opinión

Corrupción infantil en Uspallata: Los superjuguetes duran sólo un verano

En Uspallata, la megaminera de los rusos la hace canuta: se camufla de Santa Claus, se confunde con el Estado y con las instituciones.

Corrupción infantil en Uspallata: Los superjuguetes duran sólo un verano

Cualquiera que viera a un extraño regalándoles dulces y juguetes a los niños a la salida de la escuela pensaría que es… alguien que ama a los niños. A menos que fuera Papá Noel, a todos nos correría un escalofrío por la espalda. Pero claro, somos adultos, sabemos que Papá Noel no existe; los niños no, y eso es lo más atroz del asunto: no saben qué hay detrás de ese dulce, ese juguete.

En Uspallata, la megaminera de los rusos –a diferencia de la gestión canadiense, que hacía su lavado de imagen y dinero con bombos y platillos- la hace canuta: se camufla de Santa Claus, se confunde con el Estado y con las instituciones, para que pasen desapercibidas sus donaciones, en un tema tan sensible para la comunidad como es la relación entre el agua, el cianuro, las voladuras, y lo que beben, respiran y aprenden los niños.

En el barrio de La Fundición, la zona con mayores carencias materiales -aunque no de solidaridad ni de conciencia- como en todo Uspallata, se reconstruían lenta y pacientemente las heridas en el tejido social –esos lazos- que la Coro Minning había roto con sus minipolicías uniformados con dinero deducido de sus impuestos (plan desactivado luego del escándalo de la cámpora en las escuelas, y la cámara oculta donde un sacerdote en Esquel les gritaba a los tiernos yutitas de 9 a 14 años “TENÉS QUE ENCONTRAR A TU POLICÍA INTERIOR”), y otras políticas de “Relación con la comunidad”: macro y micro coimas, promesas y amenazas, que son gratis. Ahora, se trata de donaciones compulsivas: divide y reinarás.

Porque ahí, en “la Fundi”, les decía, hay una escuela chiquita: cuatro o cinco maestros, cursos de ocho a doce niños, que, por presupuesto y espacio juntan de a dos grados en una misma aula, y una riqueza invaluable: contacto directo con la naturaleza. Está el patio del recreo y atrás del alambrado, vacas, caballos, campos de papa y de alfalfa, canales de agua transparente, la inmensidad de las montañas. El maestro Willy les enseñaba así el delicado equilibrio de todo lo que nos rodea: siguiendo la curiosidad de los chicos, haciendo intervenir activamente a los padres en la educación de sus hijos. Y se había formado una comunidad educativa muy bonita, me cuenta Mariana, una de las mamás: con talleres de teatro, actividades al aire libre, participación, vínculos. Hasta que…

-Cuando fue la fiesta de fin de año, nosotros no nos imaginábamos, yo incluso pensé: uy, qué pilas que se ha puesto la cooperadora, un papá disfrazado de Papá Noel les estaba entregando a los chicos juguetes caros… a los más grandes, juegos didácticos, tipo la oca, a los más chiquitos, juegos para modelar masa. Yo después fui a averiguar, y esos salían como 300 pesos en las jugueterías. Bueno, ese día lo vimos irse al maestro Willy, arrancar el auto como enojado, qué raro en él, pensamos que era porque había venido otra maestra dos días antes de que se terminaran las clases, que él estaba reemplazando, y que a su vez ocupa el cargo de la hija del director. Y había sido un lloradero de niños, era muy bonito lo que se había generado con el maestro Willy…- relata Mariana.

-¿Y cómo se dieron cuenta? ¿Qué pasó?

