opinión

Levante la mano aquel a quien le importa Mendoza

Es necesario establecer un núcleo de propuestas que permitan una salida a la crisis de la provincia. Todos tenemos algo para aportar.

 Vivimos tiempos de fuerte individualismo. Esta actitud no es nueva: desde hace tiempo pocos reaccionan ante un atropello convocando a la movilización colectiva si no es que lo que pasó los afecta personal y directamente. De algún modo, el "interés general" se está mirando desde una perspectiva personal, individual y, desde ese lugar, se pretende y reclama consenso. Obviamente que lo que se consigue no es más que un choque de posiciones, muchas veces entre gente que piensa en forma parecida, pero que compite por el protagonismo de "su" problema.

Podemos trasladar esto a las cuestiones básicas de la vida en comunidad, en el barrio, en el edificio, pero también a la política, a lo social, a lo cultural. Vale decir, que muchas de las actividades que necesariamente deberían ser movilizadoras en torno a una serie de coincidencias básicas, se han vuelto una confederación de pequeños grupos de afectados que buscan imponerse unos sobre otros, aun dentro de un mismo espacio.

En ese contexto, veamos lo que le ocurre a Mendoza:

¿Quiénes tienen en claro cuál es el problema de fondo de la economía provincial y pueden esgrimir al menos cinco líneas directrices que indiquen con precisión "qué hay que hacer", aunque duela, aunque cueste, aunque no tenga prensa positiva, aunque nadie lo recoja?

Para que exista seguimiento y estudios deben confluir varios factores: que exista interés en investigar, diagnosticar y proponer; que haya materia gris disponible para llevar adelante la tarea (aquí, afuera o dónde sea) y que se cuente con fondos para financiar ese trabajo.

El Estado lo tiene todo, pero actúa como parte del problema y se comporta como vector de esta enfermedad de la que hablamos: se mira el ombligo, no comparte datos, posee áreas que se superponen, chocan o compiten entre sí, que fluctúan en las consignas que las rigen cuando cambian de funcionarios, ante la ausencia de políticas permanentes o que sencillamente, navegan a la deriva. Todo eso, en el mejor de los casos: que estén activas y con sus empleados trabajando.

En el peor de los casos, lo que el Estado hace con sus áreas de sondeo de información es utilizarlas para saber quién tiene mejor imagen y quién no dentro de la política. Allí la política no es "pública" ni "de Estado", sino "de partido". 

¿Le interesa más a un gobierno saber qué posibilidades tienen sus partidarios y opositores de ganar una elección que la información estratégica sobre el Estado que dirigen? 

No es una pregunta que deba quedar abierta: se evidencia que sí. Se respira un "presente electoral permanente" en las capas medias y bajas de la administración que están vinculadas a la vida partidaria. El resto, se encarga de hacer que todo funcione por inercia. Por lo tanto, ese inmediatismo permanente busca el impacto fácil y a corto plazo. Les importa un rábano el futuro, aunque sea pasado mañana.

A otras instancias de la sociedad les falta alguna de las patas. Las universidades puede que tengan la materia gris, pero tal vez no estén logrando articular el espacio con la fortaleza suficiente para indicar pasos concretos y contundentes que debe caminar una provincia para seguir activa. O bien, que los recursos no estén destinados a ello, que no alcancen o que tengan que quedar bien con tantos sectores y con un bajo presupuesto de modo tal de que lo que llega, al final, no permite amasar ni el pan ni las tortas.

En el empresariado puede pasar lo mismo. Además, en el caso de Mendoza, es posible que una cuota de frustración los acompañe y los empuje al escepticismo. Emprendedores al fin, cuando encararon el diseño de un Plan Estratégico para Mendoza en el Consejo Empresario Mendocino, entre muchas otras iniciativas puntuales, se toparon con los celos y miedos de la política que no comprendió que la dimensión de la empresa de hacer de Mendoza un punto brillante en el mapa mundial no es solo un eslogan de campaña: hay que hacer cosas.

