opinión

Chile y Bolivia y la salida al mar

Durante esta semana se produjeron los alegatos de las delegaciones de Chile y Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, en Holanda.

Chile y Bolivia y la salida al mar

La Guerra del Pacífico enfrentó a Chile contra la alianza de Bolivia y Perú entre 1879 y 1884. El motivo fue el interés capitalista del imperialismo británico, que había puesto el ojo en el guano y el salitre de la zona, insumos fundamentales para la agricultura de la época.

Ante el intento de Bolivia de empezar a cobrar impuestos a las empresas inglesas con sede en Santiago, Chile reaccionó sorpresivamente ocupando militarmente el puerto boliviano de Antofagasta. Luego de cinco años de guerra, Chile se quedó con 400 kilómetros de costa y 120 mil kilómetros cuadrados, todo el litoral marítimo boliviano y la zona más rica en cobre. En tanto, Perú también perdió todo el sur, desde Arica hasta Iquique, y podría haber sido peor porque el ejército chileno llegó a ocupar Lima.

A partir de ese momento, Bolivia reclama una salida soberana al mar, más allá de que en 1904 se firmó un tratado de límites al cual hoy se aferra Chile para sostener su argumento de que no tiene nada que discutir con Bolivia.

Esta posición es difícil de aceptar, porque entonces estaríamos aceptando que una acción de fuerza puede llegar a constituirse en fuente de derechos. Algo inaceptable para la paz y la convivencia mundial.

En cambio, Bolivia aduce que Chile en varias ocasiones se comprometió a discutir la entrega de una salida soberana al mar, que aliviane las consecuencias nefastas de su enclaustramiento.

Lo que se está discutiendo en las audiencias esta semana en La Haya es nada más que el planteo de incompetencia presentado por Chile. Es decir, una chicana jurídica que no hace más que empeorar la imagen internacional de Chile. De hecho, en su alegato Bolivia dice que en realidad lo que Chile busca es no cumplir con su compromiso de discutir el tema. Si la Corte Internacional de Justicia se declara competente (eso podría suceder la semana que viene), recién ahí se abordará la cuestión de fondo, que es el pedido de Bolivia para que la Corte ordene a Chile sentarse a negociar.

Lo importante para nosotros y para toda Sudamérica es tomar consciencia de que no se trata de un tema bilateral, sino de un tema multilateral que afecta directamente a todos nuestros países. Principalmente porque la situación afecta el equilibrio regional. Hay países que son atlánticos como Argentina, Uruguay, Paraguay, Brasil. Y hay otros países que son pacíficos como Chile, Perú, Ecuador y Colombia. Y allí, en ese grupo, también tiene que estar Bolivia. No sólo por la propia Bolivia, sino para que ningún país tenga hegemonía en el Pacífico Sur.

Ahora bien, las alternativas que siempre se han barajado giran indefectiblemente en torno a la idea de un corredor que una el territorio boliviano con el mar. Eso en la práctica es totalmente impracticable, porque si ese corredor fuese al norte de Arica, sería en territorio que antes perteneció al Perú, incluyendo un nuevo problema. Y si el corredor fuera por territorio que fue de Bolivia, eso cortaría en dos a Chile, algo totalmente inaceptable para Santiago.

Cuando el presidente Evo Morales estuvo en Córdoba para recibir el Doctorado Honoris Causa de la Universidad Nacional de Córdoba, tuve la oportunidad de acompañar a la entonces rectora Carolina Scotto en una entrevista con él.

En esa ocasión le entregué un proyecto alternativo que prevé un enclave territorial soberano sobre el mar, de 30 kilómetros por 30, es decir 900 kilómetros cuadrados, a la altura de Calama. Es una ecuación gana-gana porque Bolivia ganaría una salida soberana al mar y Chile ganaría también.

Por un lado se reactivaría una zona que económicamente está deprimida, y por otro lado mejoraría notablemente su imagen internacional. Pero además ganaríamos todos porque demostraríamos al mundo que la verdadera integración sudamericana no es sólo solidaria sino también muy pragmática en busca de la paz, la estabilidad y la prosperidad de nuestros pueblos.

Mariano Saravia. 

