opinión

Daniel Scioli, el catalizador

El precandidato bonaerense a la presidencia recibió en el mismo día la bendición de Carlos Saúl Menem y la confirmación de continuidad K.

 Daniel Scioli camina rumbo a imponerse como el catalizador de las más diversas vertientes del peronismo. Bajo una lógica movimentista, radicalmente opuesta a la de "partido", esa fuerza se mueve en el mapa ideológico de punta a punta, sin entrar en contradicciones. Esa es su esencia: contener a todos para alcanzar el poder, el máximo desafío. 

Una vez que lo consigue, activa las diferencias internas una y otra vez, de modo de ir captando, como si se tratara de un "agujero negro" en el espacio político nacional, cualquier posibilidad de competencia. Las deglute y continúa haciendo con ellas todo el proceso digestivo. 

Con esa receta en el ADN, llega, gobierna, transforma para un lado o para el otro y trata de echar raíces tan profundas como para que nadie lo pueda arrancar de su lugar: el poder.

La dirigencia sabe que el peronismo es "todo", pero deja a la militancia creerse las ingenuidades de que inician una revolución por izquierda, que empuja los valores de la tradición más antigua, que pelea las banderas del liberalismo por un lado y del nacionalismo por otro; permite que unos se miren en el espejo de Cuba y otros, en el de Estados Unidos. Inclusive amplía la base: también alienta corrientes que miran modelos como el de Irán, el de China o el de Rusia. Busca ser todo, representar a todos. Quedarse con todo.

Es diferente su frentismo histórico al de la oposición que acredita, a lo largo de la historia de 70 años de peronismo, una actitud más bien "histérica", si es que jugamos con la terminología. Los opositores reaccionan y tratan de avanzar subidos a un modelo democrático de acuerdos y coaliciones, unión de partidos que se saben y reconocen -sin ingenuidades- como diferentes entre sí. Y son acusados de "europeos" por ello, como si Latinoamérica estuviera condenada a seguir un único régimen.

En ese contexto, la imposibilidad de que Cristina Fernández de Kirchner y su versión del justicialismo sigan al frente, sumado a su buena estrella en la sociedad, perdurable a pesar del paso del tiempo, ha generado un milagro dentro del movimiento: la sucesión debe volver a reunir a todos o, al menos, a la mayor cantidad de corrientes posibles, porque las raíces en los estamentos del poder corren riesgo de secarse, cortarse o quebrarse en las nuevas elecciones presidenciales.

Quien asoma con ese rol es Daniel Scioli. En el mismo día en que la agencia oficial de noticias Télam difundió que "Karina Rabolini dijo que Scioli representa la 'continuidad' del proyecto kirchnerista", el ex presidente Carlos Menem, entrevistado por MDZ Radio, sostuvo que esa misma persona, a quién, dijo, "yo le insistí hasta convencerlo de meterse en política" es "quien mejor representa" las ideas del menemismo. Menem, a la sazón, también se deshizo en elogios para con Cristina Fernández de Kirchner, aunque conservando su liderazgo de la rama contraria, al criticar su posición internacional. Dijo que "Cristina todavía es muy joven y tiene que seguir en política, tiene muchas posibilidades" y también subrayó con fuerza que "está gobernando muy bien".

En su Caballo de Troya, el ex motonauta y actual gobernador bonaerense se instala como la única posibilidad de todo el peronismo de no perder sentido, de no abandonar el gobierno y, con él, el poder.

De allí que las asperezas comiencen a limarse en todo el movimiento y los defectos, a minimizarse en los discursos y referencias entre unos y otros. 

Así como el instrumento electoral tiene un nombre tan poco conceptual como "para la Victoria", el incalculado momento de nuevos abrazos tiene como motivación continuar para, una vez más desde "arriba", promover la multiplicación del movimiento en sus más diversas expresiones, para que todo comience una y otra vez.

Opiniones (1)
21 de agosto de 2017 | 23:08
2
ERROR
21 de agosto de 2017 | 23:08
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. es de locos... y va a haber gente que estará contenta con este hdp...., que país generoso la rpmqlrp....
    1
En Imágenes