opinión

Bielsa y la maldición del sprint final

El Olympique de Marsella perdió un partido clave ante el PSG y aparecieron los fantasmas que siempre persiguieron al Loco.

Bielsa y la maldición del sprint final

Marcelo Bielsa es uno de los directores técnicos más atractivos del fútbol mundial. Metódico, obsesivo, adicto al trabajo. La vocación ofensiva de sus equipos levanta elogios no sólo del periodismo, sino también de jugadores y colegas.

Es un director técnico que hace escuela. El mismísimo Pep Guardiola lo visitó y mantuvo una charla de horas en nuestro país compartiendo conceptos antes de asumir el ciclo más exitoso de la historia del Fútbol Club Barcelona.

Ejerce la docencia como pocos. Es un hombre cultivado y con generosidad intenta compartir con sus dirigidos sus conocimientos, y así de su riñón han salido muchos de los jóvenes directores técnicos del fútbol actual.

Revoluciona cada lugar al que va a trabajar, pero las expectativas puestas en él, injustamente, se terminan desvaneciendo a la hora de la verdad, a la hora de dar el salto y quedar en la historia.

Mundial 2002   Argentina eliminada - Bielsa 01

Su carrera como DT comenzó bien arriba. Sacó campeón al club de sus amores, Newell's Old Boys, y lo depositó en la final de la Copa Libertadores 1992, donde perdió por penales ante el San Pablo. A fines de los 90 logró títulos con Vélez Sarsfield y tras el Mundial de Francia 98 llegó a la Selección. La historia es conocida, no es necesario abrir la herida.

Y esa historia de generar una expectativa enorme y desvanecerla sobre el final se ha seguido repitiendo en la trayectoria de Bielsa como una maldición.

Una maldición que, salvo un batacazo, está a punto de repetirse en el Olympique de Marsella. Y el partido de ayer ante el PSG fue la confirmación. Pudo haber sido el quiebre, pero no lo fue. Otra vez. Una más.

El argumento de sus defensores será que el OM no tiene el presupuesto del PSG. Es cierto. Como también es cierto que el equipo que hoy dirige es el más popular de Francia, supo ser campeón de la Champions League y no debe hacer grandes esfuerzos para llegar a fin de mes.

Bielsa vs PSG

Ha sabido adaptarse a la evolución del fútbol. Dirige desde hace más de 20 años y sus equipos siempre son protagonistas. Pero le falta algo para lograr lo que todos quieren: salir campeón. ¿Autocrítica? Quizás. ¿Versatilidad? Es muy probable. O quizás sus seguidores, obnubilados vaya uno a saber por qué, crearon un monstruo alrededor de un director técnico como muchos otros, y por eso de ese monstruo esperamos que alguna vez salga campeón de algo. Cualquier cosa.

Aunque esa idea de una maldición me dio vueltas siempre por la cabeza.

Como la que perseguía a Dardo Garrido, protagonista del Relato de un utilero, de Fontanarrosa: “Debería construir por sí solo, casi sin ayuda de nadie, un templo gigantesco que asombrara a las criaturas vivientes y a los mismos dioses por su magnificencia y belleza. Y cada vez que estuviese a punto de concretar su maravillosa obra, debía derrumbarla de un golpe para luego comenzar de nuevo”.

No derrumbar sus maravillosas obras está solamente en las manos del propio Marcelo Bielsa. Nadie mejor que él mismo para detectar en qué está fallando. El "morir con las botas puestas" que tantas veces se reivindica en el fútbol, para mí, es un sinsentido que no tiene dimensiones.

Opiniones (1)
17 de octubre de 2017 | 01:35
2
ERROR
17 de octubre de 2017 | 01:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Volar alto, pero nunca alcanzar la cima: el karma de muchos cuya explicación no está en el "core" de su actividad misma, sino en sutilezas de su medio. En la FIFA son expertos al respecto
    1
En Imágenes
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes
11 de Octubre de 2017
La última fecha de eliminatorias Rusia 2018 en imágenes