opinión

El instante en que Mendoza casi desbarrancó

En medio del escándalo por la votación de Miriam Gallardo para la Corte, la provincia estuvo al borde de una caída al abismo institucional que no fue, solo porque el Gobierno frenó a tiempo. La trama del increíble error de la senadora del PJ que hizo caer el pliego de quien había defendido como ninguna. Una jornada tristemente histórica para un oficialismo que, a la mala gestión y a la falta de política, le suma ahora la torpeza.

El instante en que Mendoza casi desbarrancó

Por un instante de este martes al mediodía, Mendoza estuvo al borde del barranco institucional. Una caída libre de la que difícilmente nos hubiéramos logrado recuperar.

La escandalosa votación por los pliegos de Miriam Gallardo, la objetable candidata de Francisco Pérez a la Suprema Corte, podría haber derivado en un conflicto inimaginable que logró ser detenido porque, en medio de gritos y acusaciones de la oposición, el Gobierno se dio cuenta de que debía frenar a tiempo.

Hubiera sido de un daño tal para la provincia que el peronismo forzara la aprobación del pliego de Gallardo, como intentó, tras no haber conseguido la cantidad de bolillas blancas necesarias. 

Si de antemano la candidatura de la ex apoderada del PJ era cuestionable, su llegada a la Corte a través de una votación cuestionada por su falta de transparencia nos hubiera llevado al extremo.

¿Qué futuro le deparaba a la Justicia el arribo al máximo tribunal de una jueza  que terminaba metiéndose por la puerta de atrás y que además ya estaba en boca de todos por su falta de antecedentes y su escaso conocimiento y práctica del Derecho?

Sobre lo sucedido esta mañana hay dos miradas. Una, que habla de una actitud lisa y llana del peronismo, encarnada por el vicegobernador Carlos Ciurca y por el presidente provisional del Senado, Eduardo Bauzá, de embarrar la cancha al darse cuenta de que el oficialismo no alcanzaría los votos necesarios para aprobar el pliego de Gallardo.

 Y que en ese sentido, mandó a una legisladora del PJ, Carina Segovia, a autoincriminarse y vocear en plena sesión que se había equivocado, generar después una andanada de votos peronistas nulos e intentar así forzar una nueva votación por reglamente de la Cámara.

Segovia Carina

La otra, por increíble que resulte, se ajusta un poco más a los hechos. Todo parece indicar que Segovia efectivamente se equivocó a la hora de votar y generó el caos que generó por una sencilla razón: ella era una de las tres “custodias” de los votos del PJ, una maniobra tan irregular como tradicional a la hora del voto de los senadores que ejecutan todos los partidos.

Estos “custodias”, son los que recolectan las bolillas que el bloque decidió no poner en los cajones de votación, como forma de garantizar que nadie sacará los pies del plato.

Efectivamente, Segovia tenia en su poder su bolilla blanca y la de otros cuatro legisladores del oficialismo más que ya habían votado y le habían entregado, a modo de garantía de su voto, sus respectivas bolillas negras.

¿Qué sucedió? Cuando Segovia votó se equivocó de urna. Colocó en el cajón de los votos de descarte su bolilla blanca y, en el que efectivamente debía votar, sumó cinco bolillas negras. La de ellas y las otras cuatro que tenía en custodia.

Había dos “custodias”más de esos votos dentro del PJ que hicieron bien su trabajo. Los radicales, fueron más ordenados: le entregaron todas sus bolillas blancas a un solo legislador, Jorge Palero.

Por eso la votación salió como salió: 18 bolillas blancas contra 23 negras, es decir 41 bolillas en dónde debían haberse encontrado 37.

Y en la otra urna se contaban 19 negras y 14 blancas. O sea 33 bolillas en lugar de 37, que día haber sido el número correcto registrado.

Cuando se dieron cuenta del error, por la propia legisladora que se auto delató, Ciurca y Bauzá trataron de reconsiderar la votación.

Pero era tarde. De inmediato el bloque radical armó una conferencia de prensa denunciando una maniobra, a la que se sumó Alfredo Cornejo a los pocos minutos para denunciar un golpe institucional.

cornejo pliegos votacion senado

Cornejo se movió rápido. Con su presencia agigantó un escándalo que en ese momento alcanzaba proporciones históricas: mientras la UCR denunciaba a los gritos lo que estaba sucediendo, corrió el rumor de que el peronismo, con el quórum necesario, estaba votando de nuevo el pliego de Gallardo.

Ese fue el preciso instante en que el futuro de Mendoza estuvo en juego. Ciurca decidió asumir en público la derrota y admitir en una corta declaración que Gallardo solo había alcanzado 18 bolillas blancas cuando precisaba 19. El vicegobernador, pegó el volantazo unos metros antes de desbarrancar.

Hábil, antes de enfrenar a los periodistas le dijo al oído a Juan Carlos Jaliff lo que iba a hacer. El senador, uno de los más enardecidos por lo que había pasado, terminó asintiendo el resultado junto al vice.

Los radicales hicieron lo suyo también. Para no perder la votación, hicieron ir la sesión a la senadora Norma Corsino, enferma de cáncer, quien pasó este martes a la mañana sin escalas de la quimioterapia a su banca. Y bastaba con verla, para ver en qué estado.

Quien no daba crédito a lo que estaba sucediendo tras la irrupción de Ciurca era Cornejo. Segundos antes había estado sentado junto a Jaliff pegándole sin piedad al Gobierno y observaba como ahora uno de sus legisladores bajaba los decibeles junto a Ciurca.

Casi a los gritos, salió del Salón Rojo vociferando contra la jugada del vice. “¡Lo único que faltaba!”, agitó el candidato a gobernador, y se fue.

La cara del vicegobernador lo decía todo. El era el responsable por la caía del pliego de Gallardo y así se lo intentaron explicar tanto èl  ,como Bauzá, a Pérez por teléfono.

“No lo puedo creer, no lo puedo creer”, era todo lo que repetía el gobernador quien ya se había dado cuenta de la profundidad de su derrota política. “¡Se hicieron el gol en contra! ¡Se hicieron el gol en contra!”, volaba.

La crisis en el PJ era total. Adolfo Bermejo y Omar Félix habían rosquedado desde temprano en un hotel cercano la votación y , sobre todo el primero, no creía la versión de que la nominación de Gallardo se había caído por un error.

Bauzá se vio obligado a pedir un cuarto intermedio de una hora en la sesión para tratar de evitar que la sangre en el peronismo llegara al río, que en los papeles significaba que los pliegos que se votarían a continuación, el de Fernando Simón a la Fiscalía y el de Ricardo Pettignano al Tribunal de Cuentas, también se desplomaran.

Solo después de una cumbre lograron volver al diálogo entre sectores internos y conseguir lo que más tarde: que salieran aprobados ambos pliegos.

Dos datos de esta tragicomedia: Segovia, la legisladora equivocada, es uno de los alfiles de Gallardo, presidente a la comisión de Legislación y Asuntos Constitucionales, integrante de los Azules del PJ y además quien más trabajó en el Senado por la nominación de quien, en definitiva, hizo caer.

Y el otro: o María José Ubaldini o Matías Stevanato no votaron en contra de Gallardo, como dijeron. La característica secreta del voto hace imposible saberlo, pero el recuento final indica que uno de los dos puso bolilla blanca finalmente. 

En el transcurso de la tarde se supo que a Ubaldini, en el momento más tenso de la sesión, le pidieron que cambie su voto para compensar el error de Segovia, es decir, que coloque bolilla blanca y se negó, públicamente, en el medio de la sesión.

Ayer, por primera vez y en mucho tiempo, se hizo evidente el colapso de la actual administración, que no solo fracasa tan fuerte desde lo político. Sino que ya no lograr juntar si quiera los fondos para pagar completa la nómina de los los sueldos de los empleados públicos.

El gobierno de Pérez ya arrastra una crisis financiera de años que provocó una acumulación millonaria de pagos a proveedores, casi no invierte en obra pública, cancela con retrasos las obligaciones con los municipios, demora el pago de las retenciones de los estatales y no cancela en tiempo y forma los subsidios a los colegios privados.

Por estos días debió fraccionar el pago de los salarios, en medio de informaciones falsas y de una supuesta responsabilidad del Banco Nación en el problema. Nada de esos hubo.

En carne viva, quedó demostrado en esta jornada tristemente histórica que el gobierno, a su mala administración y a la falta de política, le agregó ahora el problema que le faltaba: la torpeza.


Opiniones (25)
24 de noviembre de 2017 | 05:21
26
ERROR
24 de noviembre de 2017 | 05:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ES SECRETO A VOCES EN TODO MAIPU QUE ESTEVANATO QUIERE ARREGLAR CON BERMEJO
    25
  2. Excelente cama de CIURCA contra BERMEJO, lo mando a dormir la siesta, es parte de la LEALTAD peronista de la que tanto hablan ¿ los mismos compañeros lo mandaran a dormir la siesta a Bermejo en las elecciones ?
    24
  3. Bien lo dicen Segovia es el chivo expiatorio, quieren tergiversar los hechos como se dieron desde el lunes en la noche para confundir a la gente.
    23
  4. esto es una republica bananera y feudal!! manejada por GARCAS.....vergonsozo....terrible en lo constitucional estamos en el horno como pais constitucional y transparencia. Bauza deberias de irte ya...
    22
  5. SOLO UNA PALABRA: IMPRESENTABLES!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Pako das asco, volvete a tu Tucumán querido
    21
  6. Increíble, y pensar que esta gente nos gobierna y marca el rumbo(o no) de la provincia, me gustaría saber que opinan los que los votaron? se harán cargo de la cagada que se mandaron en las urnas en 2011?
    20
  7. NADIE SE DA CUENTA QUE FUE UNA MANIOBRA DE LA GENTE DE LA CORRIENTE CONTRA LOS AZULES? O SEA CIURCA CONTRA BERMEJO¡¡
    19
  8. cocobasile ¿La nota es exagerada? ¿Vos comprendés que retenerle las bolillas a los demás senadores ES UN DELITO PENAL y que, justamente por eso Ciurca tuvo que arrugar, porque sino SEGOVIA IBA EN CANA? Y eso te parece UN DATO MENOR?!?!?
    18
  9. NUNCA SE VA A SABER LA VERDAD
    17
  10. No entiendo ubaldini y esteselgato dicen q pusieron bolilla negra,no dan los numeros imposible,uno miente.
    16
En Imágenes
Grammy Latinos 2017
18 de Noviembre de 2017
Grammy Latinos 2017
Lluvias torrenciales en Grecia
16 de Noviembre de 2017
Lluvias torrenciales en Grecia