-Cuando empezaron las clases: llegó el 2 de marzo, y los chicos no tenían maestro. “Listo, llamemos a Willy”, dijimos. Ahí nos enteramos por boca del director –Ricardo Mesa se llama- que Willy había renunciado, y cuáles eran los motivos de su renuncia: él no podía aceptar que la escuela recibiera donaciones de Minera San Jorge porque era incompatible con sus principios. Imagináte, estábamos consternadas: recién ahí nos estábamos enterando de dónde venían los regalos que nuestros hijos habían recibido en el verano. Entonces varias empezamos a decir que no estábamos de acuerdo con que nuestros hijos recibieran cosas de la minera que iba a contaminar todo el valle y a dejarlos sin agua. Que cómo no nos habían dicho. ¿Y sabés con qué nos salió el director? Conque una tenía un anillo de casamiento, y seguro que todas usábamos computadoras y celulares… el mismo discurso de la minera. Y que qué nos asombraba tanto, si la escuela venía recibiendo donaciones de San Jorge desde el 2005: los premios de la maratón, los regalos, los da San Jorge. Y nos dijo que este año le habían prometido los juegos del patio y hasta un Salón de Usos Múltiples, que acá es una necesidad, por el frío… Entonces con otras dos madres, Pamela y Jordana, decidimos sacar a nuestros hijos del colegio. Ahí se la agarró con Pamela y le dijo: “¿Vos pondrías los 12000 pesos que salen los regalos de fin de año? Además ¿Vos de dónde te creés que salieron los viajes de 5° y 6° del año pasado? ”…

-Pará pará ¿cómo? Se supone que eso lo tiene que dar el gobierno, el Ministerio de Educación

- Eso es lo que creíamos, lo que nos dijo el director, pero parece que no: el gobierno pone alojamiento y comida, y la minera pone lo otro, algo así.

- ¿Y qué pasó después?

-El día que los fuimos a retirar a los chicos, el director nos dijo, con un cinismo total “se van seis, entran seis”… ah bueno, qué son los chicos para vos ¿puntos, porotos? Te salió redonda, zafaste. Además, nos dijo que no sabía dónde los íbamos a meter, si las otras escuelas también iban a recibir pronto donaciones de San Jorge, nos guste o no. Como que no había escapatoria. Yo le dije “no les voy a vender el destino a mis hijos por un juguete”

La última inocencia

Todo el que lo haya tenido lo sabe: el juego de la Oca es uno de esos que rápidamente agotan su gracia ¿didáctico de qué? ¿de aprender a tirar los dados, de someterse al destino del casillero en que caíste? Por lo menos, este no es como la versión burda que la Barrick regalaba en la Rioja: si te encontrás un lingote, avanza tres casilleros, si caés donde hay un ambientalista, pierde un turno, o vuelve al inicio, según quién lo mire. En Chile, la didáctica de aprender corrompiendo –digo, jugando- es aún más perversa: les reparten a los chicos un juego tipo el Estanciero, una versión del Monopoly donde, si acumulás papelitos de colores -¿qué otra cosa es el juego adulto del dinero?- podés comprar ríos, lagos, montañas, glaciares. El ablande, diríamos en jerga de fiolos de este lado de los Andes, está más que claro: si de niño jugaste a eso, de grande no te va a causar ni asombro ni espanto que un monopolio extranjero diga este glaciar es mío.

Acá todavía la hacen al estilo márketing, por ejemplo, los juegos que les regalaba Vale a los hijos de sus empleados, antes de echarlos a la calle sin indemnización ni piedad: multitableros de cartón pintado, fichitas de colores, cubilete, dados. Cuando el sistema informático decía que era el cumpleaños, paquete con el nombre del niño. ¿Qué se siente? “Me sentía bien, que la empresa me tenía en cuenta, me consideraba…”, respondía una nena de diez años, mostrándome además llaveros, ropa, mochilas: por todos lados el logo de Vale.

O la película Aviones, de Disney –no por casualidad, del mismo dueño de Monsanto- donde los niños aprenden a amar al avioncito fumigador de soja que los riega con glifosato desde el cielo, asociado a mensajes supuestamente nobles como la amistad, la lealtad, el “campesino” chuncano y valiente que supera todos los retos y cumple su sueño de triunfar en grande.

O el libro de cuentos que Julio De Vido hizo distribuir en las escuelas, donde una montaña está triste porque nadie le saca el oro que tiene adentro, y le pide ayuda a unos niños para extraer y repartir pepitas entre los pobres del pueblo. O la versión de Blancanieves –salida obligatoria para los niños sanjuaninos en edad escolar- en la que los enanitos venían de trabajar en la mina cantando canciones de la Barrick. ¿Perverso? Sí, perverso: los niños de San Juan ya no tienen agua, y mejor ni hablar de los que jugaron con esos juguetes y ahora tienen enfermedades espantosas, o hermanitos con malformaciones. La Argentina obscena, la que nadie quiere mostrar, donde la infancia nos está pidiendo que hagamos un click urgente: está en la red.

-¿Y a vos, qué te regalaron?- Le pregunto al pequeño Ulises.

-Un juego de masa

-¿De magia?

- No, de masa, como los de plastilina.

-Ah, ¿y cómo te sentiste?

-Mal, porque nos regalan esos juguetes, y después nos destruyen la montaña- me dice, muy atento al delicado equilibrio entre el cucurucho y el helado.

-¿Y qué hiciste?- le pregunto. Deja de mirar el helado, y me mira al fondo de los ojos

-El juguete lo devolví-

Hay gente real, de carne y hueso, con sus microhistorias, detrás de la Historia que siempre busca invisibilizar a los afectados. En ese momento, a Mariana se le llenan los ojos de orgullo y lágrimas.

-Uh, lo que fue ese día. Primero, no sabés lo que fue decirles que los íbamos a cambiar de escuela. Después, lo de los juguetes: ellos saben perfectamente qué es Minera San Jorge, nos han acompañado a todas las marchas, la tienen re clara. Cuando entendieron de dónde venían los juguetes, Ulises lo fue a buscar, se fijó que estuviera todo, y me dijo: “tomá mamá, acá está. Devolvelo”

Eugenia Segura

Opiniones (41)
24 de agosto de 2017 | 02:40
42
ERROR
24 de agosto de 2017 | 02:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. entre el 9 de junio del 2015 y esta fecha, el derrame de 5 millones de litros de solución cianurada en Veladero, el desastre ecológico que causó Vale en Minas Gerais, y tantos otros hechos de la realidad concreta e ineludible, espero que hayas cambiado de opinión 100%minero, y ya seas uno de esos arrepentidos. yo no estoy vendiendo nada: la consciencia no es humo y por cierto, no se vende
    41
  2. insisto.....son solo palabras al viento, ya basta de dimes y diretes si sabes algo denuncialo con nombres y apellidos, porque eso de "YA HAY MINEROS ARREPENTIDOS" suena a chamullo....si sabes algo denuncialo de lo contrario, cada vez que escribís algo con un "ME DIJERON O ESCUCHE O LEÍ POR AHÍ" suena a que sos una vendedora de humo, con muchos "SUPUESTOS Y NINGUNA AFIRMACIÓN" si queres que la cosa cambie denuncia de lo contrario son solo palabras al viento
    40
  3. 100%: ya hay mineros arrepentidos que denuncian los desastres ambientales, y los atropellos laborales y las enfermedades profesionales que les produce trabajar en el epicentro de la contaminación, donde no dejan entrar a nadie, y donde la justicia, aunque comprada y corrompida en muchos casos, ya ha dictaminado que se contaminó: por eso está frenado Pascua-Lama, por eso multaron a La Alumbrera, a Sierra Pintada etc. Lamento que ustedes, por acción o por omisión, sean cómplices de este crimen de lesa naturaleza y de lesa humanidad, y lo lamento mucho, pero su sueldo o la educación de sus hijos o cualquiera de esas migajas no justifica el genocidio lento y a larguísimo plazo que están ayudando a realizar. Aún en los casos más aparentemente "inocentes" o "legales", que serían como el lavacopas de un cabaret de trata, o el contador de un campo de concentración nazi, o el plomero de la ESMA. si ustedes no colaboraran, esas estructuras criminales no funcionarían: es simple
    39
  4. Puro palabrerio al viento...primero hay que conocer y trabajar en un proyecto minero para opinar y si saben de cosas que se hacen mal hay que denunciarlas a la justicia y si no lo hacen son cómplices de lo que esta mal y si saben de tantas cosas malas durante muchos años de INVESTIGACIÓN y no lo denunciaron sera porque son solo........PALABRAS AL VIENTO. Es lo que puedo decir de esta nota y si preguntan soy minero de alma, mi familia vive de la minería, mis hijos son educados gracias a la minería y solo soy un obrero que defiende la actividad que tomo como suya y que no es un cuco como le quieren hacer creer al común de la gente usando palabras raras o rebuscadas que puedan sonar catastróficas......el día que los anti mineros dejen de amenazar de insultar y de esconderse con discursos catastróficos se les termina el hilo del carretel. mis respetos y saludos a todos.
    38
