opinión

Llegó el ajuste en Mendoza: una historia chiquitita así

Lo que les pasa a un gupo de escuelas en el secano del norte mendocino. A vos no te afecta y tampoco mueve la aguja electoral. Pero importa.

Criticones -porque para aplaudir sobran personajes voluntarios y rentados- desde MDZ hemos remarcado cómo el gobierno despilfarra dinero en acciones descoordinadas, no muy útiles, poco eficaces otras veces o que, directamente, podrían haberse hecho mejor y con menos plata. Hablamos ya de los gastos de la Vendimia y las velas más caras del mundo y en cantidad. Y vemos que cada funcionario tiene celular/es para sí y sus allegados, no siempre abiertos para todo el mundo, pero siempre con carga completa y crédito disponible. A juzgar por las peleas en las redes sociales con opositores, o los comentarios propagandísticos, tienen, también, a nuestro costo, claro está, Internet ilimitada en móviles y oficinas.

Pero hay un sitio de la provincia en donde se han esmerado en el ahorro presupuestario.

Como no son muchas estas situaciones, la subrayamos en esta nota. Como no tienen sus habitantes al alcance oportunidades de comunicarse con el resto de sus comprovincianos, aprovechamos para hacerlo aquí. Y es a la espera de que levantemos la mirada desde nuestra hiperconectividad para mirar cómo la vida cuesta bastante más vivirla en otros lugares, aunque posiblemente con mayor calidad en algunas cosas. Porque hay sitios en donde los grupos de WhatsApp no existen o, al menos, funcionan con horario de iluminación como los de las celdas de prisiones: de tal a cual hora, y nada más.

Desde mediados del año pasado, las escuelas ubicadas en el secano del norte de Mendoza no cuentan con servicio de Internet en forma permanente. Lo tenían antes, pero razones de ajuste presupuestario llevaron al gobierno provincial, según afirman en esa zona, a realizar un racionamiento del servicio. Entonces, ahora cuentan con una línea de muy baja velocidad, solamente de lunes a viernes y de 8 a 24 horas. Cabe recordar que no se trata de escuelas estándar: en muchos casos, son albergues en donde docentes y alumnos pasan semanas completas lejos de sus hogares.

Nos enteramos del asunto cuando intentamos hablar en la víspera de las PASO con las escuelas de las localidades más alejadas de la Capital mendocina, para saber cómo se vivía el clima electoral. Desde el programa “Tormenta de ideas” de MDZ Radio (105.5, sábados de 10 a 13) logramos hablar con Eduardo Cobos, de la escuela de La Cieneguita, en Santa Rosa, quien nos contó cómo se disfruta del ejercicio de la democracia, sean radicales o peronistas los 30 votantes del lugar. Le rinden homenaje sacrificando algún chivito, contó. También contó su caso Enzo Sarato, de la escuela de El Carapacho, en Malargüe, pero pudimos saber que no podría arrancar las clases el lunes siguiente (que fue el pasado) porque también les llegó el ajuste del gobierno provincial: no había recibido las partidas para poner en funcionamiento la escuela. Dijo -por si acaso alguien dudó de su espíritu docente- que él igual iba a arrancar. En ambos casos comunicarse fue un premio de la lotería: dimos con el horario y el día justo, o bien se trasladaron unos kilómetros hasta donde poderlos ubicar por teléfono.

En el secano lavallino dicen que Internet es el único medio fiable para poderse comunicar además del vetusto sistema VHF. La telefonía celular no llega y, en dónde lo hace con un “hilito” de señal, hay que pelear contra las circunstancias para enganchar una llamada. La señal telefónica no entiende de emergencias: es poca siempre. Así puede verse en una de las localidades a un maestro subirse al techo de la escuela para “agarrar” una rayita en el celular que le permita mandar un SMS que diga “llamame” o “te puedo mandar un e-mail después de las 8”.

Esto pasa en las zonas de El Retamo, Lagunita, San Miguel en donde los puesteros pueden comunicarse mediante las radios, como en la Segunda Guerra Mundial. Allí sí han recibido ayuda para que esos equipos funcionen más o menos al alcance de todos en un mar de tierra.

Hoy, sin embargo, no sería costoso montar una infraestructura de comunicaciones eficaz y moderna, disponible siempre, porque la desgracia no cumple horarios. De hecho, en los últimos años los municipios como Lavalle y La Paz han hecho esfuerzos para que los servicios alcances a la gente que vive en esas zonas alejadas, para que, además de estar lejos de hospitales y centros de decisiones, no resulten aislados ni de los servicios ni del mundo.

En las escuelas tienen computadoras del gobierno. Pero como Internet funciona lento, mal y salteado, no se pueden usar del todo salvo, con el Intranet de “Conectar Igualdad”, del gobierno nacional, que es bueno. Trabajan solo con los materiales disponibles allí, sin posibilidad de contrastarlo con el mundo.

Es una historia chiquita, de cosas que pasan muy lejos. Pero vista desde allí, no tanto. Ni chica, ni lejos.

Opiniones (4)
18 de diciembre de 2017 | 09:01
5
ERROR
18 de diciembre de 2017 | 09:01
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Gabriel: No dudo en absoluto del contenido y espíritu de tu nota. Tenemos gobernantes que no conocen la Mendoza de adentro, que creen que la vitivinicultura son solamentes fiestas con señoras de vestido caros, comidas y bebidas que se pagan por persona el equivalente a varios días de trabajo de un obrero rural o de muchos quintales de uva y que solamente ellos tienen derecho a disfrutar. Ellos son los que levantan las banderas de la igualdad y la justicia social, pero que no se acercan al campo por temor a embarrar sus zapatos o que se ensucien con tierra sus caros trajes. Son los mismos que aparecen sonrientes y complacientes ante la visita de cuanto funcionario de la Nación aparece por estas tierras en la seguridad que mientras mas genuflexos sean más posibilidades tienen de quedarse viviendo del estado un poco más de tiempo y que no dudan ni un momento en esconder bajo la alfombra esta miseria que ellos mismos generaron. Dan asco peleándose como perros por el hueso que les tiró el amo. Tengo la esperanza que algún día esto cambiará, espero que sea pronto. Quiero volver a ver aquellos tiempos en que ser agricultor era un orgullo y nuestros gobernantes tenían bien puesto lo que hay que tener y sabían que el gobierno central dependía de lo que producían las provincias y no como ahora que tienen que ir a rogarle a una señora que les tire unas migajas para no morirse de hambre.
    4
  2. La gente de campo merece tener una vida digna. Y es quienés más necesitan estar conectados.
    3
  3. Los funcionarios politicos del IPJyC todos tienen celulares gratuitos (alta gama por supuesto) con llamadas y servicio de datos ilimitados. 100% confirmado!!! Además, éste año han gastado 100 millones (lo que costaría levantar la costanera desde garibaldi a la calle cordoba) en publicidad....
    2
  4. Al gobierno no le importa, pues en esa zona hay pocos votantes.-
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho