opinión

Una oportunidad de oro para Mendoza

La Mendoza post PASO, según el senador nacional Sanz.

Una oportunidad de oro para Mendoza

 Los mendocinos viviremos durante seis meses una situación singular, tendremos dos gobernadores, uno ejerciendo un mandato que está terminando y otro electo, preparándose para iniciar su gestión en diciembre.

Hay quienes creen que esta situación es un problema, que vaciará de poder al gobernador Pérez, que dejará en una situación incómoda a quien resulte electo y que por ejemplo, presentará dificultades en la confección del presupuesto provincial. No solo no estoy de acuerdo con esta mirada pesimista, sino que además, estoy convencido que en manos de Pérez y de quien resulte electo en junio, hay una oportunidad de oro para relanzar Mendoza.

Más allá de los posicionamientos políticos que tengamos, todos vamos a coincidir en que la economía local está pasando un momento delicadísimo, con pérdida de competitividad, altísimos costos de producción, retracción de mercados en el exterior y un combo de casi diez años de inflación con tipo de cambio atrasado.

No obstante nuestra visión política, vamos a convenir que la reciente designación de Fiscal de Estado y un miembro del Tribunal de Cuentas y la fracasada elección de un nuevo ministro para la Suprema Corte, estuvo rodeada de sospechas que dañaron profundamente la institucionalidad política mendocina, daño que también le infringe tener una administración pública sin presupuesto con cuatro meses del año ya transcurridos.

De la misma manera, todos podemos acordar que la situación de la infraestructura productiva, de transporte y de servicios públicos de Mendoza, es deficiente y antigua; y el ritmo de planificación y construcción de la obra pública, dista una enormidad de lo que debiera ser para recuperar terreno en la materia.

Finalmente, y para terminar una descripción que podría ocupar varios párrafos más, todos vemos con claridad que la educación pública mendocina ha perdido prestigio, la atención en salud está deteriorada y convivir con la inseguridad ha pasado a ser una lamentable costumbre de todos los mendocinos.

Mendoza ha agotado un modelo político que se encuentra desprestigiado y luce ineficaz, pero el calendario electoral, nos ofrece una oportunidad inmejorable de repensarlo y de recuperar, después de muchos años, una agenda de políticas de Estado que cuenten con un amplio respaldo político, con legitimidad social originada en las urnas y principalmente, con el compromiso irremplazable de dos gobernadores.

Estos seis meses son una oportunidad y a la vez un desafío para Pérez. Tiene en sus manos la posibilidad de establecer, junto a su sucesor, pautas para ordenar financieramente la provincia, planificar obras estratégicas y establecer criterios para salir del deterioro evidente que sufren la educación, la salud y la vivienda en Mendoza.

Está en manos de Pérez abrirle la puerta a este cambio, ello requiere amplitud, franqueza y sobre todo audacia para no caer estos seis meses en la comodidad del piloto automático y animarse a pensar en Mendoza más allá del mes de diciembre. La oportunidad está al alcance, si hay decisión del Gobernador y de su sucesor, estamos a las puertas de buenos tiempos para Mendoza. 

Opiniones (3)
19 de agosto de 2017 | 09:11
4
ERROR
19 de agosto de 2017 | 09:11
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Oportunidad de oro? no tenes idea pusilanime. tu papel secundario al lado de Macri es lastimoso. Sos un perdedor y muy pronto te vas a enterar.
    3
  2. Noooo Sanz dijiste Oro, cuidado de no contaminarte!! Una de las grandes responsabilidades de sacar a Mendoza de la oportunidad de ampliar su matriz productiva con ingresos genuinos es suya señor, al demonizar ante la población la industria minera. Que pretende¿? una provincia agrícola con solo el 5% de superficie cultivable, o turística sin mar (eso alcanza para un pueblito pero no una provincia de 2000000 de habitantes). Y ese retraso económico es caldo de cultivo exacto para la división entre pocos que viven bien, pero en barrios cerrados y muchos que viven mal en permanente acecho. Antes de consejos necesitamos un mea culpa de todos.
    2
  3. Altos costos de producción y atraso cambiario. Análisis típico de alguien ortodoxo que no entiende de caminos alternativos. Una lástima Sr. Sanz que no estudie políticas renovadoras y se conforme con recetas económicas del pasado que sólo transfieren dinero a los que ya lo tienen y reparten la deuda de pocos entre muchos que no la tienen. Un atraso lo suyo mi amigo.
    1
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial