opinión

Colgados del pene de Romeo Santos

La ministra de Cultura dijo alguna vez que le interesaban más las mujeres haciendo dulce que los espectáculos empaquetados.

“Por ahí uno en pos del marketing y la difusión, la tinellización, decís, bueno, la cosa va por acá… No… La cosa va por la revalorización. Es mucho más significativo, más representativo, las mujeres haciendo dulces, nuestros guitarreros, nuestros cantantes de ópera, que todo lo que venga empaquetado como algo atractivo. Es mucho más significativo para este ministerio.”

Todo lo que venga empaquetado como algo atractivo… ¡En fin! Las palabras que reproducimos más arriba fueron dichas, aunque a esta altura resulten una obvia contradicción, casi un lugar común de un funcionario que acaba de asumir su cargo, por Marizul Ibáñez, en la entrevista que MDZ Online le realizó en diciembre del 2011, a pocos días de hacerse cargo del principal organismo de la cultura mendocina.

Claro que ese edificio ideal de la cultura como algo ajeno al mero espectáculo multitudinario comenzó a derrumbarse a los pocos meses, ya que en mayo del 2012 la ministra y el titular de Turismo, Javier Espina, danzaban hasta en televisión al ritmo de Soñando por cantar, producido, justamente, por Marcelo Tinelli.

De acuerdo a las conveniencias, los conceptos “masivo”, “popular”, “cultura” y “espectáculo” se meten o no en la misma bolsa. Y eso es lo que está haciendo este Ministerio de Cultura desde hace rato.

Se habla de valorización de nuestros artistas, de respeto por nuestra idiosincrasia, de resignificación de la cultura, y después de todo eso, no sólo se trae a Romeo Santos, que es un mero producto publicitario (masivo, claro, pero un producto publicitario), y se lo hace además en connivencia con un empresario que será el único que salga favorecido económicamente, sino que también se alteran, con poco más de 24 horas, los horarios de la programación.

Y respecto de esto último, no nos pondremos a analizar si afectó o no a la gente que tenía las entradas y demás, porque quienes fueron seguramente tuvieron muy pocas dificultades para alterar sus planes del día y estar a las 20.30 (o mucho antes) en el teatro griego.

No, el problema concreto es la falta de respeto a la Fiesta de la Vendimia. Porque, ante la venida de un foráneo, que llevará multitudes y todo lo que quieran, pero viene de afuera y se le paga excesivamente bien por hacerlo, la repetición del acto central quedó en segundo plano, con lo que también quedan en segundo plano los esfuerzos de los responsables del acto, de los bailarines, de los actores, de los músicos, de los vestuaristas, de los sonidistas y de tantos más. Porque cuando terminó el recital la gente vació el Frank Romero Day, y las puertas fueron liberadas para que quienes estaban en los cerros, si querían, entraran gratis a ver la repetición del acto central.

Pero todavía hay más. Porque este muchacho que llena estadios y que ha llegado hasta donde está sólo por contar con el respaldo de empresas discográficas que apuestan a lo sencillo y seguro antes que a la música, este muchacho que se lleva (oficialmente) siete millones de pesos, este muchacho que es capaz de hacer pasar a segundo plano “la fiesta mayor de los mendocinos”, como nos hemos cansado de escucharlo cuando se la define, este muchacho, decimos, es un misógino que desde un escenario echó toneladas de tierra sobre la mujer y su rol en la sociedad.

Su mensaje es retrógrado y mucho más. Esta mañana por las radios y por las redes sociales nos cansamos de escuchar y leer cosas terribles, como que convocó al escenario a “una gordita para darle una alegría”.

Y no sólo eso, sino que a “la gordita” le tomó una mano y se la llevó a su pene.

¿En serio están convencidos de que esta basura de espectáculo es lo más apropiado para acompañar la Fiesta de la Vendimia? Y que quede claro que no nos espanta la mano en el pene, sino, por el contrario, ese concepto sobre “la gordita”.

Romeo Santos no sólo es un tipo lleno de prejuicios y conceptos anquilosados, como el de que la mujer debe cuidar a los niños, limpiar la casa y atender sexualmente al hombre, sino que es un claro discriminador, amén de un abusador, porque se aprovecha del poder que se ejerce desde un escenario con total impunidad.

¿Dónde quedaron, después del recital de Romeo Santos, las mujeres haciendo dulces a las que se refería Marizul Ibáñez?

¿Dónde quedan las conquistas de las mujeres después de décadas de lucha si viene un tipo que deja en claro desde un escenario que son sólo objetos sexuales?

¿Dónde quedan, en definitiva, todas esas palabras con las que estos funcionarios llenan discursos grandilocuentes sobre la cultura y su valor?

Es probable que aparezca quien diga que Romeo Santos convocó a decenas de miles de personas en el Romero Day, en los cerros y frente a la pantalla gigante que instalaron en el Parque San Martín. Seguramente que sí, pero ante ese argumento meramente cuantitativo sólo queda invitar a desentrañar las diferencias entre espectáculo “empaquetado como algo atractivo”, como lo dijo la mismísima ministra, y la cultura de un pueblo.

Después de lo de anoche, lo único que por el momento queda en claro es que hay una parte de la cultura que parece estar colgada del pene de Romeo Santos.

Alejandro Frias

Opiniones (43)
20 de agosto de 2017 | 08:47
44
ERROR
20 de agosto de 2017 | 08:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Acá no se trata si gusta o no gusta. Acá lo que importa en que un "vivo" se hizo un negoción con este pelagato de un tema y la gilada que pagó fortuna por ir a ver al este vulgar cantante que además se creia Roger Water. Es lamentable que traigamos un gilipollas de estos para animar a una fiesta Internacional que festeja el espíritu y trabajo de los cosechadores mendocinos.
    43
  2. No me gusta Romeo, es demasiado vulgar, jamás hubiera contratado su actuación. Me causa mucha más molestia mis congéneres, por desprestigiarnos y por machistas.
    42
  3. no tengo nada contra este artista..... pero si tengo mis terribles diferencias con la incoherencia, hace menos de un par de meses, desde el oficialismo se criticaba a la gestión Cultural de Godoy Cruz por festejar otra bebida, de la cual viven miles de mendocinos a consecuencia de que se industria está en ese Departamento. Ahora bien.... yo me pregunto?...que quedo de la cueca, el gato, su relación con las hileras..??.... No vivo en Godoy Cruz, pero desde el Gobierno Provincial deberían mirar un poco la gestión cultural..... tal vez no para aprender, sino para ver si se les contagia las ganas de trabajar y hacer cosas....
    41
  4. Este hombrecito no es cultura, es un pelele q le gusta a la gilada...romeo cantás como julieta!!!
    40
  5. CULTURA Y ROMEO SANTOS NO ENTRAN EN UNA MISMA ORACIÓN.... lo trajeron al susodicho porque a la gilada le gusta y punto. Un negro que chorrea grasa no se acerca ni remotamente a la palabra cultura, la cual le queda demasiado grande. Popular, queda mejor...
    39
  6. VAMOS POR FAVOR!!! ahora aparecen todos criticando a un artista internacional del cual todos sabemos el show que presta... y al Sr. Alejandro Farias le consulto el porque antes de realizar una critica sobre tal show, como no realizo una critica de la "FIESTA DE LA VENDIMIA" que la verdad de fiesta no tiene nada ya que la uva no vale, no se sabe si se va a cosechar y que hasta el subsidio del gobierno es una mentira ya que se va a pagar solo a los que tengan uva criolla que son los menos... a mi pensar, si empezamos con criticas, la fiesta de la vendimia, no se deberia ni festejar debido a la debilidad del sector vitivinicola, las reinas son una mentira ya que la gran mayoria no saben ni como es un viñedo, un espaldar alto o bajo, Reinas eran las de antes que se elegian en la cosecha... la FIESTA DE LA VENDIMIA es una mentira en todo sentido ya que ni se lo tiene en cuenta al productor y desafio a cualquiera que me diga cuantos productores han participado o han a asistido a algunas de los festejos... entiendan que al ser todo una mentira, todo es permitido, antes era un honor bailar en el acto central y hoy en dia si no les pagas, hacen paro... por favor.. donde quedo la cultura, no queramos lavarnos el traste antes de hacer las necesidades...
    38
  7. Y si...pero pendejas ,maduras y viejas venían desde todo cuyo a ver a ese impresentable, el mismo que dijo que venia a un pueblucho , ¿Porque el gobernador no lo declaro persona no grata ?
    37
  8. Muy buena nota Alejandro, coincido totalmente. Es mezclar peras con manzanas. Lástima cómo cambió de opinión la Sra. Ibañez. Estaría bueno entrevistarla y pedirle opinión acerca del espectáculo que contrató con dinero público.
    36
  9. Exelente tu nota Alejandro. Pero te olvidas de lo más grave. La fiesta de la Vendimia desde hace varios años, no tiene una linea argumental coherente y sencilla. Es todo tan rebuscado que los mendocinos que vamos a la fiesta terminamos sin entederla. Salvo los turistas son los que abren los ojos con las luces, los colores, lo grande del anfiteatro, los mil bailarines y los fuegos artificiales. Mi última gran fiesta fue la del tractor amarillo, te acuerdas...... todos entendimos, todos bailamos, todos aplaudimos. De ahí hasta ahora un gran bodrio argumental. Todo esto sumado al atropello de esta fiesta con lo del Romeo........
    35
  10. Hace muchos años un Ministro de Cultura de la Provincia de Mendoza se presentó en un programa de la TV local. No recuerdo la fecha ni el nombre de la persona a la que me voy a referir, lamentablemente, ya que me gustaría mencionar el día exacto en que esto pasó y nombrar con nombre y apellido al protagonista de esta anécdota, pero no va a poder ser. Recuerdo el partido político al que este funcionario pertenecía, pero creo que eso no aporta nada (en temas de incultura ni uno ni otro no se sacan ventajas) y recuerdo el canal de TV y el nombre de la persona que lo reporteaba. Nada de eso aporta tampoco. Este disparatado ministro pretendía (y así lo dijo) que las reinas desfilen en bikini, ?para darle mayor atractivo a la fiesta?, según él. Inmediatamente llamé por teléfono al canal, el programa era ?en vivo? y publicaban un número de teléfono a través del cual se podía salir en directo al aire, eso decían, pero me tuvieron esperando en línea mientras este energúmeno seguía impunemente desarrollando su disparatada idea y finalmente me colgaron sin siquiera decir ?lo lamento, gracias por llamar?, nada. Expongo en esta tribuna lo que me hubiese gustado decirle al funcionario al aire, Ahí va: Por esos mismos días, leí una nota escrita por un periodista francés especializado en temas enológicos. Era el momento en que los vinos argentinos empezaban a tratar de hacerse conocer por el mundo y a tratar de descontar la enorme ventaja que ya en aquellos años nos llevaban en ese sentido los vinos chilenos. Relataba este buen señor que de tanto alabar el malbec de Mendoza había conseguido interesar a dos colegas suyos, locales, es decir neyorquinos. Salieron los tres a la búsqueda de una botella del tal néctar argentino, lo que en aquellos años no era tarea sencilla en la gran manzana. Por fin, el francés halló una, la compró a buen precio y la compartió con sus colegas estadounidenses. Los americanos no se mostraron muy entusiasmados con el vino menduco porque, según el francés, no tenía casi nada que ver con el verdadero malbec, el que él había gustado en Mendoza. La razón era una flojedad general, falta de cuerpo y de contenido alcohólico, lo que le quitaba sus mejores virtudes. Especulaba este señor que los productores habían pretendido ?adaptar? el producto al gusto yankee. En otras palabras, hacerle perder lo mejor que tiene, su IDENTIDAD para transformarlo solamente en UNO MAS del mercado. Creo que era exactamente lo que pretendía el nefasto ministro cuyo nombre no recuerdo. La Fiesta de la Vendimia es UNICA. No he visto por el Mundo una que tenga tanta grandilocuencia y al mismo tiempo tanto sabor popular. Las hay más grandes y las hay más populares. No conozco una sola como la nuestra, NUESTRA. No pretendan transformarla en una ?grasada? como las hay tantas por todas partes. Aunque hay que decir que ya casi lo han logrado, es la triste realidad. Para los que se escandalizan por el rol de la mujer en La Fiesta les recuerdo que la elección NO ES un concurso de belleza, allí no se elige a una modelo o ?manequin? (como les gusta hacerse llamar últimamente, en francés), se elige UNA REINA, reina del trabajo la que, al igual que la propia Fiesta, debe conjugar belleza, gracia, majestad y sencillez. Valores que se ven reflejados en el fruto que se homenajea, la uva, que va a servir para lograr un producto artístico superior, el vino. Por si alguno todavía lo duda, le aclaro que el vino NO ES un producto industrial sino artístico. Por eso ha de ser que los gobernantes, que suelen ser políticos extremadamente brutos, lo tratan con tanta desconsideración y torpeza, lo mismo que a La Fiesta. Lamentablemente, pareciera que esa misma brutalidad está bajando al pueblo. No lo permitamos. Saludos
    34
En Imágenes
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial
15 de Agosto de 2017
Bunkers de la Segunda Guerra Mundial