativos de la región?

Las grandes ciudades de la región están empezando a posicionar la industria de la creación de ideas porque han entendido el gran impacto que ésta tiene sobre los indicadores de competitividad y generación de empleo. Es momento de innovar en las ciudades emergentes, y empezar pronto puede ayudar a que en un futuro próximo sea una industria aventajada.

Esto debe hacerse teniendo en cuenta las ventajas particulares que ofrecen las ciudades intermedias, tales como un costo de vida y de emprendimiento menor que las ciudades mega. Es posible aprovechar esta situación para crear clústers creativos que presten servicios a las propias ciudades intermedias, pero que también tengan la capacidad de exportarlos a las ciudades mega.

Además de hacerlas más competitivas, esta situación contribuiría a promover la inversión en las ciudades emergentes. Para generar el escenario ideal en el desarrollo de esta industria, es imprescindible que el sector público y privado se integren e innoven en estrategias para mejorar la conectividad, fomentar el emprendimiento y capacitar a los creativos en la formalización de empresa. Así, lograremos ciudades emergentes, sostenibles y creativas.

(*) Sergio Andrés Moreno. Experto del BID. Del blog Ciudades Sostenibles.

Opiniones (0)
20 de octubre de 2017 | 21:28
1
ERROR
20 de octubre de 2017 | 21:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    18 de Octubre de 2017
    Wildlife Photographer of the Year 2017
    Lo perdí todo víctimas del terremoto en México
    17 de Octubre de 2017
    "Lo perdí todo" víctimas del terremoto en México