opinión

Zaz en Mendoza, un encanto poderoso e intimista

La cantante logró inyectarle potencia y eclecticismo a su sonido radial. Una banda impecable y una producción local ajustada, estuvieron a la altura de las circunstancias.

Zaz en Mendoza, un encanto poderoso e intimista

Si uno escucha la discografía completa de la francesa Zaz, compuesta hasta el momento por tres discos, hay un hilo conductor que cose sus trabajos; fuertemente vinculados con las texturas del gypsy jazz. Más allá de ciertos toques de swing, blues, soul, pop y rap; no hay mayores variaciones en sus grabaciones de estudio, que ostentan un sonido tan cristalino como radial. La primera sorpresa entonces al ver a la princesa de la chanson française en vivo, es la de encontrarse con un registro más poderoso y ecléctico; como si por momentos Zaz retomara la espontaneidad y crudeza de sus tiempos de artista callejera. Recordemos que hace pocos años, la exitosa cantante paseaba su arte por las abarrotadas calles del barrio de Montmartre.

En su primer aterrizaje en Mendoza, y en el cierre de su gira latinoamericana, la francesa se plantó sobre el escenario, ante unas 2000 personas; y desde la primera canción cautivó a todos con una fuerte mezcla de energía y magnetismo. Tras una introducción teñida de un tono inquietante, Zaz arremetió con el single On ira, de su segundo disco Recto Verso. La impronta rockera que le inyectó a la canción con la que abrió el show, sumada a las texturas reggae de un par de las que siguieron, puso al público del Bustelo a bailar; con la intensidad moderada y prudente que nos caracteriza. Desde el escenario, la cantante se encargó de arengar y gritar unos cuantos "¡¡¡Mendoza!!!", y el evento rápidamente se puso en modo celebración.

ZAZ en el Bustelo 03

Acompañada por una banda impecable, Zaz supo impactar con su contundente rango vocal, capaz de transitar del susurró afónico a la fortaleza estremecedora, en cuestión de segundos. Ella no se limita a ser sólo una cantante, por momentos es literalmente un instrumento más, luciéndose como una arrolladora scat woman, improvisando ritmos y melodías; o bien transformando su voz en algún orgánico instrumento como una armónica o una trompeta.

ZAZ en el Bustelo 05

ZAZ en el Bustelo 04

ZAZ en el Bustelo 02


Con un set inteligentemente diseñado, la intérprete repartió sus canciones entre la contemplación y la euforia del público. Tras cambiar de vestuario, irrumpió en el escenario con un vestido corto negro y un puñado de canciones de su material más reciente, Paris. Momento dedicado al tributo de grandes glorias de la canción francesa, con títulos como Sous le ciel de Paris, Paris sera toujours Paris, La complainte de la Butte; o Dans mon Paris. Aquí las versiones sonaron más cercanas a las del disco. Uno de los grandes aciertos de este reciente registro de estudio fue el de combinar la personal impronta de Zaz, con un respeto a las versiones originales de estos clásicos, que lejos de transformarse en un ejercicio de solemnidad; reviste un carácter de visita refrescante.

ZAZ en el Bustelo 07

Más allá del clima festivo que se instaló en varios momentos del recital, la cantante ganó en presencia cuando se internó en sus himnos más sentimentales e introspectivos, Ebloui par la nuit fue un buen ejemplo en esa dirección. También hubo espacio para "un regalo" en castellano con la seductora versión de Dos gardenias, coreada por buena parte del auditorio.

La artista tampoco descuidó el contacto con su público a través de las palabras, mayormente en francés claro, pero también con unas acertadas frases en castellano como "No olviden que somos la memoria de los que ya no tienen”, que antecedió a la conmovedora Si je perds. O la esforzada lectura de una leyenda que incluye la premisa: "Sé que sola no voy a poder, pero hago mi parte".

ZAZ en el Bustelo 10

Como no podía ser de otra manera, y previo a los bises, Zaz armó un fiestón con su hit Je veux, bailando en el escenario y coreando este suceso global con sus seguidores. Al volver, ovacionada por la gente, la cantante optó por un combo de perlitas de tono más intimista y se mostró muy agradecida con su banda y equipo técnico, a quienes les dedicó, de espaldas al auditorio; las estrofas de una canción a capela a modo de celebración por el cierre del tour.

Previo al saludo final, un fan arrojó una camiseta de Argentina, que la francesa no dudó en ponerse. Durante algunos minutos, y visiblemente conmovida, Zaz y sus músicos se despidieron de su gente con un ida y vuelta de cánticos; dejando a todos con la sensación de un trip genuinamente cálido. Seguramente no será su última visita. 

Un reconocimiento también para la flamante compañía local Vivo Cultura Producciones, que estuvo a la altura de las circunstancias en el montaje de este show en Mendoza. Una clara demostración de que se puede apostar por espectáculos internacionales de buena factura, con una contundente respuesta de público.

ZAZ en el Bustelo 13

ZAZ en el Bustelo 12

Músicos: Isabelle “Zaz” Geffroy (voz), Guillaume Juhel y Benoit Simon (guitarras), Thierry Faure (acordeón y piano), Denis Clavaizolle (teclado, acordeón y voz), Eric Seva (saxofón), Philippe Slominsky (trompeta), Ilan Abou (bajo y contrabajo) y Jean-Philippe Motte (batería) 

Fotos: Lucas Burgoa

Opiniones (3)
22 de agosto de 2017 | 06:28
4
ERROR
22 de agosto de 2017 | 06:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Q caretas somos los mendocinos!
    3
  2. me dio pena cuando repetidamente tuvo que pedir: "por favor muévanse", por favor "cantes conmigo", por favor, por favor... a mi tampoco me gustó, no hubiera pagado $350 por ir a verla, zafé porque me invitaron. Aguante la música local.
    2
  3. paticularmente no me gusta... no digo que sea mala... gustos son gustos...
    1
En Imágenes