opinión

Día Mundial del Malbec: para celebrar y pensar

Hoy es una fuente de orgullo mendocino. Pero no todos pueden brindar.

Día Mundial del Malbec: para celebrar y pensar

Hace 20 años muchos mendocinos no sabían lo que era la palabra “Malbec”. Hoy se sienten orgullosos de él y saben que va camino a ser parte de las singularidades argentinas, como el tango o la carne. Ha sido un ascenso extraordinario que el francés Michel Rolland, gran referencia mundial del vino, definió de una manera simple y sencilla: “Lo que Argentina ha hecho con el Malbec en sólo diez años no lo ha hecho nadie en el mundo”.

Parte de las cosas que generó este varietal –y con él la transformación completa de la vitivinicultura argentina- es que un organismo creado para promocionar al vino en el exterior haya instituido al 17 de abril como “Día Mundial del Malbec”. El organismo se llama “Wines of Argentina”. Lo mejor es que el Malbec consiguió un nombre con tanto peso propio que ya es capaz de justificar celebraciones en Nueva York, Lima, San Pablo, México DF y Bogotá, además de las que se vienen haciendo en Buenos Aires y Mendoza.

Recordar eso es bueno para darnos cuenta de las cosas que somos capaces de hacer cuando nos proponemos producir con calidad y mirar al mundo como una oportunidad.

Pero la paradoja es que, mientras hoy tenemos un día para celebrar, al mismo tiempo la industria vitivinícola está en problemas por razones varias. Una es porque el mix de tipo de cambio con alta inflación ahoga a los que quieren exportar; otra es porque el mercado interno está en caída (se consume menos vino por una mezcla de recesión y de aparición de otras bebidas); y otra es porque muchos, durante este círculo virtuoso de los últimos lustros, no quisieron o no supieron subirse a la ola, y el Estado, como casi siempre, no supo anticiparse a los hechos. Y no todos produjeron Malbec (u otros varietales) de calidades altas sino que prefirieron seguir apostando a lo mismo de siempre: las uvas muy voluminosas en producción pero bajas en precio y calidad.

Así que el día de hoy, además del aspecto celebratorio, tiene también un componente de reflexión: pensar por qué no todos pueden estar contentos de la misma manera. Si logramos hacerlo, en unos años el brindis podrá ser completo.

Opiniones (0)
24 de agosto de 2017 | 06:04
1
ERROR
24 de agosto de 2017 | 06:04
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
    En Imágenes
    Incidentes en la movilización de la CGT.
    23 de Agosto de 2017
    Incidentes en la movilización de la CGT.