opinión

El encanto de lo light

Ahora las garrochas vuelan hacia el Artificio Autónomo de la Capital.

El encanto de lo light

 “Horacio le va a ganar a Gabriela por diez puntos”, confirma la Garganta.

“No hay que decirlo, pero estamos cuatro puntos arriba”.

La valoración optimista contrasta severamente con la aportada por otro funcionario enrolado en la banda de Gabriela Michetti, La Princesa de Laprida.

En esta versión es Michetti quien supera a Horacio Rodríguez Larreta, El Carismático de Flores Sur. Por cinco puntos.

Como si la fiesta le quedara chica, asegura que a mediados de abril, cuando se difunda mucho más la estampita de Gaby, van a estar mucho más arriba.

Sería un problema para Mauricio Macri, El Niño Cincuentón, hoy el favorito para las presidenciales. Porque, en plena elevación, se le quiere provocar una caída.

Una derrota significativa en su propia escuadra. En el PRO, la expresión institucional del macricaputismo.

Ocurre que Mauricio, en su momento, manifestó la estructural inclinación por El Carismático. Con fundamentos, para colmo, se sospecha que detrás de Michetti se mueven operadores clandestinos de Sergio Massa, Titular de la Franja de Massa. Con el objetivo de hacerlo hocicar a Mauricio.

“Hasta hoy, los massistas se ocupan más en que pierda Horacio, en la ciudad, a que gane Nielsen, su candidato”.

El encanto de lo lightEn el entorno de Gabriela gana una envidiable influencia, según nuestras fuentes, el tonellismo. Se reproduce el alineamiento detrás de Juan Tonelli, El Novio, que merece ser más iluminado por los medios, y adquirir así su propia reputación.

“Los novios y maridos de las estrellas del PRO suelen presentarle problemas a Mauricio. Pasó también con Ma…” -y la Garganta se interrumpe.

Las escenas contables transcurren en la velada consagratoriamente recaudatoria.

Cena en La Rural. 2.500 comensales, a 50 mil pesos el cubierto. 500 mil pesos por cada mesa de diez, que los empresarios abonaron, por lo que sabemos, con relativo entusiasmo. Estimulados por el rescatable espíritu de solidaridad con aquel que va primero, y que amenaza con erigirse en el sucesor de La Doctora.

De todos modos, la holgada cotización del cubierto contrasta con la austeridad franciscana del catering. Para la sustancial ceremonia del coctel no se incluye ni una miserable copa de champagne. Apenas distribuyen copas de vino tinto o blanco. Gaseosas y naranjita. Mientras se reconocen los empresarios, o los enviados por los empresarios en su representación. Los banqueros, los financistas, los cueveros y los infaltables buscapinas de colección.

Visión simple

La organización PRO atraviesa por un momento político reluciente. Mantiene el encanto ideológico de lo light.

Se extiende y prospera por la simpleza positiva de las soluciones concretas. Crece por efecto comparativo con el cristinismo, que agota con sus pulsiones sociales. Con las cuerdas tendidas por la caravana de situaciones límite.

Persiste un énfasis formidable a favor del cambio. Para vagamente vivir mejor. Para involucrarse en la Argentina que se viene. En “un partido moderno, abierto, participativo”.

Si hay que rastrear un pensador para fundamentar la legitimidad del PRO, no se lo encuentra con facilidad en Jaime Durán Barbas. Ni en el promisorio Iván Petrella. O en el filósofo Alejandro Rozitchner.

Es Gilles Lipovetsky. Autor de “La era del vacío”.

Es la instancia del vaciamiento ideológico que PRO se propone a ocupar. A través de su visión primaria, para nada tonta.

Protagonistas de la miniserie

El encanto de lo lightLa fiesta recaudatoria es mucho más ilustrativa que las propias encuestas que lo posicionan a Mauricio como el postulante aventajado. Seguido por Daniel, y algo más atrás, por el esquilmado Sergio.

Tres protagonistas de la consagrada miniserie del Portal. Ahora es Mauricio el que se corta solo. Se desprende. Quiebra aquel final anunciado de “bandera verde”.

La ventaja se consolida después del triunfo macricaputista de Gualeguaychú. Donde la Convención Radical, liderada por Ernesto Sanz, La Eterna Esperanza Blanca, decidió enlazar la estrategia del partido centenario junto al PRO. Y atarse también al destino de la Coalición Cívica. Es la penúltima invención que sobrevive de la señora Elisa Carrió, La Demoledora.

Hoy también Carrió se muestra lícitamente triunfante. Con la misión cumplida. Por haber evitado la anexión de Sergio, con la potencia agraviante de los palabrazos.

En este entremés, por la inspiración de Carrió, Sergio quedó afuera. Apartado, como el protagonista de la novela de Rabanal. Separado de cualquier intento de asociación.

Carrió le puso bolilla negra, asustó a los ex correligionarios que no le aguantan una presentación televisiva. Elisa se torna sustancial en el desarrollo de la miniserie. A los empujones e imposturas se impone como protagonista.

Resulta invalorable el servicio político que Carrió le prodigó a Mauricio. Debilitó con acusaciones a Sergio. Justamente era el adversario más molesto. Tanto para Mauricio como para Daniel.

El encanto de lo lightCarrió logró alejarlo, además, a Mauricio, de “la mafia del PJ”. En algún momento habrá que reconocerle a La Demoledora los aportes destructivos de los engendros que ayudó a gestar. Como el más reciente de “Los Cinco Latinos de Unen” (cliquear).

De los cinco latinos quedaron en pie apenas dos. En principio ella misma, Estela Raval, ubicada ya en otro conjunto, apenas un trío. Y el otro latino que se salvó es Sanz. La Esperanza Blanca ayudó a La Demoledora a liberarse de los tres latinos restantes. Los que se quedaron afuera de verdad. No como Sergio, que aún tiene varias ventanas para colarse. Si las encuentra.

En primer lugar Carrió se desprendió de Hermes Binner, el John Wayne de El Hombre Quieto. El opositor más votado en 2011. Incluso, Binner lanzó su campaña presidencial en el verano de 2015. En Mar del Plata, admirablemente acompañado, fortalecido en los poros y en los afectos. Pero pronto debió bajarse. Desde Santa Fe, los que quieren terminar con su influencia lanzan versiones que aluden a su salud.

“Macanas, está mejor que vos”, desmiente un binnerista. Un diplomático porteño, que sin graves expectativas adhiere, en adelante, a la señora Margarita Stolbizer, La Vecina Perfecta.

El segundo latino que se quedó afuera fue Julio Cobos, El Ídolo de Santa Romana, que perdió mal en la pulseada con el compadre Sanz.

Por último el desairado Solanas, El Dirigente Universitario. Por soberbia Carrió supo elevarlo a Solanas como senador, aunque juntos les fue burlonamente bien sólo entre los domingos de Lanata.

Hasta que La Demoledora lo cambió por una pizza. Lo dejó atragantado con su discurso antimacrista, para irse, con su carterita, a darse con una fugazzeta con fainá.

Final con garrochas

Las garrochas hoy colman el cielo del Artificio Autónomo de la Capital. Son tantas que casi tapan la luz del sol.

Se clava la garrocha en cualquier punto del país, con garrocheros que quieren apostar “por el cambio”. “Involucrarse y ser protagonistas en la Argentina de las soluciones”. “Para vivir mejor”.

De pronto Mauricio pasa a ser una conjunción de Konrad Adenauer con Arturo Frondizi.

El encanto de lo lightY Marquitos Peña, El Pibe de Oro, junto a Durán Barbas, El Equeco, emergen como la dupla triunfal. Ambos se compaginan a la perfección con los dibujos pacientemente imaginativos de Emilio Monzó, El Diseñador. Y con la sabia orientación profesional del ideólogo que se mantiene, provisoriamente, según nuestras fuentes, en un segundo plano. Y del que tampoco conviene hablar. Pero nadie puede dejar de reconocerle cierta inteligencia. Y una capacidad de análisis superior, a partir de dos o tres datos sueltos. Es Carlos Grosso.

“Qué grandes tipos que somos cuando nos va bien en la vida, Rocamora, ¿te fijaste?”, nos saluda el amigo macricaputista.

Cuenta que tiene que esquivar las garrochas. Pueden aplastarlo. Los garrocheros que buscan, con ansiedad, el garrochódromo, que por si fuera poco no existe.

Opiniones (1)
18 de diciembre de 2017 | 02:50
2
ERROR
18 de diciembre de 2017 | 02:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Mordaz y aguda crónica de el Sr Asís, no esperaba otra cosa. Me enteré de su presencia en la comida de Macri por el Sr Conte, quien relató en vivo por mdzradio la presencia del escritor de bigotera. Ahora; ambos hacian un trabajo de campo? Pagaron las cincuenta lucas por cubierto...? No los veo amarillos...aunque hoy en dia," uno nunca sabe" dice Arce. Un saludo.
    1
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho