opinión

La columna de Padilla: El "orden" vendimial

Los eventos empresariales y las tradiciones vendimiales, bajo análisis del columnista de MDZ Marcelo Padilla.

La columna de Padilla: El orden vendimial

Cada marzo que sucede La Vendimia, la fiesta en particular (con todo su ceremonial de monarquía colonial plebeya) me lleva a pensar en varios temas. La sigo por los medios y no voy al anfiteatro. Hago mi propia cosecha de toda esa siembra y veo, observo. Se ha dicho bastante ya de ese formato, “la elección de Reinas representativas de los departamentos”…“que en Mendoza tenemos una Reina todos los años que nos representa ante el país y el mundo”. No quiero ir por ahí.

Pienso en la escenificación de la cultura y la política. En los almuerzos empresariales para que “todos” escuchemos sus demandas, en las bendiciones de los frutos para que “todos” escuchemos la palabra sacra. En los discursos esencialistas que sostienen el relato de la celebración para que “todos” recemos el rosario de cuentas y escuchemos de ¿dónde venimos?. En los corsés mediáticos que someten a la jóvenes aspirantes al Reinado para que “todos” nos enteremos del nivel de instrucción y oratoria de las candidatas al trono. En los políticos candidatos y en sus gestos, sus formas de actuar, sus sonrisas o caras de nada para que “todos” lancemos nuestros dardos venenosos.

El libreto de la vendimia es mucho más amplio que el que sostiene el guión de la fiesta (a mi gusto, este año, las postales de un oasis que late, fue un bodrio plagado de lugares comunes, forzadamente sencillo, musicalmente hibrido, sorprendentemente lleno y recargado. Esperaba mucho más de Liliana Bodoc. Igual, debe ser difícil escribirlo y adaptarlo con tantos requisitos inmodificables… y no soy crítico de espectáculos, sólo los critico).

El libreto o guión total incluye la hoja de ruta de los ceremoniales y de la etiqueta. Lunch´s en hoteles 5 estrellas, fuerzas vivas, fuerzas muertas o a punto, agónicas. La marcha en el carrusel, las protestas incluidas en la marcha de las reinas, la de la defensa del agua por ejemplo. Los palcos. Los palcos importantes y los palcos no importantes. Las declaraciones de políticos, empresarios, modistos, peluqueros, faranduleros…en fin. Un “orden”. Un orden cuidadosamente vigilado por las fuerzas morales de la esencia cultural mendocina.

Toda celebración intenta representar un orden inexistente, construido para celar lo caótico. Bien. El pueblo mendocino participa y es espectador de ese orden sujetado por los relatos y las prácticas ceremoniales. Y todo eso me lleva a pensar en que a Mendoza le haría falta, para modificar ese orden (matriz productiva, estilo de hacer política, fagocitación mediática, ensalzamiento monárquico de chicas de pueblo, condiciones de trabajo de los cosechadores, condiciones de transporte para ir y venir en el trabajo de los golondrinas, el manejo del agua, la hipocresía en el manejo del agua y las campañas para su cuidado, los dueños de las tierras, las bodegas extranjeras que se han quedado con los mejores campos mendocinos, la cultura estigmatizada de lo diverso, los pobres de los cerros y los turistas, los periodistas porteños, los políticos nacionales, el circo) una gran revuelta popular para poner patas para arriba lo que se muestra como natural. Es mucho pedir y también, reconozco, fácil de decir y escribir. Intento discutir en todo caso desde otro pensar, no reformista, en todo caso.

La discusión sobre la Mendoza conservadora resurge cada vez que aparece la fiesta de la vendimia. Están los críticos de espectáculos y los críticos del “orden” del espectáculo. Están los periodistas y locutores con sus voces, esta vez, saludando en chino mandarín, en portugués, en francés, en inglés y en milcayac, “al mundo”. Las reinas viejas y las reinas jóvenes. Los políticos viejos y los políticos jóvenes. La etiqueta, el vestuario.

Pareciera no poder criticarse esto, el “orden totalizador” de la vendimia y sus representaciones. A lo sumo llegamos hasta el aspecto artístico que funciona como frontera. Otros se quedan en las minucias de los palcos y ágapes, refrendando el ceremonial con críticas de formas.

La vendimia, se sabe, es un hecho socio-cultural, pero también político. Producto de una manera del pensar. Un derivado de una filosofía de la cultura. Un producto construido en el tiempo y sostenido por un “orden” de los discursos. “Es así y representa a los mendocinos, y punto” pareciera afirmar el libreto.

¿Es así… y punto?

