Cornejo deberá ser algo más que un gran armador

Tras la victoria de este domingo, comienza para el radical una nueva etapa en la que la obsesiva construcción electoral de una alternativa opositora competitiva tendrá que hacerle lugar a las propuestas.

Cornejo deberá ser algo más que un gran armador

Para Alfredo Cornejo, tras la victoria de este domingo, comienza una nueva etapa en la que el obsesivo armado electoral de una alternativa opositora competitiva deberá hacerle lugar a las propuestas.

El debut de las PASO provinciales en el marco de una campaña tibia poco dejó ver respecto de las ideas de los candidatos. Los mendocinos pueden deducir que Cornejo, si se convierte en junio en el nuevo gobernador, encarará una gestión austera, que hará foco en el orden administrativo. ¿Pero qué más sabemos de ese confrontativo constructor político de la UCR? ¿Qué cambios aplicará en materia de seguridad? ¿Cómo hará para que Mendoza vuelva a crecer desde el punto de vista económico? ¿Cuál será su receta para dinamizar la obra pública?

Todo está por verse. Cornejo no ha ganado una elección general, solamente fue el postulante más votado de esta elección y superó el filtro (en su caso, incluso, inexistente) de las primarias. El elector tiene que exigirle mucho más desde ahora y evitar que las PASO sean una sentencia electoral definitiva, que torne innecesarios los comicios de junio.

A mediano plazo, los desafíos se agigantan para un hombre que ya debe ir pensando en las obligaciones urgentes que deberá asumir si llega a la gobernación. Apenas se siente en ese sillón, Cornejo tendrá que pagar enormes deudas con proveedores y mantener el pago de salarios. Hasta eso será difícil para él ¿Si no es Mauricio Macri el próximo presidente de la Nación, quién le asegurará asistencia financiera inmediata en los primeros meses de su gestión? Es su responsabilidad explicar cuál será la receta en el camino hacia las elecciones generales.

Por otro lado, en lo inmediato, hay detalles de la construcción política que Cornejo también deberá ajustar. La unidad radical será clave para evitar que haya dispersión de votos. Esto porque en la UCR no se descarta que las heridas de la disputa interna en algunos departamentos se reflejen en las generales de junio en menos votos para el candidato a gobernador que los que sacó ahora.

El peronismo anhela que aparezcan esas heridas. Por eso Cornejo sigue ocupándose de evitarlas. Así fue que, aunque llevó a la UCR a una alianza electoral con el PRO, en la noche del domingo trató de minimizar los efectos negativos de esa unión al pedirle al jefe de gobierno porteño que no viniera al festejo radical local.

En los próximos días probablemente Cornejo refuerce aún más la provincialización y partidización de la victoria. Uno de los pasos a dar podría ser la confirmación de que Julio Cobos ocupará un lugar en las listas radicales de las elecciones de octubre, ya sea como candidato a senador nacional o (como el propio Cleto sugiere) como candidato a parlamentario del Mercosur.

Hay que recordar que Cobos fue una de las mayores víctimas radicales de la unión con el macrismo que Cornejo avaló. Como consecuencia, el ex vicepresidente tuvo poco protagonismo en la campaña de las PASO de su partido, aunque apareció al final para colaborar con esa sensación de amplia unidad radical.

“Los dos miembros de la fórmula fueron ministros míos”, dijo en la tarde del domingo a MDZ, y se codeó con su gran rival nacional, Ernesto Sanz. Con frases y gestos pareció asegurarles a sus correligionarios que no hará daño o ruido en la última etapa de construcción cornejista, donde el candidato radical necesitará de su antiguo líder.

Lo demás dependerá exclusivamente de Cornejo. Hasta aquí primaron sus dotes de gran armador. Desde ahora, Cornejo deberá irradiar algo más. Generar esperanzas en el electorado mendocino y fundamentar sus propuestas. Nada menos que eso. 

Opiniones (3)
21 de agosto de 2017 | 20:57
4
ERROR
21 de agosto de 2017 | 20:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Cornejo no tiene un buen asistente de ciencia política las alianzas son repartijas de ministerios o secretarías q despúes restan y no suman a la gestión.
    3
  2. Armador lo que se dice armador, lo es. Ahora conducir esa amalgama de distintos partidos políticos e ideologías desde lo económico hasta lo social??. En el primer año de gobierno se agarran todos y se arma. Quien se jode? NOSOTROS.
    2
  3. Yo me pregunto que hará con los radicales-radicales de Luján ya que allí ganó un ganso-pro , apoyado por Cornejo dejando a sus correligionarios olvidados en un rincón. Estimo que ahora quizás deban solicitar un plan social y en ese caso tienen claro a quien votar para gobernador. Se puede poner la otra mejilla frente a un cachetazo pero no cuando te dan un hachazo como es este caso. La intendencia no será roja y blanca, ahora es azúl y blanca. Gracias Alfredo.
    1
En Imágenes