Es probable que una porción pequeña de la sociedad, la que está más informada, se esté preocupando por una situación que no vivió la provincia ni siquiera en 2001, cuando la coyuntura fue el problema. Hoy ya hay una crisis estructural. Claro que hay culpables y responsables más por omisión del deber público que por acción deliberada. De eso se debería encargar alguna remake de aquella "Ley de Residencia" que juzgaba a los funcionarios tras el paso por la función. Pero hoy no la tenemos y la situación es tan urgente que hasta detenerse en eso es contraproducente.

Pero si nadie levanta la mano diciendo que realmente le interesa Mendoza, nadie podrá sumarse al desafío de sacarla adelante.

Es necesario que los centros de pensamiento y planificación no solo actúen con seriedad, sino que lo hagan en forma visible. Los hay, pero muchos no están a la vista de todos y, por lo tanto, cuando preguntamos qué hay que hacer para reactivar la economía y solucionar los problemas que tenemos todos y que afectan a unos en mayor medida que a otros, responden elípticamente.

¿Cómo conseguir consensos sobre un núcleo de ideas básicas si no se las enuncia efectivamente? 

El futuro de Mendoza, pareciera, se discute entre balbuceos tímidos y un montón de quejas fuertes, pero sobre pocos caminos que indiquen que se puede arribar a un verdadero plan que nos aliente a saber que "hay futuro". Tal vez sea la hora de tener un gobierno que sepa conducir en simultáneo lo coyuntural y lo estratégico, con la fuerza que cada cuestión requiere.

Y en ese punto, darle una oportunidad más a la democracia: reunir a todos los ex gobernadores en una casa, un instituto, un área pequeña y fuerte con rango estatal en donde cada uno asuma el liderazgo sobre alguna de las líneas directrices que hay que seguir. Una foto de vez en cuando no sirve y por más que la evaluación social resulte negativa sobre alguno de ellos, tienen la experiencia de gobernar y la Constitución les impidió tener un nuevo mandato. Pueden seguir brindándole un servicio a la provincia que gobernaron, sin mezquindades de ningún tipo. La hora de la grandeza y la adultez democrática.