Opiniones (12)
16 de diciembre de 2017 | 23:39
13
ERROR
16 de diciembre de 2017 | 23:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Upa uvaclara, otro opinador cornejista, además de insultar.... sabés hacer algo más?
    12
  2. Muchas palabras que no dicen nada. Como siempre. Y el opinólogo que te chupa la p ...
    11
  3. OPINOLOGO 02, Y A MUCHA HONRA VOY A SEGUIR SIENDO OPISICIÓN DE UDS., GRASAS INMUNDOS, QUE SEGUN TOS OJITOS LLENOS DE GRASA Y LAGAÑAS TE HACEN CREER QUE ENTRAN POR LA PUERTA GRANDE PERO HUYEN COMO RATAS POR LA VENTA Y PUERTA CHIQUITITA.... Y ADEMAS, LADRONES CORRUPTOS E HDP.-
    10
  4. Dicen que a los hombres se los conoce por sus amigos y también por sus enemigos. Padilla debe ser buena gente, ya que tanta gente agresiva lo ataca! Un poco de moderación en el lenguaje señores! (Obviamente no me refiero a todos-pero siempre hay unos cuántos que se exceden)
    9
  5. Fuerabicho y noimporta CAMBIEN LOS APODOS!!! SE LOS PIDIÓ EL ALFREDO!!! LOS VAN A RETAR!! Dale PADILLA, estos giles no saben que sos más menduco que el retortuño y la sopaipilla desde la juventud solidaria hasta acá, te bancamos a muerte, porque estos cajetillas extranjerizados no tienen idea de tu origen humilde, peroncho, groncho y popular... A MUCHA HONRA!!! Formás parte de LA MIERDA OFICIALISTA aunque no seas funcionario.... y lo seguirás haciendo, porque estos radichas llenos de odio van a seguir siendo oposición, y lo seguirán siendo aunque ganen una elección, y seguirán renunciando como Alfonsín, de la Rúa y el impresentable de Cobos, nosotros entramos y salimos por la puerta, ellos entran (no ahora) por la ventana, a puro odio e insulto y se van por la ventana en helicóptero blanco. Seguiremos siendo oficialistas y se quedarán en la oposición, por aquello de "destruir es más fácil", ya que no son capaces de trabajar por la Provincia, solo por ellos mismos. Por todo esto te banco a muerte Padilla!!
    8
  6. LAMENTABLEMENTE NO PODES ENTENDER LA ESENCIA DE LA " FIESTA DE LA VENDIMIA" PORQUE COMO SANJUANIÑO TE FALTA EL A.D.N. MENDUCO QUE ES SINE QUA NON PARA PODER COMPRENDER LA FIESTA DE LOS MENDOCINOS. DECÍ TOUCHÉ PADDY... JEJEJE!!!!
    7
  7. Padilla en otra de sus pseudo clases sociológicas. El tipo tiene que escribir algo, lógico porque le deben pagar, y él se larga. Que la sociedad mendocina es "pacata", que es hipócrita, que no tiene en cuenta que en este momento tenemos la mejor presidenta de la historia, que siempre se corre a la derecha de la derecha, y tantos términos selectos de su exclusiva cosecha, y le pido perdón si cosecha le ofende. Ahora veamos, el tipo no es mendocino, es venido desde la tierra de la Fiesta del Sol , último invento de los Gioja Boys, porque ya no puede festejar por el agua, no se porqué no le pusieron la tierra del oro, si es lo que los ha sacado de ser el último orejón del tarro, ¿o no sacarán tanto oro,? , ¿o no les dejará tanto?. En fin, este inmigrante niiiiiiiiiiño, que se supone da clases de sociología, no sabe entender a la sociedad que lo cobija. Padilla y tu alter ego, noimporta: somos así, nos gusta y por favor tomátelas.
    6
  8. La nota de Padilla excede el marco del acto central en sí, al punto que reconoce su limitación para abrir juicio al respecto, más bien se extiende a todos los actos vinculados con el festejo y, el rol de los actores que en términos de expectativas, responden a un comportamiento esperado: allí es donde cuestiona profundamente, "...La vendimia, se sabe, es un hecho socio-cultural, pero también político. Producto de una manera del pensar. Un derivado de una filosofía de la cultura. Un producto construido en el tiempo y sostenido por un ?orden? de los discursos. ?Es así y representa a los mendocinos, y punto? pareciera afirmar el libreto..." La sentencia del párrafo final es concluyente, el desafío del periodista en esta nota es si tal como se presenta "La Vendimia" nos conforma: si es suficiente símbolo para Mendoza que debe cambiar tomándose a si misma como referencia o si como fiesta por y para el turismo el status quo aletargante alcanza y sobra.-
    5
  9. parece que "noimporta" es la parejita de sandro padilla, jaja,
    4
  10. Estando en la vereda de los que esto ya no lo representa no tengo por qué criticarlo, sólo lo ignoro y listo. Ahora la autocrítica es más productiva Padilla. ¿Por qué los que no nos gusta esto o no nos interesa no hacemos algo distinto y listo? ¿Hasta cuándo vamos a intentar que algo cambie? Me parece que lo mejor es cambiar y listo sin esperar que los otros lo hagan. O sea, esto es un bodrio anticuado, malísimo como espectáculo, de pésimo gusto, con pocas luces y bueno, que siga así si les gusta ¿quién soy yo para modificarlo? Estas vendimias son las bailantas culturales de una época y un mundo que está allí y que yo no comparto, pero es la bailanta que le gusta a una parte de la gente y tienen derecho a tenerla. ¿Qué hago yo para tener algo mejor? Esa es la pregunta Padilla. Que estos sectores retrógrados sigan con lo que quieran, pero es hora de construir algo nuevo y no necesariamente cambiar esto que le gusta a una parte de la población. Faltan alternativas más que modificaciones. ¿No es lo mismo con todo?
    3
En Imágenes
Leopardo al acecho
7 de Diciembre de 2017
Leopardo al acecho