  5. Ahí están, otra vez estigmatizando, no me concés y pones etiquetas, a mí qué corno me importan los pergaminos de ustedes, si son incapaces de postear un comentario en el diario sin basarse exclusivamente prejuicio y proferiendo insultos
    37
  6. eugenia segura, Casposo es una operación pequeñita cuyo consumo de agua es no significativo. Los otros proyectos no están trabajando por otras razones. fede del sur, yo no digo que "soy geólogo". Soy geólogo con título universitario y matrícula internacional. Vos que sos?.... creo que tu paso por la facultad fue por la vereda
    36
  7. criveros: en la cuenca del Río San Juan sí hay al menos 4 proyectos megamineros en fase de exploración avanzada: El Pachon, Casposo, Amos Andrés y Los Azules (para los que dicen que la exploración no consume agua ni impacta el medioambiente), ese es el motivo por el que el Dique Ullum está completamente seco. Ante el mismo contexto de escasas precipitaciones nivales en Mendoza y en San Juan, la diferencia no es menor: En el Dique Potrerillos hay menos agua que en otros años, pero HAY, y la que hay es agua PURA. En cambio, los diques de San Juan están completamente secos y la poca agua que baja por los ríos está contaminada. Esto no es casual, sucede porque la montaña no es un "armario lleno de oro" como dijo un comentarista por ahí (en todo caso armarios llenos de oro son los bancos del primer mundo), sino parte de un ecosistema cuyo delicado equilibrio está interrelacionado con todo y la megaminería ha roto ese equilibrio.
    35
  8. nigromante y mandeb25, La comparación no es artificial, es simple: les dan un dulce a los niños y después les arruinan la vida para siempre. Violar los derechos de la madre naturaleza es de una forma muy concreta violarnos a todos, violar leyes, como el Principio de Equidad Intergeneracional (art4º Ley Nacional 25675), y no dejarles un ambiente sano donde generaciones futuras puedan satisfacer sus necesidades elementales, como vivir y tomar agua, es en un plano mayor, una violación. Introducir en los cuerpos de los niños sustancias tóxicas o metales pesados (arsénico, plomo, etc, etc...) que no estarían allí si ustedes no hicieran las voladuras, ni las escombreras ni los diques de cola, esa es también una forma de violarlos. No respetar la libre voluntad de un pueblo que dijo un NO rotundo a la megaminería, donar compulsivamente cosas sin darles la oportunidad de elegir a los padres y a los niños si los aceptan o los rechazan, también lo es. Todas estas psicopateadas en mayor o en menor escala, se corresponden en distintos planos, como ya escribí en una nota anterior cuyo link les dejo acá http://www.mdzol.com/opinion/596614-es-posible-otra-vez-la-psicopatia-al-poder/
    34
  9. Estos lobbystas de la megaminería metalífera hidrotóxica se creen que mostrando pergaminos y adpotando una acitud mesiánica se pueden llevar al mundo por delante, pero mal le hacen a su ciencia, estos que dicen que son geólogos, si sus comentarios están todos plagados de estigmatizaciones e insultos hacia la autora de la nota, a aónde está el profesionalismo de la gente si sus argumentos en definitiva, terminan siendo epítetos y groserías de todas las formas habidas y por haber...? Ante la contundencia de lo que escriben, menos que menos entonces podemos dejar librado el destino de Mendoza a los delirios de estos señores, psicópatas esquizoides por naturaleza. La verdad es que después de leer todo lo que han escrito estos tipos en los comentarios de abajo, y de ver y percibir lo que son capaces de hacer, sin el más mínimo escrúpulo, como lo vienen haciendo en Uspallata (no es la primera vez que suceden cosas como estas, a Minera San Jorge hace años que la venimos padeciendo), me siento muy contento de que la megaminería no se haya instalado en Mendoza, por decisión de la propia gente que se ha movilizado para que ello no suceda, sin lobby ni coima de por medio, como hacen