Opiniones (12)
20 de noviembre de 2017 | 16:42
13
ERROR
20 de noviembre de 2017 | 16:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Muy buena la nota Sr Conte , Yo no solo vengo levantando la mano desde que nací en esta tierra , sino que vengo poniendo el lomo desde que pude trabajar a la edad de 14 años y encima estudiaba de noche ,Vi a mis mayores laburar como burros para ufanarse de esta ,nuestra tierra No quiero minería , pero quiero que la nacion le de a los mendocinos lo que nos corresponde,Estoy harto de ver como los vecinos de los cuatro puntos cardinales se mofan de nosotros y alardean de sus logros , pero, también se sirven de nuestra infraestructura vial,sanitaria,energética,educativa,etc Estoy harto de ver políticos cuyo único interés es llegar al poder para disfrutar su efímero sultanato ,Veo con impotencia como desde hace decadas rogamos a la nacion la obra del tunel de baja altura ,sin embargo San Juan tendrá su Agua Negra financiado en parte por los mendocinos , entiendo es que nuestros vecinos se unieron en un todos contra Mendoza, y se mofan de nosotros haciendo gala de su ser simil sanguijuela o garrapata que nos chupa la sangre
    12
  2. Creo que hay muchas formas y métodos para sacar la provincia adelante y entre ellos puntos vitales para sentar políticas de Estado, que no obligadamente deben estar hechas por políticos. Para empezar habría que exigir de una vez por toda, la ley nacional de co-participación federal, incorporada a la Constitución Nacional en 1994. Es hora que dejemos de ser un país unitario. Por otro lado la provincia debería tener un Instituto, Dirección u Organización de Planificación Provincial, cuyos funcionarios y empleados estén fuera de la coyuntura política, o sea que no estén sujetos a los vaivenes de cada elección. Lo ideal sería que en el trabajen científicos, investigadores y profesionales de distintas ramas, que puedan planificar las políticas de Estado de 20 a 50 años o más. Esto sumado a una correcta aplicación de la ley provincial 8051; uso del suelo y ordenamiento territorial-ambiental, terminaría con las discusiones sobre la minería contaminante; la indebida construcción de barrios privados en lugares de sembradío; el correcto uso del agua; la construcción de viviendas por parte del IPV., en casas de 2 plantas, evitando así el uso incorrecto de terrenos y abaratando sobre todo el costo de los servicios; agua; gas; electricidad; cloacas, etc., al tener menor tendido de redes y mayor cantidad de habitantes por hectárea2. Créditos blandos para los productores agropecuarios, a efectos de suplantar el riego de "manta" por el riego de goteo. Planificar la radicación de nuevas industrias, del Valle de Uco hacia el sur, teniendo en cuenta que el río Mendoza está en cota 90, o sea que ya está en déficit acuífero de acuerdo a las necesidades de la población e industrias. Por otro lado hacen falta cambios de fondos en 3 puntos básicos; seguridad; educación y salud. Hay profesionales capacitados para esto, lo que pasa que los gobiernos llaman siempre a los que ya fracasaron, porque para ellos primero está el partido y luego la provincia. Ni hablar de los miles de empleados públicos truchos, en donde se va el 80% del presupuesto provincial, cada año que pasa, más y más empleados y menos servicios. Todos esos empleados son votos cautivos, o sea parte de la corrupción estructural incorporada como patrimonio de la provincia. O sea si dejan de robar y planifican en serio, por lo menos el sector productivo actual no estaría en rojo y eso permitiría incorporar nuevas industrias; con mejores servicios para todos y con un horizonte planificado, que de seguridad jurídica a los actuales y nuevos empresarios.
    11
  3. Vengo levantando la mano desde el año 2000, di los lineamientos de la resolución del motín vendimia y 400 trabajos para resolver la seguridad, educación, familia. Nunca nadie escucho a pesar de 30 cartas a directores, legislatura, policía, penitenciaria. Nadie se tomo una hora para escuchar y profundizar. Siempre apurados...Que perdida de tiempo en bienes humanos y materiales que se podrían evitar. Nuestras instituciones se equivocan y siguen equivocándose sin que se les ocurra un cambio profundo. Alguna vez daré con un político humilde dispuesto a aprender?
    10
  4. YO LEVANTO MI MANO, QUE HARIA PARA SACAR A MI PROVINCIA DE SEMEJANTE CRISIS QUE DEJO EL MAL MANEJO Y NEGOCIADO POR LOS GOBIERNOS DE TURNO....BAJARIA LOS COSTOS, JUZGARIA A TODOS LOS QUE NO CUMPLIERON CON SU GESTION PARA LO QUE FUERON ELEGIDOS Y QUE LO UNICO QUE CAUSARON A LA PROVINCIA ES DAÑO....AQUELLOS QUE MALGASTARON LOS COSTOS DE LA RECAUDACION QUE PAGUEN POR NO CUMPLIR CON EL TRABAJO QUE SE LE HABIA ENCOMENDADO COLOCANDO A LA PROVINCIA EN ROJO DEBIDO A LOS ALTOS COSTOS QUE SE INCREMENTARON....CUIDAR EL AGUA ESCENCIAL PARA NUESTRO OASIS...COBRARÍA LA DEUDA NACIONAL CON NUESTRA PROVINCIA PARA DAR MAS TRABAJO...Y A LAS EMPRESAS QUE PRESTAN SERVICIOS AL ESTADO QUE AJUSTEN SUS NUMEROS PORQUE EN ESTO SALIMOS TODOSSSSSS....