Opiniones (6)
24 de agosto de 2017 | 06:04
7
ERROR
24 de agosto de 2017 | 06:04
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Hay gente que no sabe diferenciar, entre la nota que coloca este medio y los comentarios que cada usuario propone. El punto, no es mi comentario, ni mucho menos mi carácter, temperamento, conocimientos y lo que sea de mi, sino la nota del autor. Por eso es que abrimos los diarios, para leerlos y si se sabe algo del tema, opinar. Pero el eje central no es el debate entre usuarios, sino el debate virtual con el autor de la nota. En lo personal,puede opinar lo que le venga en ganas de la nota o de mi. Sólo que la historia y los sucesos acontecidos recientemente (por ejemplo Irak en 1990 y antes Israel en 1967) unos tomados en forma provisoria mientas dure el petróleo en ese país y el otro en forma de excusa para apoderarse de más territorios mediante la fuerza.- Creo... que los antecedentes modernos y no de la época de los griegos o romanos, nos dan la absoluta certeza, que el notero, no tiene idea de lo que dice. Caso contrario, nosotros basados en la oferta que recibió San Martín, deberíamos pretender todo lo que ahora se llama Chile.- O... el notero, tiene manifiesta parcialidad a favor de los bolivianos. Ojo, no es que defienda a los chilotes, sino que el fundamento de la nota es falaz.- Por lo de mi singularidad, le aclaro que cada día me da el sustento para mi familia, el ser como soy.- Y si usted lee mis comentarios (mi satélite), obviamente se dará cuenta que nunca son infundados.- Trate en su placa, de incorporar conocimientos, experiencia, cultura general, en definitiva ... sabiduría, pero como si fuera un basic o fortran, su lenguaje no encaja en esta nota.- O usted sigue perforando tarjetas??? Lo que dijo ese rey, fue propio de alguien que ve a todos debajo de sus pies, ¡usted parece estar debajo de los míos!!! si es que tanto le interesan mis comentarios y mi originalidad.-
    6
  2. Estoy con los chilenos, sino Paraguay tambien tiene derechos a reclamar como Uruguay y otras de sudamerica, hoy por hoy no cabe una guerra en nuestras mentes, pero tampoco pensamos en retrotaernos a tiempos pasados para devolver a nuestros vecinos lo ganado en luchas armadas, no sean hipócritas.-
    5
  3. Jcglsl, su postura tan singular se me antoja más propia de otros tiempos, felizmente superados. El "por qué no te callas? Hoy es comando no reconocido y son los actuales tiempos de libertad de expresión, felizmente vedada a nadie. Usted debería hacerse un update, si su placa base lo admite.
    4
  4. QUE QUIEREN LOS CHILENOS LOS GARCAS DE SIEMPRE COMO TODA SU HISTORIA , PERO LA JUSTICIA LLEGA Y EL MAR VA A HACER LO QUE CORRESPONDE CON CHILE
    3
  5. "estaríamos aceptando que una acción de fuerza puede llegar a constituirse en fuente de derechos. " Muy gracioso. La distribución territorial entre países no es sino el resultado de "acciones de fuerza". Este señor parece no saber que la Argentina -al igual que el resto países- surgen a partir de acciones de fuerza. Ha sido así siempre y siempre lo será. Si Bolivia tuviese fuerza suficiente para invadir y ganar una nueva gerra con Chile lo hubiese hecho ayer. Tienen que ir a llorar a La Haya porque no pueden ganar una guerra no porque no crea que las acciones de fuerza son fuente de derecho.
    2
  6. Esta posición es difícil de aceptar, porque entonces estaríamos aceptando que una acción de fuerza puede llegar a constituirse en fuente de derechos. Algo inaceptable para la paz y la convivencia mundial. S.I.C. Con su criterio, bastante desacertado por cierto, Italia debería poder recuperar los territorios que perdió en la segunda guerra al norte y este. También los demás países de Europa que perdieron territorio y los que aunque no lo perdieron, fueron -ayudados- como aliados de los norteamericanos y ganaron la guerra, lo que les costó que aún hoy E.E.U.U. tenga bases militares en toda Europa. También, cabe recalcar que por ese concepto suyo, después de perder una guerra que nosotros iniciamos a Inglaterra por las Malvinas, nos la deban regresar. Me parece, que para hacer notas de este calibre, debería informarse un poco más de la historia reciente, por lo menos.- No hablemos de Guayanas, ni de México, ni de otros ejemplos.- Hay veces que es mejor quedarse callado, que hablar. En este caso, escribir.-
    1
En Imágenes
Incidentes en la movilización de la CGT.
23 de Agosto de 2017
Incidentes en la movilización de la CGT.