ellos, disfrazados de "RSE". Porque, imaginemosnos que si encima, además de la contaminación (ambiental y social), la destrucción del paisaje con esos enormes pozos, escombreras y diques de cola, la crisis hídrica, el saqueo que llevan a cabo y el tendal de pobreza y desempleo que dejan, tenemos que bancarnos a esta gente, estaríamos verdaderamente en el horno, no sólo por la destrucción del lugar en el que nacimos y elegimos para vivir, sino que también estaríamos enfermos terminales como sociedad, aceptando como voz profesional, el vocabulario grosero de estas personas, que evidentemente no solo no quieren al planeta, sino que tampoco quieren que nosotros disfrutemos de él. La nota está excelente, es testimonial, reveladora y tiene un laburo de campo de varios días, que por supuesto, no es pago, está hecha con el corazón, tiene un 8 y figura en el ranking del diario, evaluación más objetiva que esa no creo que exista, pocas veces he visto y conocido a periodistas que laburen de esa forma, a pulmón, a pesar de las adversidades, el desinterés de unos, los insultos de otros y los palos en la rueda. Fuerza Eugenia...!!!
    33
  10. Pedro Zalazar, con todo respeto su nota está plagada de inexactitudes. Le comento que soy geólogo y tengo un libro de Paul Eimon quien es muy conocido internacionalmente. Desconcía que trabajó en Paramillos, no obstante es probable que asi sea, pues fue asesor del Plan de Naciones Unidas para el Desarrollo. Este convenio fue firmado con el Gobierno Argentino y el operador fue la Dirección General de Fabricaciones Militares quien trabajó de manera altamente profesional y como resultado de ello el país cuenta hoy con numerosos depósitos metalíferos entre ellos Paramillos Sur y Norte. Me cuesta creer que el Dr Eimon, considerando su enorme experiencia haya dicho semejante barbaridad. Paramillos tiene muy pocas cosas en común con el depósito de El Teniente. Solo son del mismo ciclo, es decir mas o menos de una edad parecida, siendo unos diez millones de años más antiguo Paramillos. Pero absolutamente nada que ver en términos de tonelaje y contenido metálico. El Teniente es el segundo o tercer pórfido más grande del mundo. No adihero a las teorias de conspiraciones ni nada por el estilo. Reitero, respetuosamente no creo que este señor haya efectuado tal aseveración. Pasando al precio del el oro en 1995 el precio de la onza de oro fluctuaba entre 380 a 410 u$s por onza. Nunca su precio fue siete dólares. (Informemos con responsabilidad). Pasando al agua, coincido con usted en que los barrios privados despilfarran agua, por ejemplo cualquier barrio privado de Chacras gasta mas agua que Veladero. Sin embargo, a mi me preocupa más el caso del agua mineral de Villavicencio que la extrae en un pozo del pie de monte y engaña a todo el mundo diciendo que es de la montaña sagrada, nadie sabe si paga regalía, cuanto paga en concepto de impuestos, no se sabe cuanto factura, digo esto considerando que se trata de que "el agua es un bien social" como les gusta decir a los enemigos de la minería. Le comento que las empresas mineras muestran con transparencias, costos, impuestos, facturación, regalías, etc. lo puede ver en sus informe a la bolsa o en sitios web. Siguiendo con el agua, usted vió la piscina de Bodega Fournier? tiene 7.000 (siete mil) metros cuadrados. para vista desde el restaurant. (Difonso es el vocero de dicha bodega y no se alarma por el mal uso de un bien social).Para finalizar con las aguas sagradas de Mendoza, puede usted decirme porqué el acuífero de la cuenca norte de Mendoza de sus 600.000 Hm3 (seiscientos mil), solo 22.000 Hm3? (veintidos mil) se pueden usar? el resto contaminado con agroquímicos, pozos ciegos y salinización?. Aguardo sus comentarios.Me permito recordarle "SOLO LA VERDAD, NOS HARÁ LIBRES". Saludos.
    32
En Imágenes
Incidentes en la movilización de la CGT.
23 de Agosto de 2017
Incidentes en la movilización de la CGT.