    9
  5. Levanto la mano, porque sin duda no me interesa solo Mendoza, me interesa mi país, y creo que no podemos tener una política provincial que esté desconectada de la Nacional. Indudablemente si al país le va mal, va a ser muy difícil que a la Provincia le vaya bien. Se que a muchos no les van a gustar algunas cosas que voy a poner pero son ideas que creo ayudarían al futuro de todos, y podré estar equivocado o no pero las plasmo con respeto y sin tendencias partidarias. En lo social creo que necesitamos urgente un plan serio y consensuado para un control de natalidad generalizado, no solo de los que menos tienen sino también de clase media y alta, asegurarnos de que cada padre pueda dar a sus hijos lo mínimo indispensable y de que si eso no sucede el Estado no quede inmerso en un manejo irresponsable de planificación familiar; creo que esto ayudaría a elevar el nivel de educación, ayudaría con el manejo de los recursos naturales, ayudaría a largo plazo con el problema de desempleo, y ayudaría a disminuir paulatinamente la violencia y la delincuencia entre otras cosas. En lo político creo que se deberían unificar ideas prácticas vengan del partido que vengan y disminuir a su mínima expresión las divisiones partidarias, dando más lugar a los planes políticos que a los carteles y propagandas partidistas que por lo general terminan por favorecer un oficialismo corrupto y una oposición inepta. De economía se muy poco pero me parece imperante organizar las cuentas, terminar con la emisión de moneda indiscriminada, controlar la inflación y si es necesario aplicar el tan temido ajuste que todos nos debemos hace rato. En lo personal prefiero un solo ajuste a tiempo (pero que afecte a toda la sociedad no solo a un sector) para ordenar las cuentas y poder salir adelante con un crecimiento real, sin inflación, sin devaluación escondida, sin mentiras en las estadísticas y con un futuro más previsible. El problema es que por lo general estos ajustes son realizados por los políticos para blanquear indirectamente actos de corrupción del gobierno anterior, financiar actos ilícitos propios y terminar por caer nuevamente en el despilfarro y la desorganización, ya sea por el gobierno del ajuste o por el que siga. Creo que Argentina y dentro de ella Mendoza, tienen muchas chances de ser líderes zonales, tan solo con trabajo real, honestidad y planificación, tres de las cosas que hace mucho tiempo no se ven en ninguno de los dirigentes que hemos tenido. Es una humilde opinión.
    8
  6. PORQUE ME IMPORTA MENDOZA , LE DIGO NO A LA MEGAMINERÍA NECESITAMOS CUIDAR LOS RECURSOS NATURALES O EN EL FUTURO NO HABRÁ MENDOZA. ¿Desde cuando la minería (actividad en la que empresas extranjeras ganan millones y dejan centavos a cambio de pasivos ambientales) es la única solución a todos los problemas? Lean la nota, se trata de dejar el egoísmo de lado y eso incluye pensar en las generaciones futuras.
    7
  7. Muy buena la nota. Yo levanto las manos no solo para criticar, sino para obrar. Levanto mis manos para para denunciar la corrupción, la impunidad, la inseguridad , el pensamiento único, la "sociedad sitiada" por los impuestos, la inflación , el miedo; la juventud manipulada por subsidios al menor esfuerzo. Levanto mis manos, bien altas, por la EDUCACION, base de oda convivencia democrática, y sigo educando en valores con el ejemplo del saber, la honestidad y el compromiso
    6
  8. Muy buena la nota. Tengo las manos levantadas no solo para criticar sino para hacer algo por Mendoza, por el futuro de mis hijos, nietos y alumnos. Levanto las manos para criticar la corrupción, la impunidad, la inseguridad, el abuso de poder, el pensamiento único, la "sociedad sitiada" con impuestos, subsidios , coimas y otras prebendas. Pero Levanto mis manos , bien altas, para defender la educación, base de toda convivencia democrática y seguir educando valores con el ejemplo del saber, la honestidad y el compromiso.
    5
  9. Es cierto, San Juan, Catamarca y Tucumán están salvados con la minería (Bueno, por lo menos sus capataces de estancia)
    4
  10. Me parece fantástico el debate que propone MDZ. Mendoza tiene un modelo agotado. Por ej. tenemos una Constitución desactualizada, y no nos animamos a tocarla, antiquísima. Hay un debate que nos debemos como sociedad, porque las matrices están agotadas. No tenemos los recursos de otras provincias, y en vez de asemejarnos a las capitales fuertes, cada vez nos parecemos al muy flaco norte argentino. Con la vendimia, y el Aconcagua, no pintamos la pieza. Nos debemos repensar Mendoza, todos como sociedad.
    3
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia